Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de




descargar 451.73 Kb.
títuloSeparata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de
página6/13
fecha de publicación05.02.2016
tamaño451.73 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

V.4. MECANISMOS FISIOLÓGICOS EN LA PRONUNCIACIÓN SONORA DEL LENGUAJE

Se ha señalado que la producción del lenguaje articulado es una cualidad exclusiva del hombre, el cual se correlaciona con un conjunto de peculiaridades morfológicas y mecanismos fisiológicos, los cuales influyen de manera decisiva sobre las características del habla. Por eso, ciertos rasgos fonéticos son comunes a todas las lenguas y muchos otros son altamente frecuentes.

La emisión de un fonema exige la realización de determinadas maniobras neuromusculares, así como la generación de corriente de aire que debe ser modulada a diferentes niveles del aparato fonador. Las características neuromusculares, únicas en el hombre, hacen posible la emisión de sonidos que son utilizados como unidades informativas del lenguaje.

La musculatura facial del hombre tiene una estructura y disposición anatómica diferente y muy superior a la de cualquier primate.

Esta superioridad no solo es morfológica, pues su intrincado entrelazamiento muscular facilita la emisión y la articulación de los sonidos del habla. El músculo risorius de Santorini es privativo del hombre; los músculos de los labios (orbicularis oris) y las fibras que rodean el margen de la boca (pars marginalis) presentan una extraordinaria predominancia con respecto a los primates, permitiendo aperturas y cierres rápidos necesarios para la articulación de los fonemas.

Según Lenneberg (1967) la musculatura facial del hombre es determinante para la producción de los sonidos del habla. La boca pequeña, extremadamente móvil y con labios poderosos, permite una rápida acumulación de aire, el cual, al ser liberado instantáneamente cuando se abre en forma brusca la boca, genera las consonantes oclusivas como la /b/, la /p/. Si la apertura es menos brusca y se mantiene el cierre en presencia de la vocalización, se produce la consonante /m/ . La anatomía estructural de la boca es también necesaria para la producción de las vocales, las labiodentales y otras.

Esto significa que aún las formas de vocalización más frecuentes y de más temprana aparición se basan en estos aspectos generales de organización neuromuscular, estructuras que filogenética y ontogenéticamente han mostrado un mayor valor adaptativo.

Por otro lado, la estructura de la laringe en el hombre presenta una serie de peculiaridades que favorecen la producción y emisión del sonido verbal.

Según Lenneberg la configuración del aparato fonador influye y condiciona las características acústicas del habla, interviniendo dos factores fundamentales para la elaboración de los sonidos:

  1. La naturaleza general de la estructura del aparato fonador, que incluye los espacios geométricos del tracto vocal que funciona como un sistema de resonancia y, también, el carácter de los movimientos de los articuladores que permiten modular los sonidos fundamentales y sus armónicos.

  2. La fisiología de la inervación y la estructura de la coordinación motora son las que permiten la realización de los movimientos necesarios para que el aparato fonador opere cambios permanentes en forma rápida pero precisa.

V.5. LA RESPIRACIÓN Y LA EMISIÓN DEL HABLA

En la emisión de los sonidos del lenguaje se aprovecha la misma fuente de aire utilizada en la espiración. Para esto se dispone de mecanismos adaptativos que permiten la expresión del habla al mismo tiempo que se conserva una respiración normal y una utilización adecuada del aire.

La modulación del aire en los pulmones constituye la fuente básica para producir los sonidos del habla, interviniendo en el control del volumen del aire tres mecanismos fundamentales:

  1. La acción del diafragma, que es el músculo situado en la base de la caja torácica.

  2. La acción de los músculos intercostales, que intervienen también en la respiración levantando y aumentando el volumen de la caja torácica.

  3. La acción de los músculos espiratorios, que son los más importantes para la producción de los sonidos del lenguaje. Los músculos intercostales internos hacen descender la caja torácica y disminuyen su volumen, obligando al aire a circular hacia el exterior. El aire al salir de los pulmones atraviesa la glotis dirigiéndose hacia la cavidad nasal durante la respiración normal, o hacia la cavidad oral durante el habla.

