Bibliografía marco teórico




descargar 100.38 Kb.
títuloBibliografía marco teórico
página2/3
fecha de publicación28.10.2015
tamaño100.38 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Derecho > Bibliografía
1   2   3

Marco teórico
Luego de haber visto estos factores se puede concluir que una de las principales causas del aislamiento en le tercera edad es la pérdida de funcionalidad que se adquiere por el simple pasar del tiempo, sin embargo, ya está claro que, y como dice John Medina en el Reloj de la edad, un régimen de ejercicio es beneficioso para la salud humana cuando envejecemos y mejora mucho la calidad de vida en una edad avanzada”. De aquí surge la necesidad de tratar el aislamiento biológicamente puesto que una persona con buen estado de salud, tiene mayor capacidad de hacer vida social.
Situación en los ancianatos en Bogotá.
Los ancianatos se diferencian más por la cantidad y la calidad de servicios, que por la cantidad y la calidad de pacientes, por ello, aunque existe cierta estratificación no es muy claro el rango de alcance económico de los residentes de estos hogares.

Es así, como se encuentran grandes hogares geriátricos en los que viven más de 50 personas, con un mínimo de edad de 55 años. En estos hogares, se manejan espacios individuales amplios, las comodidades en las habitaciones son notables, el acceso a llamados urgentes es fácil, y la rutina alimentaría es la ideal. Allí existen rutinas de fisioterapia especializadas para cada tipo de residentes, existen espacios pensados para la fácil movilización de los ancianos, sean ellos autónomos o no y existen lugares de ejercicio, de entretenimiento y de simple contemplación que llevan a una facilitan la socialización entre ellos.

Aquí las rutinas de ejercicios están tutoriadas, es decir, existen un mediador entre el ejercicio- el objeto- y el anciano, y por otro lado, la mayoría de estas rutinas se hacen individualmente aunque hay residentes que pueden formar parte de un grupo determinado de personas que necesitan esas rutinas. Estas rutinas generales en los residentes “funcionales”, son llamadas “rutinas de fisioterapia preventiva” y consisten en una clase de ejercicios y masajes que pretenden mantener los músculos y las articulaciones en un buen estado, mantener o mejorar la fuerza, igualmente, mantener o mejorar el equilibrio, la movilidad, la resistencia cardiovascular y pulmonar y la coordinación.

Aquí las actividades están planteadas dentro de un programa, tutoriadas por fisioterapeutas y mediadas por objetos típicos de fisioterapia. En cambio, encontramos otros ancianatos en los cuales se hacen adaptaciones de casas para el cuidado de personas de la tercera edad. El número de residentes es muy reducido, trabajan con un mínimo de 8 personas, que en algunos casos subió hasta 16 y en otros descendió hasta 6.

Las actividades están programadas pero con un número menor de veces por semana, la cantidad de tutores para estas actividades es mínima y en algunos casos no se trata de fisioterapeutas sino de los mismo directores de el hogar, e igualmente en algunos hogares ni siquiera hay actividades programadas.

Pero el problema del aislamiento sigue existiendo en todos los tipos de hogares puesto que es muy pocas ocasiones actividades como estas son realizadas en grupo, no se estimula a la persona de la manera adecuada para el esparcimiento en grupo y para el auto-cuidado de su salud. También, es de destacar la presencia de objetos para fisioterapia no identificables por el grupo, así como la inexistencia de estos en algunos casos.
El ánimo en los residentes funcionales en Hogares geriátricos de Bogotá
El estado de ánimo es muy importante para generar aprendizaje y conocimiento en cualquier etapa de la vida. Las personas de edad tienen habilidades iguales, según la teoría de Arnhoff, y a través de la inducción y motivación sus comportamientos pueden ser modificados; “pueden ser dirigidos a una meta que puede guiar y adoptar el comportamiento”. Este comportamiento a modificar es el que el anciano tiene hacia el ejercicio como actividad de esfuerzo no productivo ni reproductivo y como actividad de socialización, siendo esta socialización de poco interés para ellos. Según Arnhoff, “el individuo tiende hacia ensimismarse. El interés en su bienestar le hace descuidar sus relaciones interpersonales”. Pero esto puede ser modificado. Ahora, es de destacar la importancia que tiene la salud para las personas de la tercera edad; Olga mercedes Pineda, en su libro Estilos de socialización de los abuelos, en el cual hace un sondeo de los intereses de estas personas, permite ver la preocupación que existe por la salud, tanto ajena como propia. Por lo tanto, el hacerles ver los beneficios que dicha actividad trae a su organismo y las ventajas que el uso del objeto proporciona para la obtención de esos resultados, va a ser una característica a tener en cuenta al trabajar el la concepción del objeto.

