Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri




descargar 1.65 Mb.
títuloGenealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri
página1/36
fecha de publicación31.01.2016
tamaño1.65 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   36




Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri


Avecindados en Atenas, Alajuela, Costa Rica


Con referencias sobre su ascendencia


Pie de fotos: Superior izquierda: pasando el río Tárcoles hacia la finca Tronco Negro; superior derecha: una hija de Elías Alpízar Rojas y dos de Guillermina Rojas Soto, en Tronco Negro; sobre estas líneas: Iglesia de San Rafael, Atenas, Atenas, el 24 de octubre de 1934.

Inclusiva de todas las generaciones que les son posteriores: exhaustiva a partir del 12 de julio de 1895, fecha de nacimiento de la primera hija; quedan pendientes familias por completar y desarrollar


24 de marzo de 2009

Genealogía descendente de Sixto Rojas Pérez y Salvadora Soto Chaverri

I. Reseña de los apellidos de los padres de la primera generación:

Inicialmente queda expuesta una breve referencia sobre los cuatro apellidos que usaron y pertenecieron a Sixto y a Salvadora, aunque todos los apellidos que conforman la ascendencia de una persona tendrán teóricamente igual peso genético, y por ello igual importancia en su estudio, con las excepciones alegadas respecto de las estrictas líneas paternas y maternas. En este caso la continuidad del Rojas está documentalmente determinada, y la materna únicamente podrá insinuarse así: Salvadora Soto Chaverri (casada con Sixto Rojas Pérez), hija de Dolores Chaverri Ramírez (casada con Juan Soto Oviedo), hija de Mercedes Ramírez Cordero (casada con Antonio Chaverri Barrantes), hija de Josefa Cordero Blanco (casada con José Ramírez Delgado), hija de Juana Antonia Blanco Durán (casada con Antonio Cordero Umaña), hija de Silvestra Durán Castro (casada con José Mariano Blanco Barboza), hija de doña Juana Castro [Tenorio, sin confirmar este segundo apellido, y por tanto mismo comentario para el resto de la línea ascendente] (casada con Juan Durán), hija de Juana Josefa Tenorio López de Ortega (casada con Francisco Rodríguez de Castro Arias), hija de doña Laureana López de Ortega (casada con don Cristóbal Tenorio), hija de doña Ana de Chaves (casada con el Gob. Diego López de Ortega), hija de doña María de Alfaro Gutiérrez (casada con Cap. Cristóbal de Chaves García), hija de doña Catalina Gutiérrez Jaramillo (casada con el conquistador Cristóbal de Alfaro), hija de Magdalena Gutiérrez (casada con el conquistador Gómez Jaramillo).

Apellido Rojas: El origen de esta rama, por línea siempre masculina, proviene del Cap. Francisco de Ocampo Golfín, hijo de Alonso de Sandoval y Juana Carrillo de Figueroa, nacido hacia 1570 en Mérida, Extremadura, España, quien antes de casarse en Cartago con doña Inés de Benavides, tuvo un hijo con una indígena de Curridabat, Catalina Tuia, hijo que fuera en llamarse Gaspar de Rojas. Francisco de Ocampo Golfín fue gobernador, corregidor y alcalde ordinario de Cartago. El sargento Gaspar de Rojas (1593-1665) casó con María González, y uno de sus hijos, el Sarg. Francisco de Rojas González (1619-1686), se casó hacia 1641 con Magdalena de Oñate; uno de sus hijos, el Sarg. Francisco de Rojas Oñate (1644-1707), se casó con Juana de Aguilar. Seguimos con uno de sus hijos, Antonio Rojas Aguilar (1690-1769), quien contraería matrimonio con María Magdalena de Loría Arrieta, padres de José Justo Rojas Loría (nació en 1726), quien habrá de casarse con María Dolores Herrera Fonseca. Juan Marcelino Rojas Herrera (nacido en 1757) –hijo de los anteriores– se casó con doña Feliciana de Siles Conejo, quienes fueron los padres de Esteban Rojas Siles (nació en 1780), casado con Ángela Dolores González Murillo, quienes serán los bisabuelos de Sixto Rojas Pérez. Esteban y Ángela fueron los padres de José Rojas González (n.h. 1805 en Heredia), quien se casó con Ramona Murillo González, padres de Alejos Rojas González (1827-1893), quien contrajo matrimonio con Apolinaria Pérez González (1826-1891). Fuentes principales: i) Revista Asogehi, Nos. 5-6, enero-diciembre, Año 3, San José, Imprenta Nacional, 1998. Ramón A. Villegas Palma, "Los Rojas de Atenas y Palmares", pp. 99-253. ii) Udo Grub, "Gobernadores de Costa Rica :: 1535-1821", En Revista de la Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, No.37, San José, junio del 2000, pp. 73-74, 174-175.

