El niño con problemas para seguir reglas establecidas




descargar 71.62 Kb.
títuloEl niño con problemas para seguir reglas establecidas
fecha de publicación31.01.2016
tamaño71.62 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos

Problemas de conducta


Diversas investigaciones demuestran que los niños que presentan desórdenes de conducta tienen problemas durante toda su vida si ellos y su familia no reciben ayuda a tiempo. Es decir, sin esa ayuda oportuna no pueden adaptarse a las exigencias que implica el ser adulto, y no sólo eso, sino que en la edad adulta son más propensos a contravenir la ley o se comportan de manera antisocial.

 Muchos factores pueden contribuir al desarrollo de los desórdenes de la conducta en el niño, incluyendo un daño en el cerebro, el haber sufrido algún tipo de abuso, la vulnerabilidad genética, el fracaso escolar en su primer año de preescolar, así como algunas experiencias familiares traumáticas.


Desórdenes de conducta en niños de cuatro a cinco años

El tratamiento de niños de cuatro a cinco años que presentan desórdenes de la conducta puede ser complejo. El primer problema será la falta de cooperación del niño y el miedo y la falta de confianza de los adultos para entender y aceptar las causas de los problemas de conducta. Entre éstos están:

a) Los niños no son capaces de prestar atención al educador.

b) Tienen dificultades para seguir las reglas y comportarse de 
     manera socialmente aceptable.

c) No son capaces de establecer una buena relación con sus
    compañeros.

En esos casos la intervención oportuna del educador para tratar el asunto de manera cuidadosa con los padres ofrece una oportunidad invaluable para que el niño reciba atención a tiempo y tenga una esperanza de éxito en el futuro.

¿Qué hacer para ayudar a este tipo de niños?


Una vez que la educadora ha detectado el problema, el primer paso es concertar una cita con los padres y de manera muy cuidadosa sugerirles que busquen atención profesional para el niño. No tiene que ser un profesional que cobre sus servicios, pueden acudir a instancias tales como el DIF o algún centro de salud en donde cuenten con psiquiatras infantiles. Ese paso es el más difícil porque los padres no siempre pueden aceptar que su hijo tiene un problema que requiere ser tratado por un profesional.

 
El niño con problemas para seguir reglas establecidas


Los niños con "desórdenes de la conducta" constituyen un grupo complicado de problemas emocionales y del comportamiento. Quienes sufren de estos desórdenes tienen dificultad para seguir las reglas y comportarse de manera socialmente aceptable. Otros niños, los adultos y las instituciones sociales los consideran "malos" o delincuentes, en lugar de personas con trastornos de conducta que requieren ayuda especializada.

Los niños con problemas de la conducta pueden manifestar algunos de los siguientes comportamientos:

  • Agreden a personas y animales, o son crueles con ellos.

  • Les gusta acosar, intimidar o amenazar a otros niños.

  • Con frecuencia inician peleas físicas.

  • Han causado daño físico a otros niños, por ejemplo con un lápiz.

  • Roban algún artículo de sus compañeros, sin confrontarlos.

  • Deliberadamente destruyen la propiedad de otros.

  • Engañan o mienten para conseguir alguna cosa, obtener favores o evitar hacer lo que se les pide.

 Los niños que demuestran estos comportamientos deben de recibir ayuda profesional.

Implicaciones educacionales


Los programas educacionales para los niños con problemas de comportamiento o emocionales deben dar atención en los siguientes aspectos: académico, desarrollo de habilidades sociales, un mayor control sobre él mismo y autoestima.

 La modificación o control de comportamiento mediante refuerzos positivos es uno de los métodos más comunes para ayudar a los niños con problemas emocionales o del comportamiento. Sin embargo, hay muchos otros métodos que también han tenido éxito y pueden ser usados para lograr la modificación de la conducta, entre los cuales está lo que se conoce como "manejo de conflictos".

 

Copyright © 20Agresión

Cuando se habla de agresividad, se está hablando de hacer daño, físico o psíquico, a una otra persona. De una acción intencionada manifestada a través de patadas, arañazos, gritos, empujones, palabrotas, mordidas, tirones del pelo... a otra persona. Este comportamiento es relativamente común y, a menudo, aparece cuando el niño cumple un año.