Por otro lado, tanto Welford como Arnhoff, señalan que “el viejo es mejor en el aprendizaje para el uso, que el nivel intelectual es alto y que posee una gran habilidad de compensar cualquier cambio que pueda tender a empeorar su ejecución y muestra una ordenación automática e inconsciente de sus actividades para hacer mejor uso de las capacidades que poseen”. Esto quiere decir que el objeto deberá crear interés en personas de alto nivel intelectual, debe generar gestos de usos capaces de adquirir una ordenación automática, que a la vez, exija a la persona a desarrollar una clase de movimientos capaces de generar ese ejercicio de mantenimiento al que se pretende llegar.

El ser capaz de automatizarse en su gesto, va a permitir un esfuerzo mental menor, que con el pasar del tiempo no va a tener mayor repercusión puesto que es probable que hallan disminuciones funcionales a nivel psicológico.

También, debido a esa pérdida de habilidad psicomotora, el tiempo de asimilación es mayor y la respuesta a un determinado estimulo se demora en producirse, lo que lleva a una cantidad menor de respuestas en un determinado tiempo, por lo tanto, la parte perceptiva del objeto debe ser clara, asimilable en un buen tiempo por el usuario y que la respuesta obvia a generar por el estímulo inducido, sea igualmente clara y efectiva.

La actividad terapéutica sirve como medio de relajación de la persona, no obstante, en necesario que la persona se encuentre en este estado para una mejor efectividad de los ejercicios, Crucen en el libro “Medicina Física y rehabilitación”, explica que debido a los ejercicio de estiramiento y tensión de los músculos, la persona debe sentirse cómoda cuando se encuentre en dicha rutina. Pero, a esta edad encontramos que el individuo se siente más satisfecho disminuyendo su interacción con el ambiente y ocupándose más de su propia forma de ver la vida, ellos compensan fácilmente alguna perdida de capacidad con otra actividad, bien sea física o mental, por lo tanto, la persona se va a encontrar en una disposición relajada frente a algún acontecimiento, sin embargo, el tutor va a contribuir a motivar hacia esa actividad capaz de mover hacia un fin beneficioso ayudado por el objeto y, además, el objeto o el sistema de objetos deben generar una apropiación que impulse al anciano a querer ir a realizar su rutina, eso implica movilidad y no quietud, pues la quietud implica pérdida de capacidades y más adelante la muerte. Es importante que la actividad terapéutica y los objetos, causen efectos notables por el individuo, pues deben hacerle ver la importancia y la necesidad de un régimen diario de ejercicio, pues bien lo ha dicho Medina, “la actividad física regular garantiza que no seremos tan propensos a padecer ciertos efectos colaterales del deterioro general… Garantiza que no seremos tan propensos a los paros cardiacos, a la hipertensión y enfermedades asociadas a la vida sedentaria”.
Fisioterapia como recurso en la solución del problema.
Según Medina, una rutina adecuada de ejercicio diaria es de esencial importancia en la calidad de vida de las personas y más tratándose de adultos mayores. Estas rutinas de ejercicio son posibles gracias a la intervención de la fisioterapia. Esta se encarga de los procedimientos físicos científicos utilizados en el tratamiento de pacientes con una incapacidad, enfermedad, o lesión, con el fin de alcanzar y mantener la rehabilitación funcional y de evitar una disfunción o deformidad. Los tratamientos están diseñados para reducir al máximo la incapacidad física residual, para acelerar la convalecencia, y para contribuir a la comodidad y bienestar del paciente. La fisioterapia se prescribe en pacientes con trastornos ortopédicos, neurológicos, vasculares y respiratorios, que pueden ser congénitos, incapacidades adquiridas por enfermedades o traumatismos, o disfunciones hereditarias.