De esta forma, en la producción del sonido del habla participan una serie de mecanismos de adaptación respiratoria, los cuales permiten mantener la oxigenación normal en el sujeto, a pesar de que el habla se mantenga durante horas sin producir un grado excesivo de fatiga.

Algunos especialistas consideran que la presión ejercida a través de la glotis (presión transglota) se relaciona positivamente con la intensidad así como con la frecuencia fundamental de la señal verbal. Igualmente, a la intensidad de la señal sonora hay que agregar el tono fundamental del lenguaje dado por la frecuencia de la vibración de las cuerdas vocales y la presión ejercida por el aire procedente de los pulmones.

De lo dicho se colige que los factores básicos que afectan la frecuencia fundamental de un sonido están dados por las modificaciones en la longitud, espesor y tensión longitudinal de las cuerdas vocales. Cuando las cuerdas se cierran se interrumpe momentáneamente el flujo de aire y cuando se abren se libera la presión acumulada, repitiéndose cíclicamente este proceso, de acuerdo con la fonación adoptada. En los fonemas sonoros las cuerdas vocales se aproximan (aducen), en tanto que en los sonidos sordos se separan (abducen) de manera tal que no vibran con el flujo del aire.

En personas con discapacidad intelectual profunda, con coeficiente intelectual debajo de 20 no se desarrolla lenguaje oral. En compromisos intelectuales moderados hay retraso global del habla y de acuerdo a la magnitud del compromiso intelectual, serán las limitaciones en el desarrollo del lenguaje interior o pensamiento con palabras y la calidad de este pensamiento, lo que a su vez se relaciona con la capacidad de aprendízaje escolar y general. Este tipo de niños se caracteriza por audición y voz normales, descenso en el rendimiento en las pruebas de capacidad intelectual tanto verbales como no verbales. Las causales más graves del compromiso de la comunicación oral son el autismo y la esquizofrenia infantil. Cuadros en los cuales puede que no presenten habla, sin estar comprometida la capacidad de reconocer o crear lenguaje oral, son normoyentes con coeficiente intelectual potencialmente normal.

V.6. MECANISMOS DE ARTICULACIÓN DE LOS SONIDOS DEL HABLA

Desde las cuerdas vocales el aire pasa al tracto vocal constituido por los resonadores bucal, faríngeo y nasal. Esto permite la producción de sonidos diferentes, dependiendo de la forma en que el aire es obligado a circular a través del tracto vocal. Para la emisión de las consonantes, el aparato fonador crea determinados obstáculos o barreras a la salida libre de la corriente de aire, produciéndose la emisión de distintos fonemas y la articulación de los mismos. Algunas consonantes como las oclusivas no se pueden producir sin la presencia de un sonido vocal, refiriéndose la consonante a la posición inicial o final adoptada por el aparato fonador para la producción del fonema.

Debido a que durante la producción de las consonantes el flujo de aire es obstruido en algún sitio del aparato fonador, es posible clasificarlas de acuerdo con el punto de articulación que actúa de obstructor o modificador de la corriente de aire.

V.7. EL SISTEMA NERVIOSO Y EL CONTROL DE LA ARTICULACIÓN DEL LENGUAJE VERBAL

El control y la regulación del lenguaje articulado depende del Sistema Nervioso Central, específicamente de la corteza cerebral.

El control expresivo del lenguaje se origina en la región motora de la corteza cerebral (Luria, 1980). El lugar específico que participa en la organización secuencial de los movimientos efectuados durante la expresión verbal es el área de Broca. Tal control es ejercido a través de los nervios craneales, el trigémino (V), el facial (VII), el glosofaríngeo (IX), el vago (X), el accesorio del par XI y, principalmente, el hipogloso, originados en el romboencéfalo.

No obstante, la acción de estos nervios no es suficiente para dar total cuenta de la actividad muscular requerida durante la emisión del aspecto acústico del lenguaje; ciertos nervios espinales, por ejemplo, desempeñan también algún papel en esa actividad, aunque de manera secundaria. Igualmente, también los músculos implicados en la respiración están controlados por los nervios cervicales y torácicos del tracto piramidal y naturalmente el control respiratorio es de importancia primaria para la expresión del habla.

Todo este complejo sistema de neuromecanismos interviene en la emisión y articulación de la emisión acústica del lenguaje verbal, y es de suponerse que la alteración de cualquiera de los eslabones de dicho sistema origina dificultades específicas en su expresión.