Cuando el bebé nace, trae impulsos amorosos y agresivos que, con el tiempo y con el cuidado de los padres, empezará a distinguir y diferenciar. Dependiendo del establecimiento de sus vínculos afectivos empezará a desarrollar un tipo de relaciones personales u otras. Este es un concepto muy importante y con gran repercusión en la vida del niño. Su personalidad se construirá a partir de su conocimiento del mundo a su alrededor. Para eso, es necesario que el bebé se sienta protegido y cuidado en su entorno familiar.

La influencia de la familia en la conducta del niño


La familia es uno de los elementos más relevantes dentro del factor sociocultural del niño. La familia lo es todo para él. La familia es su modelo de actitud, de disciplina, de conducta y de comportamiento. Es uno de los factores que más influyen en la construcción de la conducta agresiva.

Está demostrado que el tipo de disciplina que una familia aplica al niño, será el responsable por su conducta agresiva. Un padre poco exigente, por ejemplo, y que tenga actitudes hostiles, y que está siempre desaprobando y castigando con agresión física o amenazante constantemente a su hijo, estará fomentando la agresividad en el niño.

Otro factor que induce al niño a la agresividad es cuando la relación entre sus padres es tensa y continuada. Dentro del factor sociocultural influirían tanto el tipo de barrio donde se viva como la presencia de expresiones que fomenten la agresividad, como "no seas un cobarde". Los factores orgánicos de tipo hormonal, los problemas cerebrales, los estados de mala nutrición y los problemas de salud, entre otros, también influyen en el comportamiento agresivo.

La conducta agresiva se caracteriza por:


Gritos. Molestar a otros integrantes de la familia.

Mostrarse iracundo o resentido.

Pleitos.

Accesos de cólera.

Dejar de hablarle al otro o los otros.

Actos de desobediencia ante la autoridad y las normas sociales.

Amenazas verbales y físicas.

Daños a cosas materiales.

Deterioros en la actividad social y académica por episodios de rabias.

Discusiones con las personas cercanas  o de la familia.

Forzar situaciones económicas.

Relaciones sexuales forzadas.

Agresividad en la escuela

¿Qué es el Bullying?


El Bullying es el maltrato físico y/o psicológico deliberado y constante que recibe un niño por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con el objetivo de someterlo y asustarlo. El bullying implica una repetición continuada de las burlas o las agresiones y puede provocar la exclusión social de la víctima.

Este tipo de violencia escolar se caracteriza, por tanto, por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte (ya sea esta fortaleza real o percibida subjetivamente) que aquella. El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el sujeto maltratador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir a la escuela y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana. En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio e incluso su materialización, consecuencias propias del hostigamiento hacia las personas sin limitación de edad.

Tipos de Bullying


• Físico: Empujones, patadas, agresiones con objetos, etc.

• Verbal: Insultos y apodos, menosprecios en público, resaltar defectos físicos, etc. Es el más habitual.

• Psicológico: Minan la autoestima del individuo y fomentan su sensación de temor.

• Social: Pretende aislar al joven del resto del grupo y compañeros.

Hostilidad



La Hostilidad está estrechamente relacionada con la ira y la agresividad. Es un componente cognitivo y se contempla como una actitud emocional cognitiva. Podemos definir hostilidad como un sistema de procesamiento de informaciones aversivas sobre otros, que permite movilizar anticipadamente acciones preventivas. La hostilidad implica, cinismo, desconfianza y denigración. Quienes muestran hostilidad tienden a esperar lo peor de los demás y estar siempre a la defensiva creando ambientes en los que predomina la competitividad y la tensión, con lo que estas personas perciben el ambiente como una lucha incesante.

Características


La hostilidad es un sentimiento mantenido en el que se dan lugar el resentimiento, la indignación, la acritud y la animosidad. Es una actitud cínica acerca de la naturaleza humana en general. Y en situaciones puntuales puede llegar al rencor y la violencia, aunque lo más frecuente es que la hostilidad sea expresada en modos muy sutiles, que no violen las normas sociales.

