Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo




descargar 182.45 Kb.
títuloMetáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo
página1/4
fecha de publicación02.02.2016
tamaño182.45 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4
METÁFORAS DEL CUERPO POSTMODERNO Y NUEVOS USOS SOCIALES Y ARTISTICOS DEL CUERPO.
Tomás Motos Teruel


"Jamás el cuerpo ha sido objeto de tan gran atención, de trabajo, de protección y de reparación" (Lipovestky, El crepúsculo del deber p. 102)

1. Cuerpo y postmodernidad

El cuerpo en los últimos años se ha convertido en un objeto de estudio privilegiado, no sólo desde la perspectiva de las ciencias de la naturaleza sino desde otras nuevas como la genética o la neurobiología. Mirado desde diferentes ángulos está en el centro de la reflexión filosófica, psicológica, social y antropológica.
Entre los cambios culturales ocurridos en las últimas décadas del pasado siglo y que han dejado una huella indeleble en la historia cultural de Occidente destaca la irrupción del cuerpo con un estatus y una omnipresencia impensables hasta ese momento. Así, en los años 60 y 70 del siglo XX se reivindica el derecho del individuo al uso libre de su cuerpo, despojado de todo tipo de tabúes, lo que cristaliza en el control social de los placeres corporales. Como reacción contra el dualismo racionalista, que había colocado el cuerpo bajo sospecha infravalorándolo frente al alma, y a los sentidos frente a la razón, surge un nuevo sensualismo que contagia cada vez más a los individuos y a la sociedad, impregnando la vida cotidiana. Probar todo y de todo para explorarse a sí mismo y descubrir todas las posibilidades de realización personal, es el primer principio de esta nueva ética. El placer deja de estar asociado con el mal o con el pecado y ya no hay razones a priori para condenar los goces corporales. La búsqueda del placer se torna en una actividad normal y las experiencias de plenitud sensorial en un privilegio deseable. Los excesos, si los hay, son juzgados por los riesgos que comportan, no por la trasgresión que configuran. Poco a poco el 'prohibido prohibir', pues cada uno es libre de disponer de su propia vida, y el 'gozar sin límites' del mayo del 68 francés van dejando paso a un 'hedonismo informado' (Gilles Lipovetsky, El crepúsculo del deber. La ética indolora de los nuevos tiempos democráticos, 1994) donde los placeres se organizan racionalmente, pues en la sociedad postmoderna, que desprecia la abnegación y estimula sistemáticamente los deseos inmediatos, obsesionada por la excelencia, se exige profesionalismo en todos los ámbitos.
Durante las décadas 80 y 90 se impone el cuerpo como cara visible de la persona: es con lo que cada uno se identifica (el cuerpo vivido). Y la corporeidad, a partir de los planteamientos de Merlau-Ponty (Fenomenología de la percepción, 1962), es entendida tanto como pensamiento del cuerpo (cuerpo en idea) como la experiencia que la persona tiene del propio cuerpo (cuerpo en realidad). Así éste entra a formar parte de la propia identidad, y es lo que socialmente nos presenta (el cuerpo expuesto) ya que nos reconocemos y nos reconocen en los escaparates sociales. Ser alguien es aparecer en alguna pantalla o en una web site.
Los placeres, ya concebidos legítimos por naturaleza, son objeto de información, de estimulación y de diversificación sistemática. La cultura de la felicidad exalta al individuo libre y a la pluralidad de opciones. Cada cual tiene libertad para trazar su propio camino y llevar a la práctica individual bien un hedonismo duro, que, desde la ideología del placer, defiende la búsqueda de la satisfacción inmediata e instintiva, o un hedonismo racional, que, desde la doctrina de la felicidad, predica hacer una gestión inteligente de los trayectos y recursos personales.
Desde esta nueva cultura, el cuerpo deja de ser un instrumento de trabajo explotado y humillado para convertirse en un jardín de delicias privadas o en un objeto estético para la exposición pública. El cuerpo postmoderno pasa del mundo de los objetos a la esfera del sujeto. Se asume y se cultiva, se le reconoce y se le glorifica: se convierte al mismo tiempo en objeto y sujeto de culto.
En su anhelo y búsqueda del bienestar y de la calidad de vida, la postmodernidad transforma el imperativo categórico (Kant) en imperativo narcisista (Lipovetsky). Del culto del deber se pasa a la cultura de la felicidad, al ideal hedonista. Esta ruptura de la moral actual, enmarcada en una sociedad de consumo y dominada por los medios de comunicación de masas, consiste en un desplazamiento radical del deber como el centro de la moral, a favor del placer, del bienestar y de la autorrealización.
En este contexto, el hombre y la mujer postmodernos cada vez invierten más en proyectos narcisistas (higiene, cultura física, estética corporal, dietética) con la esperanza de obtener más placer sensual y aumentar su poder de estimulación social. Y de esta manera se generan nuevos imperativos sociales (salud, juventud, elegancia formal, placer, sexo), se manipula la identidad mediante determinados modos voluntarios de la producción del sí mismo (dieta, body building, cirugía estética, transexualidad) y se recurre a la gestión farmacológica de los problemas existenciales (David Le Breton, Le adieu au corps, 1999). Fenómenos todos ellos en los que se constata la incapacidad del cuerpo para satisfacer las exigencias de la vida social y, al mismo tiempo, este mercado de productos, servicios y tecnologías comporta el riesgo de convertir el cuerpo en uno de los 'territorios colonizados por le capitalismo' (William Ewing). Sobre todo el de la mujer es explorado y explotado como fuente de rendimiento, no sólo en tanto que cuerpo consumidor que compra salud o belleza para sí, o como cuerpo maniquí, que vende aderezos corporales para otros, sino también como cuerpo cebo, que induce a cualquiera que sea a comprar cualquier cosa.
La revolución individualista, que supone la postmodernidad, ha modificado la apreciación de los valores. En este sentido los valores corporales que sustentan esta nueva ética los podríamos concretar siguiendo a Agostinho Ribeiro (O corpo que somos: Aparência, Sensualidade, Comunicação, 2003) en:

