1 Prefacio




descargar 0.94 Mb.
título1 Prefacio
página5/9
fecha de publicación08.02.2016
tamaño0.94 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Indicadas [B]


Se interpretan junto con una RX de tórax simultánea. Puede ser preciso aclarar datos dudosos (por ejemplo, probabilidad intermedia). Algunos servicios recurren a la ecografía para evidenciar trombos en las venas de las piernas, como prueba complementaria. En casi todos los casos, una prueba de la vascularización por MN permite descartar la tromboembolia pulmonar. Se está empleando cada vez más la TC helicoidal como prueba inicial, especialmente con pacientes que presentan cardioneumopatía concomitante, y antes que la angiografía pulmonar.

E4

Sospecha de pericarditis por posible derrame pericárdico

RX de tórax [I]

Indicada [B]

Puede ser normal; no determina el volumen ni el efecto del derrame.

E5




Ecografía [0]

Indicada [B]

Es de gran precisión: puede necesitarse urgentemente para un posible taponamiento cardíaco; puede poner de manifiesto la mejor vía de acceso para el vaciado. A veces se necesita la TC ante calcificaciones, loculaciones, etc.




Sospecha de valvulopatía

RX de tórax [I] y ecocardiogra-fía [0]

Indicadas [B]

Para la evaluación inicial y si cambia el cuadro clínico.

E6

Deterioro clínico consecutivo a infarto de miocardio

Ecocardiogra-fía [0]

Indicada [B]

La ecografía puede poner de manifiesto complicaciones que pueden resolverse (comunicación interventricular, ruptura del músculo papilar anterior, aneurisma, etc.).

E7

Seguimiento de pacientes cardiópatas o hipertensos

RX de tórax [I]

No sistemáticamente indicada [B]

Sólo si cambian los signos o síntomas, caso en que puede ser útil compararla con la RX de tórax realizada cuando acudió el paciente.

E8

Posible aneurisma de la aorta abdominal

Ecografía aórtica [0]

Indicada [A]

Útil para el diagnóstico, la determinación del diámetro máximo y el seguimiento. Es preferible la TC si se sospecha un escape, pero sin retardar la intervención quirúrgica urgente.

E9




TC [III] o RMN [0]

Indicada [A]

TC (especialmente helicoidal) y RMN por la relación con las arterias renales e ilíacas. No deja de aumentar la demanda de información anatómica detallada, pues se sopesa cada vez más la posible realización de una endoprótesis vascular percutánea.




Posible trombosis de una vena profunda

Ecografía [0] de las venas de la pierna

Indicada [A]

Más sensible con Doppler codificado en color. Se detectan casi todos los trombos de trascendencia clínica. Se va adquiriendo experiencia en ecografía para trombos de las venas profundas de la pierna. Puede poner de manifiesto otras lesiones.

E10




Flebografía [II]

No sistemáticamente indicada [C]

Grandes variaciones, en función de la experiencia en ecografía y de las pautas terapéuticas locales.




Isquemia del miembro inferior

Arteriografía [III]

Exploración especializada [A]

Las pautas locales se determinan en colaboración con los cirujanos vasculares, en particular por lo que respecta a las intervenciones terapéuticas. Algunos servicios recurren a la ecografía como primera prueba. Se está trabajando en la TC helicoidal y en la RMN.

E11

Estudio miocárdico

MN [III]

Indicada [A]

La MN es el estudio más establecido para evaluar la vascularización miocárdica. Sólo algunos servicios disponen de RMN cardíaca.

E12

F. Tórax













Dolor torácico inespecífico

RX de tórax [I]

No indicada en un primer momento [C]

Las enfermedades como la condritis costal no dan signos de anormalidad en la RX de tórax. La finalidad principal es tranquilizar al paciente.

F1

Traumatismo torácico

RX de tórax [I]

No sistemáticamente indicada [C]

Poner de manifiesto una fractura costal no modifica su tratamiento (véase sección K, traumatismos).

