Índice de esta digitalización




descargar 1.05 Mb.
títuloÍndice de esta digitalización
página37/37
fecha de publicación26.01.2016
tamaño1.05 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   37
(Enrique IV, I, acto V, escena 1.)

191 G. W. F. Hegel, Phénomenologie de l'esprit, Aubier, 2, pág. 87.

192 Ibid., pág. 188.

193 L. Kreisler, "Les intersexuels avec ambigüité génitale". La psychiatrie de l'enfant, 1970,13, págs. 5-127. Consúltese la importante bibliografía.

194 D. W. Winnicott, Realidad y juego, Granica, caps. 5 y 6.

195 Es inevitable el empleo alternado del género masculino y el femenino para designar al sujeto, a punto tal se imponen por momentos al analista, testigo engañado de esa hibridación, ora la ilusión, ora la realidad.

196 S. Freud, El malestar en la cultura. [AE, 21, pág. 103.)

197 F. Jacob, La logique du vivant, Gallimard, pág. 330.

198 M. Delcourt, Hermaphrodite, P.U.F.

199 D. W. Winnicott, Realidad y juego, Granica.

200 H. Kohut, Análisis del self. El tratamiento psicoanalítico de los trastornos narcisistas de la personalidad, Amorrortu editores.

201 N. Abraham, "Le crime de l'introjection", y M. Torok, "Maladie du deuil et fantasme du cadavre exquis", en N. Abraham, L 'écorce et le noyau, Aubier.

202 G. Rosolato, "L'axe narcissique des dépressions", Nouvette revue de psychanalyse, 1975, 11, págs. 5-34.

203 A. Green, "The Borderline Concept", en P. Hartocollis, ed., Borderline Personality Disorders, International University Press.

204 A. Green, "Le silence du psychanalyste", Topique, n- 23.

205 En Realidad y juego, op. cit.

206 A. Green, "Sur la mère phallique", Revue française de psvchanalyse, 1968, 32, págs. 1-38.

207 Lo que acabo de exponer no puede menos que evocar las ideas tan interesantes de N. Abraham y de M. Torok. Pero aun si nuestras concepciones coinciden en muchos puntos, difieren en un tema al que atribuyo gran importancia, a saber, la significación clínica y metapsicológica de los estados de vacío. La manera en que procuro dar razón de estos se inscribe en una reflexión continuada, en que, después de haber intentado precisar el valor heurístico del concepto de alucinación negativa, y de proponer, junto con J.-L. Donnet, el concepto de "psicosis blanca", me he empeñado en el presente trabajo en elu cidar lo que llamo el duelo blanco. Se podría resumir estas diferencias sosteniendo que el narcisismo constituye el eje de mi reflexión teórica, mientras que N. Abraham y M. Torok se ocupan en lo esencial de las relaciones entre incorporación e introyección, con los efectos de cripta a que dan nacimiento.

208 S. Freud, La interpretación de los sueños.

209A. Grinstein, "Un réve de Freud: Les trois Parques", en Nouvelle revue de psychanalyse, 1972, 5, págs. 57-82.

210 D. Anzieu, L 'auto-analyse de Freud, P.U.F., 1, pág. 342.

211 S. Freud, La interpretación de los sueños. [AE, 4, pág. 245.]

212 Extendemos la fórmula de Heidegger a la tradición filosófica.

213 "Introducción del narcisismo", en La vie sexuelle, P.U.F., pág. 85. [AE, 14, pág. 76.]

214 Se sabe que Freud primero englobó la melancolía y la esquizofrenia en las neurosis narcisistas. En 1924, se decidió a restringir esta calificación a la melancolía, incluyendo la esquizofrenia en la categoría de las psicosis propiamente dichas.

215 4 Para no hablar de los años precedentes, acerca de los cuales carecemos de información de primera mano.

216 Ferenczi y otros epígonos, que después quisieron ocupar ese lugar en el corazón de Freud, tuvieron que pagar las consecuencias.

217 J.-B. Pontalis, Entre le rêve et la douleur, Gallimaid.

218 Salvo en la trasferencia.

219 P. Marty, Les mouvements individuels de vie et de mort, y L'ordre psychomatique, Payot.

220 J. Laplanche, Vida y muerte en psicoanálisis, Amorrortu editores.

221 G. Bataille, L 'érotisme, Minuit.

222 Véase el "Proyecto de psicología". [AE, 1, págs. 339-89.]

223 En Essais de psychanalyse, Payot. [AE, 14, págs. 277-302.]

224C. David, en L 'état amoureux (Payot), ha señalado que también el amor puede acrecentar el narcisismo por la vía de crear en el enamorado una exaltación acompañada de un estado de elación, consecutivos a la identificación con el objeto sobrestimado, sobre todo en el caso en que el amor es recíproco. Se podría decir que aquí es la pareja la que se cree inmortal, lo que podría explicar el suicidio de dos en el paroxismo del amor, como en el caso de H. von Kleist.

225 M. Torok, "Maladie du deuil et fantasme de cadavre exquis", en N. Abraham, L'écorce et le noyau, Aubier, págs. 229-51.
1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   37

similar:

Índice de esta digitalización iconIndice ( irá al índice general) II. Factores de riesgo 4

Índice de esta digitalización iconEste libro comienza, como vimos, con el título, luego los datos sobre...

Índice de esta digitalización iconEsta teoría está basada en tres principios

Índice de esta digitalización iconEn el libro “El Origen de la Vida” inicialmente se le da una perspectiva...

Índice de esta digitalización iconEsta webquest está destinada a estudiantes de la facultad de medicina...

Índice de esta digitalización iconAlerta: Esta es una sala con clasificación R, inapropiada para los...

Índice de esta digitalización iconNuestra naturaleza como seres humanos es ser innovadora, con el objetivo...

Índice de esta digitalización iconEl agua está en muchos lugares: En las nubes; en los ríos, en la...

Índice de esta digitalización iconNuestro equipo está formado por expertos veterinarios y criadores...

Índice de esta digitalización iconResumen en el primer capítulo de esta investigación establecemos...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com