Las rutinas fisioterapéuticas son llevadas a cabo en espacios adecuados para la disposición de todos los elementos básicos que ayudan a los ejercicios, es allí en donde todo el sistema de objetos existentes para fisioterapia toman lugar y adquieren sus valores semánticos y simbólicos que el individuo reconoce al entrar en ellos. En los hogares geriátricos estos espacios no están adecuados para la actividad y los sistemas de objetos llegan a ocupar un 10% de lo necesario para esa rutina adecuada de ejercicios. Pero es de señalar que existen espacios arquitectónicos suficientes para la adecuación en pro de la actividad fisioterapeuta. Todos los objetos a proponer deben ser capaces de ayudar a la actividad fisioterapéutica de diferentes formas (bimodalidad) y de contribuir a un mejor aprovechamiento del espacio ya que en estas casas los espacios capaces de ser adecuados no son tan amplios.
Fisioterapia en la vejez, ejercicios, movimientos, desenvolvimiento.

Ya se ha dado la definición de la fisioterapia pero lo que aporta esta en la vejez es mantener la funcionalidad de la persona, interés del proyecto, ya que el aislamiento de los adultos mayores se debe a las incapacidades tanto físicas como perceptivas y no por voluntad propia de cada uno de ellos. Por lo tanto los objetos entran a ser parte de una rutina fisioterapéutica en donde la gimnasia y las actividades básicas neuropsicológicas van a colaborar en el mantenimiento de la funcionalidad del adulto mayor para facilitar la socialización tanto dentro como fuera del hogar.

Los ejercicios de gimnasia ayudan a:

  1. mantener un bienestar físico y mental

  2. Corregir un deterioro terapéutico

  3. Disminuir el dolor

  4. Mantener la función muscular

Mientras que las actividades básicas neuropsicológicas ayudan a:

  1. Reforzar el mantenimiento mental

  2. Mantener un nivel de atención normal

  3. Mantener un nivel de concentración normal

  4. Reforzar la memoria

  5. Reforzar el mantenimiento de la praxis en el anciano. (Actividades ordenadas por el cerebro o por el tutor- cuidador en la fisioterapia y en el diario vivir).

  6. En caso de niveles reducidos de demencia, sirve como apoyo para las capacidades conservadas.


En este caso, el sistema de objetos debe permitir actividades de gimnasia y neuropsicológicas, no de manera rotatoria sino integrada, ya que es posible que una actividad en la que el objeto sea el posibilitador, se realicen ejercicios físicos y neuropsicológicos al mismo tiempo.
Ejercicios físicos (gimnasia)
Los ejercicios físicos que deben ser posibilitados por el sistema de objetos están orientados a el mantenimiento de las capacidades cardiovasculares, pulmonares y musculares, que permiten que el anciano pueda ser independiente las actividades como el vestirse, caminar dentro y fuera del hogar y el mismo hacer de las rutinas fisioterpéuticas, es decir, mantener una movilidad, fuerza, equilibrio y coordinación suficientes para ser autónomos.

Por lo tanto los ejercicios se dividirán, dentro de la rutina fisioterapéutica en:

    1. Calentamiento

    2. Estiramiento

    3. Ejercicios de trabajo

    4. Estiramiento




  1. Los ejercicios de calentamiento incluyen movimientos de repetición prolongada como los realizados al montar en bicicleta o al trotar en donde se recomienda que todas las articulaciones entren en acción hasta que el nivel de oxigenación aumente y los músculos se calienten.