Apellido Pérez: El apellido Pérez que llevó Sixto Rojas en la posición segunda y en este caso correspondiente al materno, fue fundado en Costa Rica por el capitán Francisco Pérez de Cote Guerrero, nacido en 1666 en Medina, Gerona, España, hijo de Bartolomé Pérez de Cote y Luisa Guerrero, y casó por primera vez en Cartago con María Casilda de Zamora Quintana. Su hijo Francisco Pérez de Cote Zamora (n. h. 1708 en Villa Vieja) casó con María del Rosario Ugalde Rodríguez, quienes a su vez fueron padres de José Agustín Pérez de Cote Ugalde (1736-1797), casado el 11 de enero de 1759 en Villa Vieja con Rosalía de Alfaro Arias. En la línea descendente sigue Mariano Pérez Alfaro, casado en Villa Vieja el 15 de enero de 1783 con María Josefa Zamora Flores, quienes procrearon a Rudesindo Celedonio Pérez Zamora, quien junto con su esposa María Dominga González Ugalde fueron los padres de Apolinaria Pérez González, suegra de Salvadora Soto Chaverri.

Apellido Soto: Salvadora Soto Chaverri y sus seis hermanos completos fueron hijos del segundo matrimonio de Juan Soto Oviedo (1817-1900) con Dolores Chaverri Ramírez. Juan fue hijo del matrimonio conformado por Juan Nepomuceno Soto Fernández (1794-1817) y Josefa Oviedo Carbonero. Los abuelos paternos de Juan Soto Oviedo fueron Mateo Soto Arias (h.1760-1804) y María Cayetana Fernández Quesada, quienes se casaron el 18 de setiembre de 1787 en la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Villa Vieja o Heredia. Mateo había sido bautizado como hijo natural de María Arias, aunque fue hijo don Diego Manuel Soto Jiménez, razón por la cual utilizó el Soto. Diego era hijo del capitán Diego de San Martín y Soto Zamora (nació h. 1700), y Sebastiana Jiménez-Maldonado Valverde. Hubo un tercer Diego en línea masculina ascendente, también de apellido de San Martín y Soto, quien se casó en Cartago hacia 1695 con Feliciana de Zamora Quintana (hermana de María Casilda, citada en el resumen de Pérez), este último Diego en la línea en Costa Rica y primero en llegar a la provincia de Costarrica había nacido en 1660 en Sevilla, España, y era hijo de don Felipe de San Martín y Soto y de doña María Fernández de Castro. Es de interés señalar que Josefa Oviedo Carbonero –abuela paterna de Salvadora– era hija de un mulato libre (así consignado en 1753 al contraer matrimonio por primera vez, mestizo en 1776 al casarse con la madre de Josefa).

Apellido Chaverri: Dolores Chaverri Ramírez (1855-1940), se había casado con Juan Soto Oviedo, quien le llevaba en edad 38 años, y al morir Juan, permaneció viuda durante 40 años. Dolores fue hija de Antonio Chaverri Barrantes (1832-1911) y de Mercedes Ramírez Cordero (1834-1890), nieta paterna de Gregorio Chaverri Ocampo y María Manuela Barrantes Madrigal, bisnieta paterna-paterna de Mariano Chaverri González y Josefa Ocampo, tataranieta paterna-paterna-paterna de Eugenio Chaverri y María de la Rosa González Godoy. Eugenio Chaverri hereda el apellido de su madre, puesto que su padre será Matías Herrera Esquivel. Matías fue a su vez hijo de Juan Vicente Herrera y Clara de Esquivel Segura. Eugenio Chaverri era medio hermano de María Dolores Herrera Fonseca, quien se casó con José Justo Rojas Loría, referido en el aparte de Rojas.