La hostilidad implica creencias negativas acerca de otras personas, así como la atribución de que su comportamiento es antagónico o amenazador para nosotros. La atribución hostil se refiere precisamente a la percepción de otras personas como amenazantes y tienden a producir reacciones agresivas contra ellas.

Los desencadenantes de la hostilidad son la violencia física y el sufrir hostilidad indirecta. Se desencadena cuando percibimos o atribuimos en otras personas, hacia nosotros o hacia personas queridas de nuestro entorno, actitudes de irritabilidad, de negativismo, de resentimiento, de recelo o de sospecha.

Podríamos decir que la hostilidad es una emoción "contagiosa".

El procesamiento cognitivo de la hostilidad se produce ante situaciones que suceden lentamente y ante las que se posee un cierto grado de predicción. El suceso obstruye los planes previstos por la persona. Y, por último, presenta un relativo grado de urgencia para afrontar tanto el suceso como sus consecuencias.

Efectos


- Efectos subjetivos.

La hostilidad implica usualmente sensaciones airadas. Incluye varios el enojo, el resentimiento, el disgusto o el desprecio.

Barefoot describe el componente subjetivo de la hostilidad como sentimientos negativos hacia otros, la conducta de los demás pueda ser interpretada como antagonista o amenazante, y puede servir como justificante de la hostilidad que se posee hacia las conductas antagonistas de otros.

Hace una distinción entre cinismo (creencias negativas acerca de la naturaleza humana en general) y atribuciones hostiles (creencias de que la conducta antagonista de otros está dirigida específicamente hacia nosotros mismos).

- Actividad Fisiológica

Son básicamente similares a los de la ira, pero más moderados en intensidad y, a cambio, más mantenidos en el tiempo y resistentes a la habituación.

- Afrontamiento:

Estado de humor negativo, caracterizado por expresiones de irritabilidad. La manifestación de la hostilidad es similar a la de la ira pues está muy relacionada con agresión.

Inconformidad


La inconformidad es uno de los sentimientos más complicados de los seres humanos: en su lado positivo puede movernos a obtener mejores cosas, a tener metas y aspiraciones de progreso en cualquier plano de la existencia. Sin embargo en algunos casos también puede servirnos como una especie de barrera para darnos cuenta de las cosas buenas de la vida.

Inconformidad no es estado de infelicidad como la insatisfacción. Si la insatisfacción se queja por el mundo que tenemos o por algo que la vida no nos da, inconformidad insiste como deseo que se suelta de lo existente. El deseo llega de visita a las formas, las habita, atraviesa sus extensiones, pero no quiere quedar atrapado en ellas. En la insatisfacción, el deseo (enredado) se levanta de mal humor pierde sus mejores horas en quehaceres de mantenimiento de las formas, contrae obligaciones, se vuelve demandante de todo y termina convencido de que la vida le debe satisfacción Inconformidad no es reacción del alma frustrada. No deviene del desencanto ni deriva de la desilusión. Frustración, desencanto, desilusión, son reclamos de la conformidad decepcionada. La decepción es venganza de creyentes que sienten sus expectativas estafadas. Inconformidad respira un aliento sin fin, un movimiento en el que el deseo se inspira y se disuelve en el aire.

Ansiedad


La ansiedad es una emoción normal que cumple una función adaptativa en diversas situaciones. Todos los seres necesitan disponer de algún mecanismo de vigilancia para asegurar su supervivencia y la ansiedad cumple ese papel en numerosas situaciones. Así, es normal, y deseable, que un ser humano tenga miedo cuando se avecina un peligro real. De hecho nuestro organismo está preparado para aprender a sentir miedo y ansiedad en determinadas circunstancias como una manera de prevenir situaciones peligrosas o dolorosas.

Sin embargo, a veces esta capacidad preventiva no funciona bien, y se producen falsas alarmas ante estímulos inofensivos. De esta forma nos encontramos frente a posibles trastornos de ansiedad.

Los trastornos de ansiedad se caracterizan por tener a la ansiedad o el miedo como elementos principales del sufrimiento humano. Cada trastorno se refiere a un conjunto característico de síntomas y sensaciones que suelen aparecer en la misma persona.