VI. ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL APARATO AUDITIVO EN RELACIÓN A LA ADQUISICIÓN DEL HABLA



El habla, como fenómeno acústico, se relaciona y coordina estrechamente con el sistema auditivo, que está especialmente equipado para recibir el código que produce la voz humana, por cuanto el habla es una secuencia de sonidos complejos que varían de continuo en intensidad y frecuencia.

El oído humano es un diminuto e ingenioso aparato preparado para recepcionar ondas sonoras y transformarlas en un código neural, cuya interpretación se realiza a nivel del cerebro. Para este fin el oído actúa como amplificador, filtro, atenuador y medidor de frecuencias, al mismo tiempo que funciona como un sistema de comunicación de varios canales.

Dentro de los confines de aproximadamente 16 cm3, nuestros oídos utilizan principios acústicos, mecánicos, electrónicos y de matemática elevada para llevar a cabo lo que hacen. Veamos una de las tantas cosas que pueden hacer los oídos, siempre y cuando el aparato auditivo no presente alguna lesión:

* Los oídos captan desde el más leve susurro hasta el atronador estruendo de un avión a reacción; es decir, una sonoridad diez billones de veces mayor. En términos técnicos, esto es un campo auditivo de unos 130 decibeles (dB).

* Los oídos tienen una enorme capacidad selectiva. En un medio de una multiplicidad de señales acústicas podemos escuchar la voz de una sola persona, o detectar en una orquesta de cien músicos si un instrumento ha emitido una nota equivocada.

* Los oídos son capaces de captar y localizar la posición de la fuente de un sonido con una exactitud aproximada de un grado. Lo hacen percibiendo las minúsculas diferencias que hay en el tiempo de llegada del sonido a cada uno de los oídos y en la intensidad con que llega a ellos. La diferencia de tiempo puede ser de tan sólo diez millonésimas de segundo, pero los oídos pueden detectar y trasmitir ese mensaje al cerebro.

* En un adulto, los oídos tienen la capacidad de reconocer y distinguir unos 400.000 sonidos diferentes, los cuales están ligados al habla, a la música y a los sonidos que producen el hombre y la naturaleza. Los mecanismos del oído analizan automáticamente las ondas sonoras y las compara con las que están acumuladas en la memoria. Así es como se puede saber si cierta nota musical procede de un violín o de una flauta, o quién es la persona que está hablando por teléfono.


VI.1. ¿COMO ES EL SISTEMA AUDITIVO?


El sistema auditivo humano es bilateral. Ambos oídos están ubicados en los huesos temporales, que son de fuerte contextura y están localizados en la base del cráneo. Los mensajes acústicos llegan hasta nuestros oídos, y estos funcionan de manera coordinada con los movimientos de la cabeza.

Este aparato auditivo se compone de tres partes: oído externo, oído medio y oído interno.


VI.2. EL OÍDO EXTERNO


El oído externo sirve de vehículo para el pasaje de las ondas sonoras del aire y canaliza hacia el interior del oído. Está formado por una parte claramente visible, denominada el pabellón de la oreja y un canal o conducto auditivo externo que termina en el tímpano. Este último vibra y transmite las vibraciones al oído medio.

El pabellón de la oreja tiene las propiedades de un megáfono. Su forma abocinada y sinuosa le permite captar y enfocar las vibraciones sonoras agudas y localizar la fuente de los sonidos. El canal auditivo externo es un tubo de unos 2,5 cm. de largo, con un volumen de 6 cm3 de aire. El tímpano está colocado, respecto al canal auditivo externo, como el parche respecto al cuerpo del tambor, con la diferencia que las vibraciones del aire llegan al tímpano desde fuera y desde dentro del tambor, siendo la membrana timpánica el límite entre el oído externo y el medio.


VI.3. EL OÍDO MEDIO


El oído medio tiene la función de transformar la vibración acústica de la onda sonora en vibración mecánica y transmitirla al oído interno.

En el oído medio se encuentran tres huesecillos: el martillo, el yunque y el estribo, los que forman una cadena cuyos eslabones se articulan y se mueven al unísono con los movimientos del tímpano. Cabe señalar, también, que esta cámara del oído medio tiene un pasaje de aire hacia la boca, al que se llama trompa de Eustaquio, el cual permite igualar la presión de aire con el oído externo.