a) Bienestar: la búsqueda de la calidad de vida nos lleva a considerar el cuerpo como organismo al que no sólo hay que mantener vivo sino al que hay que evitarle todo sufrimiento. El estilo de vida saludable se concreta en este principio: debo llevar una vida sana porque mi cuerpo es mi máquina de cosechar éxitos y placeres

b) Energía y destreza: se requiere un cuerpo instrumento dotado de fuerza, preciso en los movimientos, resistente a la fatiga y con derecho al descanso.

c) Placer: el cuerpo erótico es manantial de placeres agradables que cada cual ha de disfrutar a la medida de sus posibilidades u obedeciendo a determinadas normas. Probar de todo para explorarse a sí mismo y descubrir todas las posibilidades de realización personal es el primer mandamiento.

d) Apariencia: el cuerpo es fachada de la persona. Lo que aparece define lo que es y casi nadie se preocupa por su ser 'realmente': la imagen pública es el nuevo objeto de adoración.

Diapositiva. Cuerpo un campo de batalla.

Muestra en primer plano un cuerpo femenino estándar, mira de frete al espectador o más bien a la espectadora. Una línea vertical divide el rostro en dos mitades, con el positivo fotográfico a la izquierda y el negativo a la derecha. Metáfora para expresar los contrastes y contradicciones del cuerpo.

Reflexionar sobre el cuerpo ha sido una constante a lo largo de toda la cultura del siglo XX. La pintura, la escultura, la poesía o la narrativa no han dejado de plantearse un cuerpo en conflicto con su entorno y consigo mismo (Asun Bernárdez).
1.1. Rasgos de la postmodernidad
Enrique Gervilla (2000). Valores del cuerpo educando. Barcelona: Herder

Cap. IV. El cuerpo postmoderno Pág. 112
Concepto de postmodernidad:

Se trata de un nueva sensibilidad, talante, condición o praxis, de extensión e intensidad diversas que tiene como fundamento la crítica a la modernidad. Agrupa diversos "ethos" y en consecuencia múltiples clasificaciones. Esta formada por una nueva constelación de autores más yuxtapuestos que integrados que critican la modernidad. pero desde diversos presupuestos están de acuerdo en los siguientes puntos:
1. Desencanto y debilidad de la razón, que desde el renacimiento y la Ilustración poco a poco se ha convertido en desencanto, inseguridad , desconfianza y desengaños.
2. La pérdida de un único fundamento ha ocasionado la fragmentación de múltiples fundamentos, ha aniquilado los grandes principios de la modernidad.