Los principales trastornos de ansiedad son:

Agorafobia

Fobia social

Fobias específicas

Trastorno de pánico

Trastorno por estrés agudo

Trastorno obsesivo-compulsivo

Trastorno por estrés postraumático

•Trastorne de ansiedad generalizada
Prácticamente cualquier problema de ansiedad se puede incluir en alguno de los tipos mencionados, si bien, a veces, los síntomas que se presentan no alcanzan la intensidad, la frecuencia o la repercusión en la vida social, laboral o personal como para justificar un diagnóstico formal de trastorno de ansiedad.
En otros casos, las reacciones de ansiedad se deben a acontecimientos estresantes como por ejemplo una separación de pareja o un despido laboral, que crean una dificultad puntual para desarrollar nuestra vida cotidiana y que se denomina trastorno adaptativo, al no alcanzar la intensidad para ser un trastorno de ansiedad.

También puede ocurrir que los síntomas de ansiedad puedan estar provocados por enfermedades físicas o por el consumo de fármacos, drogas o sustancias dietéticas. En estos casos puede haber un trastorno de ansiedad o no, dependiendo de cada persona y de las circunstancias que concurran.

Ansiedad en los niños y adolescentes.


En los niveles preescolares y de niñez temprana, los niños tienden a estar limitados en cuanto a su habilidad de anticipar sucesos futuros, pero a la mitad de la niñez y la adolescencia estas destrezas de razonamiento están generalmente bastante desarrolladas. Hay la tendencia a un cambio gradual de temores globales, no diferenciados y que se exteriorizan, a preocupaciones más abstractas e internas. Hasta los ocho años de edad, los niños tienden a sentirse ansiosos sobre sucesos específicos, identificables, como animales, la oscuridad, personajes imaginarios (monstruos bajo su cama), y de niños más grandes y de adultos. Los niños pequeños pueden temer a personas que los niños mayores consideran entretenidas, como los payasos y Papá Noel. Después de los ocho años de edad aproximadamente, los sucesos que causan ansiedad se convierten en más abstractos y menos específicos, como las preocupaciones sobre las notas, reacciones de los compañeros, acostumbrarse a una nueva escuela y tener amigos. Los adolescentes también se pueden preocupar más sobre temas sexuales, religiosos y morales, y cómo se comparan con otros y si encajan con sus compañeros. Algunas veces, estas preocupaciones pueden llevar la ansiedad a niveles altos.

Cuando la ansiedad se torna excesiva, yendo más allá de lo esperado en determinadas circunstancias y del nivel de desarrollo del niño o niña, entonces pueden surgir problemas en el funcionamiento social, personal y académico, resultando en un trastorno de ansiedad. Los signos de los trastornos de ansiedad son similares en niños y adultos, a pesar de que los niños pueden mostrar más signos de irritabilidad y falta de atención. La frecuencia de los trastornos de ansiedad fluctúa entre el 2 y el 15% en los niños y ocurre con algo más de frecuencia en las mujeres.

Los niños con ansiedad pueden tener dificultades con el trabajo escolar, especialmente con las tareas que requieren una concentración sostenida y organización. Parecerían ser olvidadizos, y tener dificultad organizando su trabajo. Podrían ser muy perfeccionistas y no estar contentos con su trabajo si no satisface sus altos estándares personales.

La depresión


La tristeza y la melancolía son dos sentimientos presentes en algún momento de la vida de todas las personas, al igual que la alegría y el placer. Los dos primeros no son en sí patológicos, pero en algunas ocasiones pueden llegar a serlo para ciertas personas. Cuando el estado de ánimo de un individuo en un determinado momento de su vida sufre sentimientos severos y prolongados de tristeza o síntomas relacionados que afectan a su capacidad para relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día, la tristeza se convierte en una enfermedad, que se conoce como depresión.

Causas


Las causas de la depresión son variadas, pero la bioquímica puede ayudar a explicar algunos casos. Las personas deprimidas muestran niveles muy altos de cortisol (una hormona) y de varios agentes químicos que actúan en el cerebro, como los neurotransmisores serotonina, dopamina y noradrenalina. Estos niveles pueden estar elevados por motivos hereditarios. Explicaciones dadas al origen familiar de la depresión son que los niños reciban una visión triste del mundo por el comportamiento de sus padres, o crecer en un ambiente que no es totalmente enriquecedor.