F2

Reconocimientos médicos previos a un empleo, o detección sistemática

RX de tórax [I]

No sistemáticamente indicada [B]

Injustificada, salvo en unas pocas categorías de riesgo (por ejemplo, inmigrantes vulnerables sin RX de tórax reciente). Algunas hay que hacerlas por razones profesionales (diversos ejemplos) o de emigración (categoría 2 en el Reino Unido).

F3

Preoperatorio

RX de tórax [I]

No sistemáticamente indicada [B]

Excepto antes de cirugía cardiopulmonar, posible ingreso en UCI, sospecha de tumor maligno o de tuberculosis. Los anestesistas piden también a veces RX de tórax de los pacientes con disnea, de los cardiópatas y de los muy ancianos. Muchos de los pacientes aquejados de cardioneumopatías disponen de RX de tórax recientes. En esos casos no suele ser necesario repetir la RX.

F4

Rinofaringitis

RX de tórax [I]

No sistemáticamente indicada [C]




F5

Enfermedades obstructivas crónicas de vías respiratorias, o asma; seguimiento

RX de tórax [I]

No sistemáticamente indicada [B]

Sólo si han cambiado los signos o los síntomas.

F6

Seguimiento de la neumonía del adulto (para los niños, véase la sección M)

RX de tórax [I]

Indicada [A]

Para confirmar que ya no hay obstrucción, etc. No tiene sentido repetir las pruebas a intervalos menores de 10 días, pues la desobstrucción puede ser lenta (especialmente en los ancianos).

F7

Posible derrame pleural

RX de tórax [I]

Indicada [B]

Puede pasar por alto un derrame pequeño, en particular en la RX posteroanterior de tórax.

F8




Ecografía [0]

Indicada [B]

Para comprobar la consistencia del líquido y para guiar la punción aspirativa. A veces se necesita la TC para circunscribir mejor el derrame, evaluar sus componentes sólidos, etc.




Hemoptisis

RX de tórax [I]

Indicada [B]

Posteroanterior y lateral.

F9




TC [III]

Exploración especializada [B]

Muchos servicios recurren primero a la TC y luego a la broncoscopia; está aumentando el empleo de la TC en primer lugar (véase L7, cáncer). Piense en la broncoarteriografía en casos de hemoptisis masiva.




Paciente de UCI o de una unidad de hemodiálisis

RX de tórax [I]

Indicada [B]

La RX de tórax es muy útil si se han modificado los síntomas, o para colocar o retirar un aparato. Cada vez se pone más en tela de juicio la procedencia de una RX de tórax diaria sistemática.

F10

Posible enfermedad pulmonar inadvertida

TC [II]

Indicada [B]

La TC de alta resolución puede poner de manifiesto anomalías que no aparecieron en la RX de tórax, especialmente enfermedades intersticiales.

F11




MN [II]

Exploración especializada [B]

La MN permite evaluar la actividad de la enfermedad (por ejemplo, medir la permeabilidad en caso de alveolitis) y controlar el efecto del tratamiento.

F11

G. Aparato digestivo













Tubo digestivo













Dificultad para la deglución

Esofagografía [II]

MN [I]

Indicada [B]
Exploración especializada [B]

La esofagografía sigue recomendándose antes de una posible endoscopia; así se circunscriben adecuadamente las lesiones y se pone de manifiesto el grado de obstrucción que causa la estenosis y su longitud. Quedan bien patentes membranas y divertículos. Las estenosis leves pueden ponerse de manifiesto mediante una prueba con bolo. Los trastornos de la motilidad requieren una radioscopia detallada o MN. Puede procederse a una esofagografía en vídeo cuando se sospecha una disfunción faríngea, en colaboración con logopedas.