II. Tres testamentos de Alejos Rojas Murillo, dos de Apolinaria Pérez González:

La lectura de estos tres testamentos permite conocer la estructura formal imperante en la época, coincidente en mucho con las creencias contemporáneas:

Primer testamento: «En el nombre del padre del hijo y del espiritusanto nos Alejos Rojas de treinta años y Apolinaria Perez de treinta años de edad, ofisio mujeril y de este becindario el primero hijo lejitimo del finado José Rojas ya difunto del mismo becindario y de la señora Doña Ramona Murillo, ofisio mujeril y de este becindario y la segunda hija lejitima del Señor Don Celedonio Perez, agricultor mayor de edad, y de este becindario y de la finada Doña Dominga Gonzalez ofisio mujeril y de este becindario, hayandome la segunda grabemente enferma pero en mi juicio y el primero bueno al parecer de mancomun ordenamos nuestro testamento en la forma siguiente.

»1o. Declaramos q. somos católicos, apostolicos, romanos en cuya relijion hemos bibido y morimos gustosos esperando en la misericordia de Jesucristo q. nos perdonará nuestros pecados.

»2o. Queremos q. nuestro entierro sea desente pero sin fausto ni ostentacion a disposision de nuestros Albaceas.

»3o. Declaramos q. somos casados y belados con la Señora Apolinaria Perez de treinta años de edad, de ofisio mujeril y de este besindario en la cual he tenido por hijos lejitimos á José Calixto de once años de edad, Ramona Isabel de nueve años de edad, Rafael de siete años de edad, José de cinco años de edad, ya finado José Diego de tres años de edad, Pasifica de un año de edad, y María Pasifica de un dia de edad ya finada.

»4o. Declaramos q. el que sobrebiba de los dos es el tutor lejitimo de nuestros hijos.

»5o. Declaramos: por nuestros bienes propios los q. aparezcan al tiempo de nuestro fallecimiento.

»6o. Declaramos: q. debemos al Señor Manuel Sandobal mayor de edad y besino de aquí y agricultor sesenta y ocho pesos sin mas documentos q. testigos. al Sr. Francisco Perez mayor de edad, agricultor y de este besindario la cantidad de treinta pesos sin documentos ni testigos, y a nos: nos deben: el Sr. Santiago Lopes mayor de edad, agricultor y de este besindario la suma de treinta y cuatro pesos sin documentos ni testigos, el Sr. Faustino Ugalde mayor de edad agricultor y besino de Alajuela la suma de beinte pesos sin documentos ni testigos.

»7o. Declaramos q. las deudas activas son prosedentes: la del Sr. Lopez de un buey que le bendimos, la del Sr. Ugalde de una carreta que nos compró.

»Y las pasibas proseden: la del Sr. Sandobal de una llunta de buelles aperada q. le compramos, y la del Sr. Perez de un buey q. nos bendió.

»8o. Declaramos: yo el primero q. introduje á matrimonio la suma de doscientos pesos en terreno y muebles según consta de la hijuela paterna q. conserbo y sincuenta pesos mas en otros muebles sin instrumento de credensial. y yo la segunda introduje la suma de treinta y cuatro pesos cuatro reales en terreno y muebles y consta de la hijuela materna q. conserva y una baquilla baluada en dos pesos cuatro reales donasion de mi aguela.

»9o. Declaro yo el primero q. no di a mi mujer arras ni la hise donasion esponsalisia.

»10o. Instituimos por nuestros herederos en las cuatro partes de nuestros bienes á nuestros hijos lejitimos ya indicados.