Metáforas: el búcaro roto (C. Díaz), la sustitución de la brújula por el radar ( J. M. Lozano), mar abierto sin horizonte fijo, ni fundamento ( Mardones), sendas perdidas (Heideger), islas de un archipiélago (Lyotard).
3. El fin de las utopías o la incredulidad de los grandes relatos (metarrelatos).
Sabemos que categorías tradicionales como vida/muerte, femenino/masculino, animal/humano e incluso orgánico/inorgánico se encuentran en crisis.
4. Fragmentación de la moral conducente al individualismo, hedonismo y narcisismo, por cuando se ha perdido todo fundamento -del ser, de la razón, de la historia- no queda más que fragmentación existencial y un horizonte cambiante en que la razón queda carece de principios fijos que la sustenten.
5. Pluralismo de valores, como consecuencia de todo absoluto y la exaltación de la vida bajo el presente festivo de Dionisos y Narciso.
El posmodernismo ha sido siempre una corriente difícil de clasificar y enmarcar. El término mismo que designa a la corriente posee significados y referentes tan diversos como los matices de opiniones que encierra. A pesar de esa ambivalencia notoria y de esa heterogeneidad, de lo que ya no cabe duda es de quiénes han sido sus principales impulsores. Entre todos ellos, junto a Lyotard, Derrida y Vattimo, Gilles Lipovetsky ocupa un lugar central. Como tendencia cultural, el posmodernismo (incluyendo aquí a todos sus autores y todos sus matices y coloraciones) se estructuró sobre núcleos que invariablemente derivan de una matriz temporal. Es decir que, desde el vamos, esta vertiente apuntó a señalar la crisis de un pasado (la modernidad) y la cancelación de los nervios centrales que lo constituyeron. De allí que en los textos posmodernos podamos reconocer como una de sus notas distintivas la emergencia a cada momento de alusiones a la sociedad posindustrial, a la crítica literaria posestructuralista, a la economía política poskeynesiana, a la filosofía posmarxista y posmetafísica, a las experiencias estéticas posvanguardistas, a la antropología poscolonial, etcétera.
El individualismo es el nuevo estado histórico propio de las sociedadades democráticas avanzadas, que definiría precisamente al edad e la postmodernidad.
El cuerpo en la actualidad postmoderna, no solo goza de un valor singular , sino que se ha convertido e un verdadero objeto de culto.
Lipovestky, flósofo, que reflexiona sobre el cuerpo y sobre la presencia de este en nuestra sociedad:

Obras: "El crepúsculo del deber. La ética indolora de los nuevos tiempos democráticos" Anagrama, 1994

"La era del vacío. Ensayos sobre el individualismo contemporáneo.

"El imperio de lo efímero. La moda y su destino en la sociedad moderna"
1.2. El cuerpo postmoderno (Lipovestky y Le Breton)

1.2.1. El cuerpo sexducción

1.2.2. El cuerpo narcisista

1.2.4. El cuerpo estético

1.2.5. El cuerpo indoloro o el postdeber

El cuerpo sexducción
Lipovestky denomina sexducción a la personalización del cuerpo bajo la égida del sexo.
Se trata de un sexo sin ataduras cuya vivencia es posible desligarla del amor y del sentimiento. Lasch (the fligh from feeling -huida ante el sentimiento), una separación entre el sexo y el sentimiento. "Supone una liberación de todo condicionamiento para la práctica del placer sexual, eliminando las barreras de los placeres y de los afectos" (113) "Es el fin de la cultura sentimental y el nacimiento de una cultura cool en la que cada cual vive en su bunker de indiferencia"

" Al preconizar el cool sex y las relaciones libres, al condenar los celos y la posesividad, se trata de hecho de enfriar el sexo, de expurgarlo de cualquier tensión emocional para llegar a un estado de indiferencia, de desapego, no solo para protegerse de las decepciones amorosas, sino también de protegerse de los propios impulsos que amenazan el equilibrio interior" (Lasch, The culture of narcisism (1979)