Respecto a la depresión que no está causada por motivos familiares, las pérdidas emocionales muy profundas pueden causar cambios bioquímicos que impulsen la depresión. Estos cambios pueden provocar la enfermedad no de una forma inmediata, sino más adelante. Otros factores pueden ser la pérdida de un trabajo, o la falta de capacidad de adaptación a determinados cambios. A pesar de que no se sabe exactamente qué provoca la depresión existen diversos factores identificados como los desequilibrios de los neurotransmisores del cerebro. Los fármacos antidepresivos pueden ayudar a solucionar este problema.

Síntomas de depresión


  • Estado de ánimo depresivo la mayor parte del día según lo indica el propio sujeto o la observación realizada por otros. En los niños y adolescentes el estado de ánimo puede ser irritable.

  • Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades.

  • Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso.

  • Insomnio o hipersomnia.

  • Agitación o enlentecimiento psicomotores.

  • Fatiga o pérdida de energía casi cada día.

  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesiva o inapropiada.

  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión.

  • Pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse.

Prevención


Aparte del tratamiento farmacológico o psicoterapéutico es importante -una vez que haya hecho efecto y que el paciente sienta que ha mejorado su condición, es importante que se sigan ciertos consejos o modos de vida.

  • Tener pensamientos positivos

  • Cuidar la salud física

  • Mantener un calendario diario uniforme.

  • Reanudar las responsabilidades forma lenta y gradual.

  • Aceptarse a uno mismo. No compararse con otras personas que considera favorecidas.

  • Expresar las emociones

  • Seguir en todo momento y hasta el final el tratamiento impuesto.

Depresión en niños y adolescentes


La depresión no es común en los niños, aunque los abusos, pérdidas de seres queridos o que uno de los padres padezca una depresión severa, puede aumentar el riesgo. Normalmente, no muestran los signos típicos, sino que lo manifiestan en problemas en el comportamiento. Normalmente, irritabilidad, agresividad y problemas escolares.

El suicidio de los adolescentes se está convirtiendo en una de las principales causas de muerte. Los adolescentes experimentan cambios hormonales importantes, y es una época en la que se debilitan los lazos familiares cuando aún no se han formado como individuos. La depresión en los adolescentes, al igual que en los niños, se suele manifestar con problemas en el colegio, cambios repentinos en el humor o en el comportamiento sin sentido, incapacidad de recuperarse tras una decepción, etc.

¿Cuáles son los síntomas?


La depresión en niños y adolescentes es de algún modo diferente a la depresión en adultos. Los adultos a menudo describen sentimientos de tristeza y desesperanza junto con fatiga. Los niños deprimidos por lo general son más irritables y temperamentales. Pueden ser desafiantes. Su estado de ánimo puede variar de tristeza a irritabilidad o angustia repentina. Algunos niños y adolescentes no saben que están deprimidos. En lugar de hablar acerca de lo mal que se sienten, pueden manifestarlo. Puede que usted interprete esta manifestación como mala conducta o desobediencia.

Un niño con depresión puede:

  • Irritarse con frecuencia, ponerse nervioso, tener ataques abruptos de gritos y quejas o actuar imprudentemente.

  • Destruir cosas, como objetos del hogar o juguetes.

  • Decir cosas como “me odio” o “soy tonto”.

  • Perder el interés en cosas que solían gustarle o querer que lo dejen solo la mayor parte del tiempo.

  • Olvidar cosas y tener problemas para concentrarse.

  • Dormir mucho más, tener problemas para dormirse por la noche o despertarse durante la noche y no poder volver a dormirse.

  • Perder el apetito, volverse caprichoso con las comidas o comer mucho más de lo habitual.

Los adolescentes deben lidiar con la pubertad, sus pares y desarrollar el sentido de individualidad. En toda la confusión, los signos de depresión en la adolescencia pueden pasar fácilmente inadvertidos. Los adolescentes con depresión también pueden tener síntomas como frecuentemente sentirse enojados, tener problemas en la escuela, quebrantar normas y alejarse de amigos y familiares.