  2. Los ejercicios de estiramiento incluyen movimientos de mantenimiento de la posición por lo menos de 20 segundos con el fin de preparar el cuerpo para los ejercicios de trabajo. Estas posiciones exigen la flexión, extensión, abducción, aducción, etc, de las diferentes articulaciones del individuo a tratar.

  3. Los ejercicios de trabajo son los que realizan la labor principal de la fisioterapia, es allí en donde los movimientos son de repetición prolongada y exigen la toma de posturas para la corrección, fortalecimiento y mantenimiento de las distintas articulaciones del paciente.

  4. Los ejercicios de estiramiento incluyen los mismos movimientos ya señalados con el fin de relajar el cuerpo mientras el nivel de oxigenación y la temperatura corporal vuelve a la normalidad. Estos previenen el dolor después de la rutina fisioterapéutica.


Ejercicios de calentamiento: Los ejercicios de calentamiento usados generalmente son los de caminar, trotar y hacer bicicleta estáticamente, un mínimo de 8 minutos con variaciones en la intensidad y velocidad. Es necesario que se produzcan:

  • Rotación del cuello del pie: En bipedestación, con el pie en punta, se realiza un movimiento circular hacia adentro y luego hacia fuera. Este movimiento debe hacerse primero con un pie y luego con el otro mínimo 10 veces con cada pie.

  • Ballet: Se toma aire y se va empinando lentamente; se expulsa el aire poco a poco y se apoya en los talones hasta quedar en la posición inicial.

  • Rotación de rodillas: Se describen círculos con ambas rodillas en una misma dirección, haciéndolo primero hacia el lado derecho y luego hacia el lado izquierdo. Bipedestación, 10 veces en cada dirección.

  • Rotación de cintura: Se hace rotación del tronco hacia la derecha, cuidando siempre de mantener la cadera fija y los pies apoyados en el piso. Y luego hacia el otro lado. Bipedestación, 10 veces hacia cada lado.

  • Rotación de cadera: Ejercicio realizado con un hula- hula, rotando la cadera, en bipedestación y 10 veces hacia cada lado.

  • Rotación de hombros: Se describen círculos con ambos hombros, primero hacia delante y luego hacia atrás, como halando una ruleta. En bipedestación, 10 veces cada hombro.

  • Rotación muñeca: Se describen círculos con ambas muñecas, hacia la izquierda y derecha, como girando una perilla. En bipedestación o postura sedente, 10 veces a cada lado.

  • Rotación de cabeza: Se describen círculos con la cabeza, primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Teniendo en cuenta no llevar la cabeza hacia atrás y realizarlos con los ojos cerrados para evitar el mareo. En bipedestación o postura sedente, 5 veces a cada lado.


Ejercicios de estiramiento: Los ejercicios de estiramiento producen tensión en los tejidos musculares para aflojarlos y que asimilen mejor los ejercicios de trabajo sin lesiones de ningún tipo. Es necesario que se produzcan:

  • Estiramiento de cuello: Inclinando la cabeza hacia delante se intenta pegarla al pecho con ayuda de las manos en la nuca. Luego hacia atrás, ayudado con las manos en el mentón, y hacia los lados, colocando la mano en el lado contrario para ayudar a pegarla a los hombros. Bipedestación o sedestación.

  • Estiramiento de brazos: Por detrás de la cabeza llevar las manos hacia abajo y ayudarse con la otra mano en el codo para empujarla. Luego entrelazar los dedos, girar las manos y extender hasta donde se pueda. Bipedestación o sedestación.

  • Estiramiento de hombros: Pegar el brazo al pecho en extensión, y con el otro brazo en flexión presionar. Bipedestación o sedestación.

  • Estiramiento de aductores: Doblando el tronco con las piernas extendidas, tratar de tocar la punta de los pies. Bipedestación o sedestación.

