La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez




descargar 72.25 Kb.
títuloLa Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez
página3/5
fecha de publicación26.10.2015
tamaño72.25 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5

4. La Pedagogía en relación con la Ética


Tras integrar las diversas ciencias pedagógicas en la Filosofía moral, en la Lógica y en el conjunto de las Artes, respectivamente, parece necesario hacer nuevas precisiones. En primer lugar en referencia a la relación entre Filosofía de la educación y Ética. Esta última es la ciencia de los actos voluntarios según su ordenación al bien; y como el bien máximo del hombre es su felicidad, éste se constituye en el fin último buscado por dicho saber. La Filosofía de la educación también pretende que los actos voluntarios estén ordenados al bien, pero de un modo particular. De entrada, la atención del saber pedagógico no se dirige hacia cualquier acto voluntario, sino hacia los del educador, por los que se ayuda al educando a crecer moralmente. La materialidad del objeto de estudio de ambas ciencias no es, pues, la misma: una se ocupa de todo acto voluntario, la otra exclusivamente de los actos del educador y del educando -los cuales, por supuesto, son voluntarios-.

La delimitación más particular del objeto material de la Filosofía de la educación permitiría hacer de ésta una mera parte subjetiva de la Ética, cuyo objeto material es más genérico; sucedería como cuando hablamos de una Ética familiar, profesional o política. Mas hay que decir que también difieren en lo formal. La Ética trata, en efecto, de los actos voluntarios en su moralidad u ordenación al bien. La Filosofía de la educación lo hace, por el contrario, en su educabilidad u ordenación a satisfacer una determinada necesidad, la de llegar a ser capaz de obrar virtuosamente. Por ello no se pretende en este caso la felicidad, sino una mayoría de edad moral en la que estar bien dispuesto para ir a la zaga de aquélla.

Esta subordinación de la educabilidad a la moralidad, en la que halla sentido, permite entender sin embargo que ambas formalidades no son del todo distintas. No es, en efecto, una subordinación extrínseca, tal que la educabilidad se ordene indirectamente a lo moral. Eso sucedería si la educación fuera una mera técnica; y no es así, como luego veremos con detenimiento. Por el contrario, todo acto educativo encuentra su calificación moral en su misma finalidad, en tanto que educativo, y no sólo en cuanto que acto voluntario; y es que no se dice que alguien eduque si enseña correctamente a robar, por ejemplo. La subordinación de la educación a la vida moral es, en consecuencia, intrínseca; decir entonces que educar es, en cuanto tal, una acción moral implica en el término una analogía de proporcionalidad propia, y no de atribución extrínseca.

Por todo ello, afirmamos que el saber pedagógico no es una parte subjetiva de la Ética, pues difieren en el grado de formalidad, pero tampoco una parte potencial, al convenir proporcionalmente ambas formalidades. [17] Dicho saber no queda de este modo fuera de la Filosofía moral, sino que es una de sus partes integrales. Éstas son, según define el Aquinate, "aquellos elementos necesarios para el acto perfecto de la misma"; [18] y la educación es ciertamente imprescindible para la vida moral, pues "en las cosas que caen bajo el ámbito de la prudencia, nadie se basta a sí mismo". [19] Por eso Santo Tomás considera que es parte integral de la prudencia la virtud educativa del maestro: "La prudencia, que es preceptiva, parece propia más bien de los maestros, llamados también preceptores". [20] Y también la docilidad del discípulo: "Se da también, como hemos probado, en los súbditos a cuya prudencia corresponde la docilidad". [21]

De la misma manera, pues, concluimos que podemos considerar a la Filosofía de la educación como una parte integral de la Ética. Tal es la importancia del saber pedagógico, sin el cual la ciencia moral adolece de uno de sus auxiliares principales, aquel que inicia al hombre en su caminar hacia la felicidad.

 
1   2   3   4   5

similar:

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconEl saber: Vulgar, científico y filosófico. Caracteres y diferencias

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconAsignatura y /o seminario: “Pensar el arte, la antropología, la educación...

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconTema el lugar de la filosofía en el conjunto del saber introducción

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconMarco filosófico de la equidad de género como mega tendencia

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconEl estudio de los cambios en las orientaciones filosófico-políticas...

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconDel latín cognoscere, llegar a conocer, saber, que a su vez remite...
«conocer» o «saber» (que en inglés se identifican, to know;). Conocer, en este caso, consiste en saber que un enunciado es verdadero...

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconResumen en este trabajo se realiza una síntesis del pensamiento de...

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconFilosofía de la educacióN

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez icon1. Programa: Filosofía de la Educación I / 3

La Filosofía de la Educación como Saber Filosófico Enrique Martínez iconFilosofía de la educación en el México antiguo




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com