»11o. Declaro yo el primero q. pagadas las mandas forsosas la parte q. quede del quinto se distribulla de la manera siguiente: un nobenario de misas. las misas de San Gregorio y el resto si quedara para Ramona Martina Sanchez hija de Francisca Sanchez de este becindario y yo la segunda pagadas las mandas forsosas el resto será distribuido en la forma siguiente un nobenario de misas y del resto diez pesos para la señora Bruna Rojas mayor de edad ofisio mujeril y de este becindario y el resto para misas en fabor de las animas.

»12o. De las dos terceras partes de nuestro quinto de q. podemos disponer libremente serán distribuidos conforme esta dispuesto en la anterior cita.

»13o. Nombramos por nuestros Albaseas por primero el q. sobrebiba de los dos y por segundo al Sr. D. Ynasio Murillo de treinta y cinco años de edad agricultor y de este besindario y por Jueces Arbitros por primero al Sr. Rafael Murillo de treinta años de edad agricultor y besino de Alajuela y por segundo al Sr. Don Faustino Ugalde mayor de treinta años agricultor y besino de Alajuela dándoles las facultades q. el derecho les permite. Y por el presente rebocamos y anulamos todos los testamentos y demás disposisiones testamentarias q. antes de ahora hallamos formalisado por escrito ó de palabra y queremos q. solo este balga por ser el primero y si alguno aparesiere no se tendrá por nuestro.

»Asi lo otorgamos y firmó el primero no firmando la segunda por espresar no saber, ante mi Pedro Gonzalez Brenes Alcalde único Constitucional de este Pueblo de las ocho de la mañana á las onse del dia beinte y siete del mes de Abril del año de mil ochosientos sesenta y uno. Siendo presentes al otorgamiento los testigos señores Vicente Bogantes de sesenta años de edad, agricultor y de este besindario Don Matias Sandobal mayor de edad agricultor y de este besindario Sinforiano Corella mayor de edad agricultor y de este besindario y Don Juan Pablo Gonzalez mayor de edad agricultor y de este becindario y José Mario Matamoros mayor de edad artesano y de este besindario: todos cinco besinos de este Pueblo y sin ser ninguno de ellos heredero ni pariente de los herederos dentro del cuarto grado. Leido q. les fué este testamento á los testadores á presencia de los testigos q. leian, oian, y entendian á los testadores dichos espresaron estos estar conformes con lo q. habían declarado, y q. todo hera su ultima voluntad y todos firman conmigo menos la testadora por espresar no saber».

Alejos Rojas Pedro G. Brenes Vite. Bogantes

Matias Sandoval Juan Pablo Gonzales

Sinforiano Corella Jose Mª Matamoros

Fuente: Protocolos Lara y Chamorro (título), sección Alcaldía única constitucional de Atenas, Archivo Nacional, Zapote, San José, Costa Rica. Signatura 776, tomo 14, folios 9 frente a 11 vuelto. Testamento transcrito por Rolando Brenes Vindas el día jueves 10 de abril de 2008.