"No se trata de una huida o rechazo del sentimiento, sino de que este sea condición necesaria para la práctica de las relaciones sexuales" (114)

"Hoy la sexducción es generalizada. La tecnología y los medios de comunicación, que todo lo invaden, han unido el objeto correspondiente con el sexo en el mismo ciclo ilimitado de manipulación. El cine, las canciones la tv., el mundo del la cultura y del consumismo han democratizado el sexo y el hedonismo.... El consumo en su ansia de liberación trata de reducir las diferencias entre sexos y generaciones. Lo masculino y femenino se mezclan , pierden sus características diferenciadas de antes ; ... se admiten todas las sexualidades y formas de combinaciones inéditas; el comportamiento de los jóvenes y no tan jóvenes tiende a cercarse; ... culto de la juventud, educación permisiva, al divorcio, a los atuendos informales, a los pechos desnudos, a los juegos y deportes, al ética hedonista. Se trata en definitiva de una legitimación de todos los modos de vida, de la conquista de identidad personal, el derecho a ser uno mismo" (pág114-115).

Concepto de seducción (Lipovestky, La era del vacío , 17)

"La seducción nada tiene que ver con la representación falsa y la alienación de las conciencias; es ella la que constituye nuestro mundo y lo remodela según un proceso sistemático de personalización que consiste en multiplicar y diversificar la oferta, en proponer más para que uno decida más, en sustituir la sujeción uniforme por la libre elección, la homogeneidad por la pluralidad, la austeridad por la realización de los deseos" (pág. 19)

Cada uno construye su propio viaje.
"la vida sin imperativo categórico, la vida kit modulada en función de las motivaciones individuales, la vida flexible de la era de las combinaciones, de las opciones, de las fórmulas independientes que una oferta infinita hace posibles, así opera la seducción" (pág. 19)
"La seducción... que lo impregna todo y que al hacerlo realiza una socialización suave tolerante, dirigida a personalizar-psicologizar al individuo." (p.22)

El lenguaje se hace eco de la seducción. Desaparecidos los sordos, los ciegos, los lisiados, surge la edad de los que oyen mal, de los no-videntes, de los minusválidos; los viejos se han convertido en personas de la tercera o cuarta edad, las chachas en empleadas del hogar, los proletarios en interlocutores sociales. Los malos alumnos son niños con problemas o casos socales, el aborto es una interrupción voluntaria del embarazo... El proceso de personalización aseptiza el vocabulario como lo hace con el corazón de las ciudades, los centros comerciales y la muerte" (p. 22)
El cuerpo narcisista
A cada generación le gusta reconocerse y encontrar su identidad en una figura mitológica o legendaria que reinterpreta y personifica los problemas y valores del momento.

Prometeo, Sísifo fueron los espejos de las condición moderna.
Para el narcisista no hay más que una realidad: la de sus propios pensamientos, sentimientos y necesidades.
"El narcisismo identifica la apariencia con el ser profundo y liga el problema de la expresión al de la autenticidad" (Gervilla, p. 116)

Este narcisismo es visible el múltiples prácticas cotidianas: angustia por envejecer, obsesión por las arrugas, interés por la salud y la 'línea' - en el 2003 se gastaron en España 2000 millones de € en productos adelgazantes, rituales de control (chequeo) y mantenimiento (masajes, saunas, deporte, regímenes de adelgazamiento), superconsumo de cuidados médicos y terapéuticos.

Hay que vigilar el buen funcionamiento del cuerpo, combatir los signos de degradación mediante un reciclaje quirúrgico permanente, deportivo y dietético...