G1

Dolor torácico por posible hernia de hiato o reflujo

Esofagografía / papilla baritada [III]

No sistemáticamente indicada [C]

Estas pruebas son útiles para poner de manifiesto la hernia, el reflujo y sus complicaciones, pero no todos los pacientes las necesitan. El reflujo es habitual, y no es necesariamente la causa del dolor. La MN puede ser demasiado sensible. Suele considerarse que el control del pH es la «regla de oro» para el reflujo ácido, pero no brinda información anatómica. Como mejor se detectan la metaplasia y la esofagitis es mediante endoscopia, que a la vez permite la biopsia. Está aumentando el recurso a la esofagografía previa a la corrección quirúrgica del reflujo.

G2

Sospecha de perforación esofágica

RX de tórax [I]

Indicada [B]

La RX de tórax puede ser suficiente, salvo que se prevea circunscribir la lesión para su corrección quirúrgica.

G3




Esofagografía [II]

Exploración especializada [B]

Hay que realizarla con medios de contraste hidrosolubles y no iónicos. Algunos servicios emplean la TC.




Hemorragia digestiva aguda: hematemesis

RX de abdomen [II]

No sistemáticamente indicada [B]

No presenta interés.

G4




Esofagografía [II]

No sistemáticamente indicada [A]

La endoscopia permite el diagnóstico de las lesiones esofágicas y gastroduodenales, la escleroterapia de las varices, etc. La esofagografía excluye la angiografía.







MN [II] (investigación de los eritrocitos)

Exploración especializada [B]

Después de la endoscopia. La MN permite detectar un flujo hemorrágico de hasta 0,1 ml/min. Es de más sensibilidad que la angiografía. La investigación de los eritrocitos es de gran utilidad en caso de hemorragia intermitente.







Arteriografía [III]

Exploración especializada [B]

Si se planea la cirugía u otra intervención (por ejemplo, un taponamiento mecánico con balón) frente a una hemorragia incoercible.




Dispepsia en un paciente joven (de menos de 45 años)

Diagnóstico por la imagen (papilla baritada [II] o

endoscopia [0])

No sistemáticamente indicada [C]

Casi todos los pacientes menores de 45 años pueden tratarse sin recurrir a pruebas complementarias complejas, con un tratamiento de prueba (contra la úlcera o el reflujo). Papilla baritada o endoscopia en casos rebeldes al tratamiento. Entre las señales de alarma que deben incitar a una exploración precoz figuran: adelgazamiento involuntario, anemia, anorexia, hemorragia digestiva, dolor que exige hospitalización, antinflamatorios no corticoesteroideos, vómitos o ausencia de mejoría después de un tratamiento contra el Helicobacter pylori.

G5

Dispepsia en un paciente mayor (de más de 45 años)

Diagnóstico por la imagen (papilla baritada [II] o endoscopia [0]

Indicada [C]

La endoscopia suele ser la exploración de elección, pero la papilla baritada sigue siendo una alternativa razonable, que cabe considerar si persisten los síntomas después de un resultado negativo. La preocupación principal es la detección de un cáncer incipiente, especialmente un tumor submucoso.

G6

Seguimiento de una úlcera

Esofagografía [II]

No sistemáticamente indicada [B]

La retracción cicatricial impide una evaluación precisa. Se prefiere la endoscopia para confirmar la curación completa y para obtención de piezas de biopsia (por ejemplo, Helicobacter pylori, etc.) en caso necesario. Algunos servicios recurren a la MN (prueba respiratoria con carbono-14) para evaluar el efecto del tratamiento del Helicobacter pylori.

G7

Intervención quirúrgica previa (reciente) en el aparato digestivo

Estudio con un medio de contraste hidrosoluble

Indicada [B]

Para evaluar la anastomosis y el tránsito esofagogastroduodenal.

G8

Intervención quirúrgica previa (antigua) en el aparato digestivo

Esofagografía [II]


No sistemáticamente indicada [B]


Como mejor se evalúa el estómago restante es por endoscopia (gastritis, úlcera, tumor recidivante, etc.). Pueden ser necesarias técnicas de imagen multiseccionales (ecografía, TC, etc.) para evaluar la implicación extraparietal. La ecografía endoscópica puede poner de relieve la afectación submucosa recurrente.