  • Estiramiento de cuadriceps: Flexionando la rodilla y llevándola hacia el glúteo, se sujeta con la mano del mismo lado y se lleva lo más alto posible inclinando el tronco hacia delante para buscar equilibrio. Bipedestación.

  • Estiramiento del tendón de Aquiles: Se flexiona la rodilla y se apoyan los brazos en ella y se levanta la punta del pie contrario tensionando el tendón de Aquiles.


Todos los movimientos deben mantenerse por 20 segundos mínimo, tratando de relajarse y respirar profundamente.
Ejercicios de trabajo: Básicamente comprenden los trabajos de fortalecimiento en los diferentes niveles necesarios para mantener la funcionalidad en el paciente. Algunos de estos ejercicios son:

  • Fortalecimiento de cuello de pie: en bipedestación, con la cabeza erguida, los hombros ligeramente hacia atrás, espalda recta y pies ligeramente separados, realizar 10 veces:

    • Colocar pies sobre el borde externo de los mismos (cascorvo) y regresar a la posición inicial.

    • Colocar los pies sobre el borde interno de los mismos (rodillas juntas) y regresar a la posición inicial.

    • Colocar pies sobre los talones y regresar a la posición inicial.




  • Fortalecimiento de piernas: Posición igual a la anterior pero llevando los brazos al frente al nivel del pecho, y realizar :

    • Doblar rodillas lentamente hasta quedar sentado sobre talones y luego subir lentamente hasta la posición inicial. Se debe tener en cuenta la posición de la espalda al bajar, esta debe permanecer recta, y realizar 10 repeticiones.

    • Igual al anterior pero las piernas deben estar totalmente separadas. Semidoblar rodilla derecha sin levantar el pie del piso mientras estira lentamente la pierna izquierda. 10 veces hacia cada lado.

    • Con los brazos a lo largo del cuerpo y el abdomen contraído, llevar la mano derecha hacia delante y levantar en forma recta la pierna izquierda de manera que la mano derecha toque el pie izquierdo: se regresa a la posición inicial para luego hacerlo con mano izquierda y pierna derecha. 10 veces cada pierna.

    • En la misma posición y con la manos en la cintura, se lleva la pierna derecha hacia atrás con rodilla extendida, mientras que la pierna izquierda debe estar totalmente apoyada en el piso, se sostiene el movimiento y se regresa a la posición inicial para luego hacerlo con la pierna izquierda. 10n veces con cada pierna.




  • Flexión de columna: Con la cabeza erguida, hombros ligeramente hacia atrás, brazos a lo largo del tronco, espalda recta, pies ligeramente separados y abdomen contraído; inclinar el cuerpo hacia delante, dejar descolgar brazos y relajarlos, luego regresar a la posición inicial.

  • Inclinación de columna: Cabeza erguida, hombros ligeramente hacia atrás, brazo derecho levantado, espalda recta, pies ligeramente separados, abdomen contraído. Inclinar el cuerpo hacia el lado izquierdo con el brazo derecho levantado, mientras que la mano izquierda se va resbalando sobre la pierna izquierda, se regresa a la posición inicial levantando el brazo izquierdo. 10 veces a cada lado.

  • Flexión para cuello: Igual al de estiramiento solo que con repeticiones y mayor continuidad. Igualmente haciendo los movimientos en los cuatro sentidos.

  • Fortalecimiento de abdomen: En supinación:

    • Levantar las dos piernas al tiempo, se sostiene el movimiento y luego se bajan las piernas lo más despacio que se pueda. Repetirlo 10 veces.

    • Con rodillas dobladas, se realiza extensión de rodillas y sin apoyar los pies en el piso, se regresa a la posición inicial. Repitiendo 10 veces.

    • Con piernas flexionadas y brazos extendidos por encima de la cabeza, traer hacia delante los brazos sin hacer fuerza en ellos hasta tocar las rodillas. Se sostiene el movimiento y se regresa a la posición inicial. Repitiendo 10 veces.