Segundo testamento: «Numero cuarentaiseis_ Ante mi Rafael Herrera Paut, alcalde único de este Cantón, debidamente autorizado para cartular y testigos que expresaré, comparecieron los señores Alejo Rojas Murillo y Apolinaria Perez González, mayores de sesenta años, conyuges entre si, agricultor el varon, de oficio doméstico la muger y ambos de este vecindario, á quienes certifico conocer en capacidad legal para ejecutar el presente acto y manifestaron: que estando en su entero y sano juicio, ordenan su testamento en la forma siguiente_ Primero_ Declaran que son Católicos, Apostolicos y Romanos en cuya religión han vivido y moriran gustosos_ Segundo_ que se llaman como queda dicho y de las calidades expresadas, costarricenses, siendo el primero hijo legítimos de José Rojas y Ramona Murillo, ya finados, que fueron costarricenses y de este vecindario; y la segunda hija legítima de Celedonio Perez y Dominga González, ya finados, que fueron costarricenses y de este vecindario. Tercero: que son casado el uno con el otro por los ritos de su religión y en su matrimonio han tenido dies hijos, de los cuales han muerto tres, que son María y Pacífica, las que murieron solteras y sin dejar sucesión y José Diego quien murió casado, dejando dos hijas que se llaman Gabriela y Petra Rojas Quesada; y existen siete que con Calixto, Maximiliano, Isabel, Pacífica, Maria Benedicta, Ildefonso y Sixto Rojas Perez, mayores los seis primeros, de diesinueve años el último, casados los cinco primeros, solteros los dos últimos, agricultores los varones, de oficios domésticos las mujeres y todos de este vecindario_ Cuarto: que se nombran mutuamente, el uno al otro, heredero universal de sus bienes, quedando el que sobreviva en proporcionar la manutención del menor hasta que llegue á su mayor edad_ y (el que sobreviva) á su muerte legará los bienes á sus hijos dichos y á sus nietos nombrados. Quinto _ que nombran por sus albaceas, á don Jerónimo Rojas Murillo en primer lugar y á don Anselmo Gonzalez en segundo. Sexto: que por sus albaceas se paguen y se cobren los créditos que se justifiquen, pasivos ó activos_ Sétimo_ que se pague una misa solemne á San Rafael: un novenario de misas para las ánimas y que se repartan cincuenta pesos entre los pobres vergonzantes, á la muerte de unos de los dos, para alivio y descanzo de su alma, lo que hará el que sobreviva_ Octavo: que legan á sus nietas Gabriela y Petra Rojas Quesada, veinticinco pesos para cada uno_ Noveno: que quieren que sus entierros sean decentes, pero sencillos_ Así lo otorgaron ante mi y testigos instrumentales Jesús Vargas Aguilar, Anselmo Arias Bogantes y Francisco Castillo y Castillo, mayores de edad, soltero el primero, casados los otros dos, y todos agricultores y de este vecindario, á quienes certifico conocer en capacidad legal para serlo. Hago constar: que cobro once pesos por los derechos de matriz, primera copia, dos horas de ocupación y dos kilómetros fuera de mi oficina: que la primera copia que extiendo en el acto la entrego á los testadores; y que leido que fué este instrumento á los comparecientes, ante los testigos dichos, manifestaron estar conformes y firmo con los testigos dichos no haciéndolo los comparecientes, el primero por imposibilidad y la segunda por no saber, en el barrio de los Angeles de la villa de Atenas, á las tres de la tarde del siete de noviembre de mil ochocientos ochentainueve_» Raf. Herrera P Jesus Vargas

Anselmo Arias Francisco Castillo

Fuente: Protocolos notariales (fondo), Serie protocolos, Archivo Nacional, Zapote, San José, Costa Rica. Signatura 72, tomo 3, escritura 46, folios 47 vuelto a 48 frente. Transcrito de forma literal por Rolando Brenes Vindas el día jueves 10 de abril de 2008.