Los tres huesecillos indicados obran a manera de palanca. El tímpano pone en movimiento al martillo y éste da movimiento al yunque, que a su vez lo transmite al estribo. La platina del estribo es la tapa de la ventana oval. El vaivén de la platina provoca un movimiento de pistón que perturba el fluido que contiene el oído interno: la endolinfa. En este punto se produce la transformación de las vibraciones de un medio sólido (huesecillos) en vibraciones en un medio líquido (fluido del conducto coclear).

Los huesecillos cumplen también una función protectora. Cuando los sonidos son muy intensos el eje de movimiento del estribo se desplaza en forma tal que el pistón rota sobre su eje sin empujar la platina. Este cambio de eje de rotación se logra por la acción de dos pequeños músculos: el tensor timpánico y el estapedio.


VI.4. EL OÍDO INTERNO


En el oído interno se encuentra la cóclea, en forma de caracol, enroscada dos vueltas y media, la que está dividida, por dentro y a lo largo, en tres compartimientos: el canal vestibular, el canal coclear y el canal timpánico. La línea divisoria entre el canal coclear y el canal vestibular la establece una lámina delgada y flexible denominada membrana de Reissner. La membrana basilar, por su parte, separa el canal coclear del canal timpánico. El canal coclear está lleno de un líquido llamado endolinfa, el cual no se comunica con los otros canales terminando en una bolsa cerrada en el extremo de la cóclea. El canal vestibular y el canal timpánico están repletos de perilinfa y ambos se comunican mediante una pequeña abertura denominada helicotrema.

Las vibraciones aéreas (sonido) son trasmitidas desde el tímpano al estribo a través de los otros huesecillos. La placa inferior del estribo vibra hacia dentro y hacia fuera de la ventana oval. Los cambios de presión en la perilinfa del canal vestibular tienen lugar a causa de dichas vibraciones, los que son también trasmitidos a la endolinfa del conducto coclear a través de la flexible membrana de Reissner. Los cambios de presión en el conducto coclear afectan al canal timpánico a través de la membrana basilar, en la que se encuentra el órgano de Corti.

VI.5. ÓRGANO DE CORTI.

Se denominó así en honor a Alfonso Corti, quien en 1851 descubrió que éste era el verdadero centro de la audición. Este órgano es una estructura receptora adosada a la membrana basilar, situada en el canal coclear. Transforma vibraciones de la membrana basilar en impulsos nerviosos cuando las células ciliadas se doblan por los movimientos de dicha membrana. El órgano de Corti se extiende a lo largo de la membrana basilar, desde su base hasta su vértice, en el cual las células ciliadas se encuentran dispuestas en hileras, siendo éstas las que transducen y comunican la información sonora al cerebro.

Las células ciliadas como receptoras sensoriales del órgano de Corti, están inervadas por terminales de células nerviosas del nervio auditivo (VIII par craneal), a través de las que se canaliza la información al cerebro. Dicho nervio comprende una porción vestibular y otra coclear. Esta última es la que conduce la información proveniente de las células ciliadas, arribando al área auditiva que ocupa la porción lateral convexa de la región temporal del cerebro, donde se selecciona, analiza y descifra lo que oímos.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

similar:

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconPersonas con discapacidad y de la lucha por una educacion inclusiva”:...

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconNormas complementarias para la aplicación y fiscalización de la cuota...

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconTraducción hecha por María Eugenia Nordenflycht

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconGuía Básica para comprender y utilizar la Convención sobre los derechos...

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconAtencion educativa de alumnos con discapacidad motriz

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconEl Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (tdah) afecta...

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconBebida alcolica preparada a base de nectar de tuna”

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconProyecto de Reglamentación de la Ley N° 29973, Ley General de las Personas con Discapacidad

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconProyecto de Reglamentación de la Ley N° 29973, Ley General de las Personas con Discapacidad

Separata preparada para la Maestría en Gerencia y Atención a Personas con Discapacidad por Fonoaudióloga María Eugenia Guillén Escalera, en base a capítulos de iconFekoor organiza el IX foro Mujer y Discapacidad que se celebrará...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com