"se trata de un proceso de personalización que reclama la lucha contra la adversidad temporal... Permanecer joven, no envejecer es el imperativo" (Gervilla, 116)
"El propio cuerpo se convierte en sujeto y... debe situarse en la órbita de la liberación sexual, estética, dietética , sanitaria."
"El narcisismo cumple la función de normalización del cuerpo, de obediencia a los imperativos sociales. No siempre el interés por el cuerpo es espontáneo y libre, sino que, muchas veces, es esfuerzo por alcanzar la 'línea', la 'forma' , la moda, etc., obedece a presiones sociales con las cuales nos identificamos. Así, la normalización postmoderna se presenta, una vez más, como el único medio de ser verdaderamente uno mismo acorde con los demás: joven, esbelto, actual, guapo, dinámico..." (Gervilla, p.116)
"De aquí que el Narciso postmoderno, centrado en sí mismo, renuncia a los compromisos y militancias religiosas o políticas, abandone los ideales y ortodoxias, para adherirse a la moda, a lo actual, a lo fluctuante. El laximo sustituye al moralismo o puritanismo y la indeferencia ocupa el lugar de la intolerancia. Esta situación denominada 'personalización' conlleva la carencia de conflictos, pues en los sistemas personalizados, los cismas, las herejías no tienen cabida, pues al sobrevalorar el sentimiento subjetivo, se desvalora el carácter objetivo de la acción " (Gervilla, 117)

"vivir el presente, solo en el presente y no en función del pasado o del futuro, es esa "perdida de sentido de la continuidad histórica (Larch, The Culture of Narcissism, 1979), esa erosión del sentimiento de pertenencia a una "sucesión de generaciones enraizadas en el pasado y que se prolonga en el futuro" es lo que, según Chr. Lars , caracteriza y engendra la sociedad narcisista" (Lipovestky, La era del vacío, p. 51)
"El narcisismo surge de la deserción generalizada de los valores y finalidades sociales, provocada por el proceso de personalización". (Lipovestky, La era del vacío, p. 53)
El narcisimo nace de una lógica terapeútica y psicológica elaborada a partir del siglo XIX, el llamado "movimiento de conciencia". "Simultáneamente a la revolución informática, las sociedades postmodernas conocen 'una revolución interior' un inmenso 'movimiento de conciencia', un entusiasmo sin precedentes por el conocimeinto y la realización personal, como lo atestigua la proliferación de los organismos psi, técnicas de expresión y comunicación, meditaciones y gimnasias orientales. La sensibilidad política de los años sesenta a dado paso a la una "sensibilidad terapéutica"" Lipovestky, La era del vacío, p. 5)

Getalterapia, bioenergética, rolfing, masajes, jogging, tai chi, Esalem, hipnotismo, danza moderna, meditación acupuntura, terapia reichiana, etc.
Yoga, psicoanálisis, expresión corporal, zen, terapia primal, dinámica de grupo, meditación trascendental, "a la inflación económica responde la inflación psi y el formidable empuje narcisista que engendra" Lipovestky, La era del vacío, p. 54)
"Obsesionado solo por sí mismo, al acecho del a realización perosnal y de su equilibrio, narciso obstaculiza los discursos de movilización de masas; hoy día, las invitaciones a la aventura, al riesgo político no encuentran eco; ... la revolucón se apaga bajo los spots seductores de la personalización del mundo" Lipovestky, La era del vacío, p. 54)
"El narcisismo funciona como agente del proceso de personalización" Lipovestky, La era del vacío, p. 58)
" No debe omi­tirse que, simultáneamente a una función de personalización, el narcisismo cumple una misión de normalización del cuerpo: el interés febril que tenemos por el cuerpo no es en absoluto espontáneo y «libre», obedece a imperativos sociales, tales como la “línea», la «forma», el orgasmo, etc. (Lipovestki, p.63)
" El proceso de personalización ha incorporado la propia norma como incorporó la producción, el consumo, la educación o la información. La norma dirigista o autoritaria ha sido sustituida por la norma «indicativa», flexible , los «consejos prácticos», las terapias «a medida», las campañas de información y de sensibilización por películas humorísticas y anuncios sonrientes." (Lipovestki, p. 63)
  1   2   3   4

similar:

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconEl cuerpo del delito o políticas del cuerpo

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconAlteración de una sustancia propia del cuerpo que es tratada como...

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconEl sistema nerviosos (SN) está compuesto de billones de neuronas...

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconCreacion del cuerpo humano

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconOrganización general del cuerpo humano

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconTaller de Activaciones del cuerpo de Luz

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconL a salud del cuerpo físico introducción

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconFicha = 58 patologia del cuerpo uterino

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo icon4. 8 Otra Evidencia En búsqueda del cuerpo humano

Metáforas del cuerpo postmoderno y nuevos usos sociales y artisticos del cuerpo iconExamen #2: Genética y Sistemas del Cuerpo Humano




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com