G9



MN [II]


Exploración especializada [B]

La MN puede suministrar datos funcionales del vaciado.




Hemorragia intestinal crónica o recurrente

Estudio del tránsito del intestino delgado con papilla baritada [II]

No indicada en un primer momento

[C]

Sólo después de las técnicas de imagen de todo el aparato digestivo (tránsitos o endoscopia).

G10




MN [II] (investigación de los eritrocitos o del divertículo de Meckel) o arteriografía [III]

Exploración especializada [B]

Cuando todas las demás pruebas dan negativo.




Dolor abdominal agudo por posible perforación u oclusión

RX de tórax [I] (en bipedestación)

y RX de abdomen [II]
TC [II]

Indicada [B]

Exploración especializada [B]

RX de abdomen en decúbito lateral para poner de manifiesto aire libre si se ha hecho una RX de tórax en decúbito supino. La RX de abdomen en decúbito supino suele bastar para establecer el diagnóstico y señalar el punto anatómico de oclusión. Piense en una RX de abdomen en bipedestación si la RX de abdomen en decúbito supino es normal y hay fuerte presunción clínica de oclusión. Va aumentando el uso de la TC en estos casos para establecer el lugar y la causa de la oclusión.

G11

Oclusión del intestino delgado

Estudios con medios de contraste [II] o TC [III]

Exploración especializada [B]

Las pruebas con medios no iónicos pueden mostrar tanto la localización como el grado de oclusión. En algunos servicios se emplea para ello la TC, que puede determinar el nivel y la causa probable.

G12

Oclusión crónica o recurrente del intestino delgado

Estudio del tránsito del intestino delgado con papilla baritada [II]

Indicada [B]

El enema opaco del intestino delgado es la prueba de elección.

G13

Sospecha de enfermedad del intestino delgado (por ejemplo, enfermedad de Crohn)

Estudio del tránsito del intestino delgado con papilla baritada [II]

Indicada [C]

La dosis de radiación es menor con la prueba de tránsito intestinal que con el enema opaco. Algunos servicios emplean la ecografía y/o la TC para evaluar la pared intestinal.

G14




MN (estudio de los leucocitos) [III]

Exploración especializada [B]

La gammagrafía de leucocitos radiomarcados pone de manifiesto la actividad y la amplitud de la enfermedad, como complemento a las papillas baritadas. La TC y la RMN se reservan para las complicaciones.




Sospecha de tumor en el intestino grueso o de enfermedad intestinal inflamatoria: dolor, hemorragia, cambio de los hábitos defecatorios, etc.

Enema opaco [III]

Indicada [B]

Obsérvese que el doble contraste baritado sólo es útil si se ha preparado el intestino adecuadamente. Además, hay que someter a todos los pacientes a un tacto rectal para determinar la conveniencia de un enema opaco y para descartar un tumor rectal. Las prácticas correctas exigen realizar una sigmoidoscopia antes de proceder a un enema opaco, que no se llevará a cabo antes de transcurridos 7 días de una biopsia transparietal por sigmoidoscopia rígida. Las biopsias tomadas por sigmoidoscopia flexible suelen ser superficiales y tener bajo riesgo de perforación (el tiempo ideal de espera son 48 horas). En algunos servicios se comienza por la colonoscopia, y se deja el enema opaco para pruebas difíciles o incompletas. En otros, se recurre a la TC en pacientes ancianos delicados. Si bien el síndrome del colon irritable es la causa más frecuente de la modificación de las costumbres defecatorias, son precisos el enema opaco o la colonoscopia para descartar otras causas.

G15

Oclusión aguda del intestino grueso

Enema opaco [III]

Exploración especializada [B]

Una prueba con monocontraste (el caso ideal es el de un medio de contraste hidrosoluble) puede poner de manifiesto la zona estenosada y permitir descartar una «falsa oclusión». Algunos servicios emplean la TC, que puede indicar la causa probable.