Tercer testamento: «Número sesentaitres. Ante mí Arcadio Sequeira y González Alcalde único del cantón de Atenas, legalmente autorizado para cartular en su jurisdicción y de los testigos que al fín se dirá compareció el señor Alejo Rojas Murillo, mayor de sesenta años, casado agricultor y de este vecindario á quien certifico conocer y que tiene capacidad legal para éste acto y dijo: que estando un poco enfermo ordena su testamento, según las cláusulas siguientes: primera declara que es hijo legítimo de los finados Jose Rojas y Ramona Murillo que fueron de calidades legales; Segunda: declara que es casado y velado en segundas nupcias con las solemnidades de la iglesia católica, con la señora Margarita Sánchez Cárdenas, mayor de edad, de oficio doméstico y de éste vecindario, cuyo matrimonio contrajo hace como dos meses, habiendo sido casado en primera nupcias con la señora Apolinaria Perez González, quien falleció hace como dos años, en cuyo primer matrimonio tuvo por hijos legítimos á Calixto casado, Maximiliano casado, Isabel casada, Pacífica casada, María Benedicta casada, Ildefonso casado que murió hace como ocho meses sin dejar sucesión, Sixto y José Diego Rojas Pérez estos dos últimos casados habiendo fallecido el referido José Diego antes de mi primera esposa, dejando como hijos legitimos á Gabriela y Petra Rojas Quesada; Tercera: quiere que su entierro sea llano y á disposición de sus albaceas; Cuarta: de clara que todo lo que existe y en virtud de ser heredero universal de su primera esposa, lo aporto á su actual matrimonio con excepción de la suma de cincuenta pesos que aporto mi actual esposa y que por haber dispuesto de ella, se la repuso con una vaca negra; quinta: dispone se sus bienes así: se darán á su actual esposa Margarita Sánchez la suma de mil pesos en bienes; el resto deducidas las mandas que hará adelante se dividirá en dos partes; una de éstas se le dará á mi hijo Sixto Rojas, y la otra parte se distribuirá con igualdad entre sus hijos legítimos que estén vivos, entrando en representación del finado José Diego, sus nietos Gabriela y Petra Rojas Quesada: además, dona á su actual esposa los materiales consistentes en madera, horcones y teja para construir una casa cerca de la calle real; Sexta: ordena que se le digan las treinta misas de San Gregorio y una San Rafael que no pase de cien pesos; Sétima: nombra por sus albaceas en primer lugar á su hijo Sixto Rojas Pérez y en segundo, al señor Anselmo González Solera, á quienes les concede las facultades necesarias, para el desempeño de su encargo; octava: declara que debe algunas pequeñas sumas á don Jerónimo Rojas Várgas, y á don José Jenkins; y aunque tiene deudas activas, están casi perdidas, pero sus albaceas pagarán y cobrarán las deudas justificadas que sean; Novena: revoca las disposiciones contenidas en el testamento que otorgó en el barrio de los Angeles de Atenas á las tres de la tarde del siete de noviembre de mil ochocientos ochenta y nueve, ante don Rafael Herrera Paut, Alcalde de ésta villa, y solo quiere que valga el presente que es su última voluntad. Se expide en éste acto un primer testimonio y cobro por él y la matriz incluyendo gastos de viaje, once pesos. Leida ésta escritura al otorgante ante los testigos instrumentales José Leandro Zamora soltero, Miguel Cortez casado y Vital Castillo casado, mayores de edad, escribiente el primero y agricultores los otros y todos de éste vecindario, á quienes certifico conocer y que tienen capacidad legal, para serlo, la aprobó y firmó conmigo y testigos en su propia casa de habitación, barrio de los Angeles de la villa de Atenas, á las seis de la tarde del seis de marzo de mil ochocientos noventaitres.-» Arcadio Sequeira

Alejos Rojas Miguel Cortez

Vital Castillo J. Leandro Zamora

Fuente: Protocolos notariales (fondo), Serie protocolos, Archivo Nacional, Zapote, San José, Costa Rica. Signatura 75, tomo 6, escritura 63, folios 58 vuelto a 60 frente. Transcrito por Rolando Brenes Vindas el 10 de abril de 2008.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   36

similar:

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconCreacionismo: defiende que la Biblia es la palabra escrita por Dios,...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconLos objetivos de este trabajo es explicar la estructura de la célula,...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconN el siglo XX, la probabilidad y la estadística fueron dos de las...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconEntrevista con s. A. R. El principe louis charles edmond de bourbon...
«Borbon» para sus descendientes y otorgandole todas las prerrogativas regias. A su muerte, en Delf ( Holanda ) fué enterrado como...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconBuenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 11 días del...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconEn la ciudad de Gualeguaychú, Provincia de Entre Ríos, a los ocho...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconEn la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina,...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconContesta el repaso en todas sus partes. El mismo deberá ser entregado...

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri iconEntrevista a Sixto Paz Wells

Genealogía descendente, en todas sus ramas, de los señores Sixto Rojas Pérez, y de su esposa Salvadora Soto Chaverri icon*Peralta Fernández Mariana Camila *Soto Luna Brenda Marielle




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com