Consejos para ayudar a los niños y adolescentes deprimidos.




  • Apoyarlos, animarlos a hablar sobre las cosas que quieran decir, brindarles el apoyo en cada momento

  • Ser coherentes con ellos.

  • Ayudarlos a manejar el estrés.

  • Cuidar su salud física.

  • Controlar sus medicamentos.

  • Hablar con el médico terapeuta.





Anexo

El rol del maestro


El aprendizaje no se da de la misma manera en todos. Ante esta realidad, el maestro tiene dos opciones:

  • Utilizar las diferencias que se le presentan como un potencial que trae diversos talentos al grupo y que beneficia a todos, o

  • Tratarlas sólo de manera superficial, o ignorarlas, y perder la gran oportunidad que brinda la diversidad.

Es necesario que el maestro pueda crear en el aula una atmósfera que invite a todos a investigar, a aprender, a construir su aprendizaje, y no sólo a seguir lo que él hace o dice. El rol del maestro no es sólo proporcionar información y controlar la disciplina, sino ser un mediador entre el alumno y el ambiente. Dejando de ser el protagonista del aprendizaje para pasar a ser el guía o acompañante del alumno.

Pero ¿cómo se puede lograr? Brooks y Brooks (1999), proponen una serie de características que conforman el perfil de un maestro que se considera adecuado para atender a la diversidad del salón de clase y tomar ventaja de la riqueza que esta diversidad aporta al ambiente de aprendizaje.

Este perfil puede adecuarse a cualquier situación de enseñanza-aprendizaje y a cualquier nivel.

El maestro:




Estimula y acepta la autonomía y la iniciativa de los estudiantes. Esta autonomía, iniciativa y liderazgo ayudan al alumno a establecer conexiones entre ideas y conceptos, le permiten plantearse problemas y buscar soluciones.




Utiliza una gran diversidad de materiales manipulativos e interactivos además de, datos y fuentes primarias. Presenta a los alumnos posibilidades reales y luego les ayuda a generar abstracciones, logrando que el aprendizaje sea significativo.





Es flexible en el diseño de la clase, permite que los intereses y las respuestas de los alumnos orienten el rumbo de las sesiones, determinen las estrategias de enseñanza y alteren el contenido. Es importante mencionar que esta flexibilidad no se refiere a que el alumno decida qué se hará o no en la clase. Más bien se enfoca en aprovechar los momentos en que los estudiantes se muestran más receptivos para ciertos temas y así poder profundizar en ellos. Por ejemplo, ante un ataque terrorista a algún país, muchos maestros retoman temas de solidaridad, tolerancia, justicia, como contenidos principales en el curriculum de ciertas áreas como ciencias sociales y ética.



Averigua cómo han comprendido sus alumnos los conceptos antes de compartir con ellos su propia comprensión de los mismos. Si se les dan las respuestas, ellos ya nos las buscarán. Digamos entonces que se pierden de ir construyendo su conocimiento. Si les damos el conocimiento ya hecho, les estamos poniendo en las manos el último eslabón de un proceso de pensamiento que sólo ellos pueden construir.





Utiliza terminología cognitiva como: "clasifica", "analiza", "predice", "crea"… Nuestro vocabulario afecta nuestra forma de pensar y actuar.





Estimula a los alumnos a entrar en diálogo tanto con el maestro como entre ellos y a trabajar colaborativamente. El tener la oportunidad de compartir sus ideas y de escuchar las ideas de los demás, le brinda al alumno una experiencia única en la que construye significados. El diálogo entre los estudiantes es la base del aprendizaje colaborativo.





Promueve el aprendizaje por medio de preguntas inteligentes y abiertas y ánima a los estudiantes a que se pregunten entre ellos. Si los maestros preguntamos a los alumnos para obtener sólo una respuesta correcta, entonces los estamos limitando. Las preguntas complejas e inteligentes retan a los alumnos a indagar más allá de lo aparente, a profundizar, a buscar respuestas novedosas. Los problemas reales casi nunca son unidimensionales y por lo tanto, el alumno debe buscar siempre más de una respuesta.