G16

Colopatía inflamatoria

RX de abdomen [II]

Indicada [B]

Suele bastar para la evaluación.

G17




MN (estudio de los leucocitos) [III]

Indicada [B]

La gammagrafía de leucocitos radiomarcados es la mejor exploración, pues pone de manifiesto la actividad y la amplitud de la enfermedad.







Enema opaco [III]

No sistemáticamente indicado [B]

El enema opaco es peligroso si hay megacolon tóxico. Puede procederse a un enema sin preparación en algunos casos, tras consultar con los radiólogos.




Colopatía inflamatoria: seguimiento a largo plazo

Enema opaco [III]

No sistemáticamente indicada [B]

Se prefiere la colonoscopia de seguimiento para detectar carcinomas incipientes en las personas muy vulnerables, aunque sigue usándose mucho el enema opaco, especialmente tras cirugía intestinal compleja. También se prefiere el enema opaco para evaluar fístulas, etc.

G18

Problemas abdominales generales













Dolor abdominal agudo (que exige ingreso en un hospital y sopesar la posibilidad de operar)

RX de abdomen [II] y RX de tórax (en bipedestación) [I]

Indicadas [B]

Las pautas locales dictarán el comportamiento a seguir. Suele bastar una RX de abdomen en decúbito supino (distribución de gases, etc.). La RX de abdomen en bipedestación no está sistemáticamente indicada. Se está utilizando cada vez más la TC en estos casos como prueba «comodín». La ecografía se usa mucho para el estudio preliminar.

G19

Tumor palpable

RX de abdomen [II]

No sistemáticamente indicada [C]




G20




Ecografía [0]

Indicada [B]

La ecografía suele resolver el problema y es muy fiable con pacientes delgados, en el hipocondrio derecho y en la pelvis.







TC [III]

Indicada [A]

Una alternativa es la TC, que es útil para descartar una lesión y da muy buenos resultados en pacientes obesos.




Malabsorción

Estudio del intestino delgado con papilla baritada [II]

No sistemáticamente indicada [B]

Para el diagnóstico de celiaquía no se necesitan técnicas de imagen, pero pueden estar indicadas en caso de diverticulosis del yeyuno, o si la biopsia es dudosa o no arroja resultados anormales. La TC puede ser mejor ante una sospecha de linfoma.

G21




MN [I]

Exploración especializada [B]

Muchas pruebas de MN pueden servir para el diagnóstico de malabsorción. Algunas de ellas no son radiológicas (por ejemplo, la prueba respiratoria con carbono-14).




Sospecha de apendicitis

Diagnóstico por la imagen

Exploración especializada [C]

Las pautas varían mucho en función del personal, de los equipos disponibles y de la constitución física del paciente. El diagnóstico de la apendicitis suele ser clínico. Las técnicas de imagen (por ejemplo, la ecografía con gradiente de compresión) pueden ayudar en casos dudosos, o para establecer el diagnóstico diferencial con lesiones ginecológicas. Lo mismo ocurre con la MN (gammagrafía de leucocitos radiomarcados) y con la TC específica del apéndice. Para niños y mujeres jóvenes se recomienda la ecografía.

G22

Estreñimiento (para los niños, véase la sección M)

RX de abdomen [II]

No sistemáticamente indicada [C]

La RX de abdomen muestra en muchos adultos sanos abundante material fecal. Aunque ello pueda deberse a un tránsito más lento, es imposible evaluar su significación sólo con la RX de abdomen, que, sin embargo, puede ayudar a algunos especialistas (geriatras, por ejemplo) en casos rebeldes.