Los demás ejercicios son iguales a los de estiramiento sólo que con intervales de tiempo más cortos y repitiéndolos 10 veces por articulación. Loe ejercicios relacionados con las extremidades inferiores son solucionados con un simple pedaleo, que el la propuesta se puede dar por la simulación de situaciones de la vida diaria, reconocibles por el grupo.
Ejercicios neuropsicológicos.
Estos ejercicios consisten en actividades simples pero que refuerzan los factores perceptivos como la memoria, la ubicación, la atención, etc. Estos se pueden mezclar con los ejercicios físicos. Es necesario que se realicen los siguientes:

  • Orientación temporal: Al llegar al lugar en donde se realice la actividad, que por medio de un objeto que exija movimientos articulares, armen la fecha y la hora.

  • Orientación espacial o geográfica: Reconocer el espacio en el que están, igualmente, se pueden hacer analogías de lugares, para que los reconozcan, y que estos lugares remitan a cierto tipo de actividad física.

  • Reconocimiento personal: Para ello es necesario la intervención en el espacio, de espejos, pero el reconocimiento no debe ser inmediato si no exigir atención y concentración para el reconocimiento. Aquí ya se trabajan dos aspectos.

  • Discriminación de formas y colores: Ellos deben distinguir las diferentes formas y colores para que el reconocimiento de objetos no disminuya con el pasar del tiempo y reforzar esos colores y figuras que todavía se reconocen, el hombre comienza a perder capacidades de percibir los colores amarillo, azul y rojo.

  • Concentración: Reforzada con la implementación de imágenes superpuestas u objetos escondidos o que exijan que el paciente se concentre para reconocerlos.

  • Memoria: A través de evocación de sonidos, de lugares, canciones, fiestas tradicionales, etc. ayudar a que el paciente refuerze su memoria. Aquí los objetos pueden llevar una memoria externa del paciente.

  • Reminiscencias táctiles: Ayudan al reconocimiento de las texturas de acuerdo a alguna situación planteada, aquí se refuerza la percepción táctil de la persona.

  • Discriminación de sonidos y olores: Las razones son las mismas que las anteriores, aquí también hay que tener en cuenta las disminuciones perceptivas debido a la edad.

  • Atención: que puede ser reforzada con la implementación de lecturas, acopladas a la actividad fisioterapéutica.

  • Praxis: Al ordenar realizar alguna actividad, que bien puede ser ordenada por un objeto, pero que implique reflexión y transformación espacial.

  • Manipulación de objetos: Bien sea a partir de órdenes verbales o de imágenes proporcionadas por el tutor o el objeto, permitir la interacción de ellos con los objetos. Básicamente esto se dará en todo momento, reforzando su memoria y su praxis.



Signos y síntomas posibles durante la actividad física en personas mayores de 50 años.
La actividad física es el fin que el objeto va a facilitar en la persona de edad, estas personas están expuestas a sufrir cambios corporales que pueden ser de alto riesgo para la integridad y que a la hora de diseño deben ser reconocidos ya que el objeto debe, no solo controlar, sino, evitar que se presenten estos síntomas. Estos son:


  • Mareo: Se debe al aumento o disminución de azúcar en la sangre, tensión arterial baja o alta, aumento en el nivel de colesterol en sangre, movimientos circulares repetitivos, disminución en la circulación cerebral, pinzamiento arterial por llevar la cabeza hacia atrás, cambio brusco de posición.

  • Calambres: Alteración en la circulación periférica de piernas, disminución de potasio, pérdida de líquidos, movimientos inadecuados, frío, deshidratación, insolación, ejercicio prolongado más de 2 horas.

  • Caidas: Alteración en el equilibrio, espacios y estructuras físicas de alto riesgo, calzado y ropa no aptos para la actividad, cambios evolutivos fisiológicos de la edad (en visión audición y coordinación), consumo de sedantes, fracturas espontáneas.

  • Fatiga: Respiración inadecuada durante el ejercicio, ingesta de comidas recientes, enfermedades cardiovasculares o pulmonares, exceso de actividad, alteración en el sueño.