Busca que los alumnos elaboren sus respuestas iniciales. Las respuestas iniciales son un motor que estimula a los alumnos a estructurar y reconceptualizar.


Involucra a los estudiantes en experiencias que pueden engendrar contradicciones a sus hipótesis iniciales y luego estimula la discusión. De esta manera permite que los alumnos aprendan de sus propios errores y reformulen sus perspectivas





Da "un tiempo de espera" después de hacer preguntas. Este tiempo permite a los alumnos procesar la información y formular conceptos. Es importante respetar el ritmo de cada alumno. Hay alumnos que no pueden responder de manera inmediata y si no los esperamos, pasarán a ser sólo observadores puesto que no se les da el tiempo de buscar la solución.





Provee tiempo para que los estudiantes construyan hipótesis y las comprueben, hagan relaciones y creen metáforas. El maestro debe crear el ambiente de aprendizaje y permitir a los estudiantes construir y descubrir… todo esto les lleva tiempo.





Alimenta la curiosidad natural de los estudiantes utilizando frecuentemente el modelo del ciclo de aprendizaje. Dicho ciclo consta de tres fases: los estudiantes generan preguntas e hipótesis, el maestro introduce el concepto y los alumnos aplican el concepto.

En los salones cuyos maestros cuentan con un perfil como el anterior, operan los siguientes principios Brooks y Brooks (1999):

  • Los maestros buscan y valoran los puntos de vista de los estudiantes.

  • Las actividades del aula retan los conocimientos de los alumnos.

  • Los maestros proponen la resolución de problemas relevantes para los alumnos.

  • Los maestros planean sus clases en torno a grandes temas en los que los contenidos tienen relación en lugar de presentar un currículo fragmentado.

  • Los maestros evalúan el aprendizaje en el contexto diario. La evaluación es parte de las actividades diarias de la clase y no una actividad separada.

Esta nueva visión del rol del docente nos invita a replantear nuestra práctica y a convertir nuestras aulas en espacios de interacción donde el aprender sea posible para todos.

Conclusiones




  • Los problemas de conducta son originados mayormente en el desarrollo del individuo en su familia



  • La agresividad es un tipo de violencia física, la hostilidad es emocional



  • La inconformidad puede ser buena si se utiliza para lograr metas mayores o puede ser mala si se queja de lo que le rodea y lo que tiene.



  • La ansiedad es un trastorno emocional, que hace que el individuo sienta miedo o inseguridad hacia cosas inofensivas.



  • La depresión es un estado de tristeza o melancolía durante periodos de tiempo prolongados



  • Algunos de los problemas de conducta se deben a problemas de estrés, mala alimentación o una vida de sedentarismo



Bibliografía




  • Manuel Segura Morales (2007). Jóvenes y adultos con problemas de conducta: desarrollo de competencias sociales, NARCEA, S.A. DE EDICIONESVer publicación compartida



  • Licda. Yanira Mesalina Ramírez (2012). Cuaderno de clases. El Salvador Universidad Tecnológica de El Salvador.



  • Francesc Xavier Moreno Oliver (2005). Los problemas de comportamiento en el contexto escolar. Barcelona, España. Universidad Autónoma de Barcelona.



  • http://www.psicodiagnosis.es/areageneral/problemasconductainfantil/



  • www.psicologia-online.com



  • http://www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/depresion-1

similar:

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconAlgunas anotaciones a seguir para la siembra de la sábila aloe Vera...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconEstablecer las pautas a seguir para el Despacho Aduanero de Mercancías...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconLas enfermedades crónicas adquieren el carácter de “enfermedad social”...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconAdaptaciones organizativas para un niño con deficiencia auditiva...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconLas Reglas de Urbanidad tuvieron su inicio cuando el hombre comenzó...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconEstrategias de enseñanza para la promoción del aprendizaje significativo...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconLa herencia se rige por reglas bastante precisas. Estas reglas gobiernan...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas icon2definiciones para el propósito de esta norma se consideran las definiciones...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconOjalá que las presentes líneas sean de alguna utilidad para alguien...

El niño con problemas para seguir reglas establecidas iconZambrosa es uno de los más poderosos jugos para la salud que existen....




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com