G23

Posible septicemia abdominal; fiebre idiopática

Ecografía [0], TC [III] o MN [III]

Indicada [C]

Consulte con los radiólogos; Depende mucho de las prácticas locales y de la disponibilidad de especialistas. A menudo se comienza por la ecografía (por su rapidez y su bajo coste), que puede ser concluyente, sobre todo cuando hay signos de circunscripción. Es excelente para el espacio subdiafragmático, la fosa subhepática y la pelvis. Globalmente, la TC parece ser la mejor prueba: permite confirmar o descartar la infección o la presencia tumoral; permite la biopsia de adenopatías o del tumor y el vaciado de derrames (en particular, en el posoperatorio reciente). La MN es muy útil cuando no hay circunscripción: la gammagrafía de leucocitos radiomarcados conviene en la septicemia posquirúrgica; el galio (Ga-67) se acumula en la localización tumoral (por ejemplo, en caso de linfoma) e infecciosa.

G24

Hígado, vesícula biliar y páncreas













Posibles metástasis hepáticas

Ecografía [0]
TC [II] o RMN [0]


Indicada [B]
Exploración especializada [B]

La ecografía pone de manifiesto la mayor parte de las metástasis y permite la biopsia. La ecografía debe ser la primera exploración, si bien las metástasis pueden presentar la misma capacidad de reflexión que el parénquima hepático, con lo que no se visualizan. La TC o la RMN sirven para seguir descartando, cuando la ecografía es dudosa o no presenta anomalías, contra lo que cabría esperar, y también cuando se necesita una estadificación completa o se prevé una hepatectomía parcial (véase L13, cáncer). Va despertando interés la TC helicoidal en fase dual. Se está usando más la RMN. Hay cierto interés por la MN (análogos de la somatostatina y TEP).

G25

Sospecha de hemangioma hepático (por ejemplo en la ecografía)

RMN [0] o TC [III]

Indicada [B]

La RMN, la TC y la MN son fiables para evidenciar otras características del hemangioma, así como muchas otras lesiones hepáticas aisladas.

G26




MN (estudio de los eritrocitos) [III]

Exploración especializada [B]







Ictericia

Ecografía [0]

Indicada [B]

Permite observar la dilatación de vías biliares, que puede ser ligera al principio de una obstrucción o de una colangitis esclerosante. Pone de manifiesto la litiasis biliar y casi todas las formas de hepatopatía. También muestra el nivel y la causa de cualquier obstrucción del colédoco. Comente con el radiólogo cualquier intervención subsiguiente (TC, CPRE, CPRMN, etc.).

G27

Sospecha de colecistopatía (por ejemplo, cálculos biliares)

RX de abdomen [II]

No sistemáticamente indicada [C]

Sólo en torno a un 10% de los cálculos biliares aparecen en las RX simples.

G28




Ecografía [0]

Indicada [B]

La ecografía permite también evaluar otros órganos. Raramente se necesita ya la colecistografía (a veces, si las imágenes ecográficas son malas). Puede necesitarse la TC o la endoscopia para una mejor delimitación. Va adquiriendo más relevancia la CPRMN.







MN [II]

Exploración especializada [B]

La gammagrafía de vías biliares pone de manifiesto la obstrucción del conducto cístico en la colecistitis aguda. Es también útil en la colecistitis crónica.




Pancreatitis aguda

RX de abdomen [II]

No sistemáticamente indicada [C]

A menos que haya duda en el diagnóstico, en cuyo caso es precisa una RX de abdomen para descartar otras causas de dolor abdominal agudo (véase G19). Algunos pacientes que acuden con pancreatitis aguda tienen una pancreatitis crónica subyacente que puede dar lugar a calcificaciones que se ven en la RX de abdomen.

G29




Ecografía [0]

Indicada [B]

Para poner de manifiesto una litiasis y para el diagnóstico y el seguimiento de seudoquistes. Muy buenos resultados con pacientes delgados.







TC [III] o RMN [0]

No sistemáticamente indicadas [B]

Se reservan para casos graves (valoración de la amplitud de la necrosis), pacientes que no mejoran con el tratamiento o cuando el diagnóstico es dudoso. La TC puede ayudar a predecir la morbilidad y la mortalidad. Algunos servicios recurren a la RMN, sobre todo cuando es probable que haya que realizar un seguimiento repetido.




Pancreatitis crónica

RX de abdomen [II]

Indicada [B]

Para evidenciar la calcificación.

G30




Ecografía [0] o TC [IV]

Indicadas [B]

La ecografía puede ser concluyente en pacientes delgados; La TC es útil para poner de manifiesto la calcificación.







Colangiopan-creatografía retrógrada endoscópica (CPRE) [II] o por RMN [0]

Exploración especializada [C]

La CPRE muestra la morfología de los conductos, pero presenta un riesgo considerable de pancreatitis aguda, por lo que va adquiriendo más relevancia la CPRMN.




Escape postoperatorio de vías biliares

MN [II]


Indicada [C]


Después de que la ecografía haya mostrado la anatomía del derrame, una prueba de MN (con ácido 99mTc-iminodiacético, [HIDA]) pondrá de manifiesto la actividad en el punto del escape. También se emplea la CPRMN. La CPRE muestra la anatomía del derrame y puede permitir la intervención (por ejemplo, endoprótesis).

G31

Sospecha de tumor pancreático

Ecografía [0], TC [III] o RMN [0]

Indicadas [B]


Especialmente con pacientes delgados, también en caso de lesiones en la cabeza y el cuerpo. Va aumentando el uso de la ecografía endoscópica y laparoscópica. La TC (o la RMN) da buenos resultados con pacientes obesos, si la ecografía es dudosa o cuando es necesaria una estadificación precisa. También pueden estar indicadas la CPRE o la CPRMN. La MN (por ejemplo, TEP) puede contribuir al diagnóstico diferencial entre carcinoma y pancreatitis.

1.1.1.G32


Sospecha de insulinoma

Diagnóstico por la imagen

Exploración especializada [B]

Cuando los análisis bioquímicos son convincentes. La RMN se está imponiendo como la mejor exploración, mientras la TC helicoidal en fase arterial da resultados prometedores. Suele esperarse a tener dos resultados positivos (de TC, MN, RMN o angiografía) antes de operar. También es útil la ecografía endoscópica o intraoperatoria.

G33

H. Glándula suprarrenal y aparato genitourinario













Hematuria, macroscópica o microscópica

Ecografía [0] + RX de abdomen [II] o UIV [II]

Indicadas [B]

Existen muy diversas pautas locales. Hay que trabajar en colaboración con los nefrólogos y urólogos. En muchos sitios, la ecografía y la RX de abdomen son los estudios iniciales. Si son negativos, el UIV aún está indicado en pacientes con hematuria macroscópica continua. A la inversa, los pacientes con UIV y cistoscopia normales con hemorragia persistente deben someterse a una ecografía, pues el UIV puede no poner de manifiesto un tumor renal, mientras que la ecografía evidencia a veces una lesión vesical que la cistoscopia no reveló.

H1

Hipertensión (sin indicios de nefropatía)

UIV [II]

No sistemáticamente indicado [A]

El UIV no indica la estenosis de la arteria renal. Véase H3.

H2

Hipertensión de adultos jóvenes, o resistente al tratamiento

Econefrogra-fía [0]

Indicada [B]

Para evaluar el tamaño relativo del riñón y las características del parénquima. La ecografía Doppler no es lo suficientemente sensible para una detección sistemática.

H3




Renografía por MN [II]
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

1 Prefacio iconPrefácio

1 Prefacio iconPrefacio

1 Prefacio iconPrefacio

1 Prefacio icon8 Bibliografía 0 Prefacio

1 Prefacio iconPrefacio a la edición de 1976

1 Prefacio iconLibro uno bella prefacio

1 Prefacio iconLibro uno bella prefacio

1 Prefacio iconBibliografíA 271 prefacio a la edición de 1976 El presente libro...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com