  • Dolor muscular: Fatiga exceso de actividad, desgarro, movimientos inadecuados, uso de prendas ajustadas.

  • Aumento o disminución de la tensión arterial y el pulso: Estress, comidas recientes, falta de continuidad en el tratamiento, haber permanecido inactivo por más de 2 meses, exigencia en el de trabajo aumentado mayor que la capacidad funcional.

  • Dolor abdominal o esternal: Comidas, intoxicaciones, masas ocupando espacio, pre infarto.

  • Cefalea: Cambio brusco de temperatura, aumento en la presión arterial, calor, poca ventilación, comidas condimentadas, alteración en la visión, tumores, estreñimiento.

  • Cirugías previas: Múltiples.

  • Estados gripales: Virus, contaminación, disminución de las defensas inmunitarias, déficit nutricional, exposición al frío y a corrientes de aire.


Estos síntomas hacen necesario el control regular del grupo durante la actividad, en donde se aumenta el nivel de interacción del tutor en el desarrollo de la actividad a la vez que se hace necesario que otro objeto facilitador en la lectura de estos signos y síntomas se integre al sistema de objetos posibilitadotes de la actividad. La intervención del tutor puede estar dirigida hacia:

  • Solicitar a la persona no continuar con la actividad.

  • Sentarla o acostarla.

  • Pedir ayuda tanto común como especializada.

  • Si la piel del adulto mayor está frío y/o pegajoso, abrigarlo.

  • Si el pulso está débil, ayudar a la elevación de las piernas.

  • Si hay mareo, guiar la respiración.

  • En caso de dificultad respiratoria, sacar los cuerpos extraños de cavidad oral y permitir mejor ventilación y oxigenación.

  • Ayudar a aflojar prendas y retirar gafas, (si es el caso).

  • Recordar a la persona que se le está cuidando.

  • Evitar que salga del centro en el día.

  • Coordinar la ubicación de la familia y el traslado a un centro asistencial, (cuando se presente el caso).


La musicoterapia como refuerzo para los estados de ánimo.
En el trabajo con la tercera edad se hace ineludible recurrir a un grupo interdisciplinario, para atender con idoneidad a su problemática. Factores tan determinantes como la amenaza del acercamiento a la muerte, la herida narcisista del envejecimiento, entre otros, producen en cada anciano reacciones diversas, predominando sentimientos tales como aburrimiento, estancamiento, empobrecimiento personal.

La Musicoterapia es una disciplina científica que estudia e investiga la relación del ser humano con el sonido, la música, el ritmo, etc. Es una especialidad que aprovecha una serie de recursos expresivos tales como la música, el sonido, el silencio, la palabra, la voz, el ruido, los gestos y los movimientos corporales para configurar una estructura integrada de expresión, promoviendo la salud física y mental.

En Musicoterapia se crea un espacio donde la persona pueda crear, jugar, expresarse, encontrarse con sus sonidos y con el otro. El espacio musicoterapéutico es un ámbito en el que se promueve la manifestación emocional y la actividad lúdica, donde las percepciones, sensaciones y vivencias corporales son el punto de partida para que la persona pueda encontrarse con sus propias posibilidades, con su cuerpo y sus sonidos.

En el juego sonoro la música puede actuar como disparador de nuevos pensamientos e ideas creativas. A partir del trabajo creativo la persona puede rehacer, recuperar, reconstruir su mundo pasado y presente, construyendo así su propia historia sonora.

Al momento de plantear las actividades, se tienen en cuenta las necesidades de cada persona tales como:

  • El reconocimiento como individuo, con sus expectativas e inquietudes, las cuales se deben intentar satisfacer.

  • Ser miembro activo, capaz y útil, considerando su capacidad física, mental y emocional.

  • Oportunidad de autoexpresión.

  • Sentimientos de valoración.


De acuerdo a lo anterior, pensando en brindar una mejor calidad de vida, desde la musicoterapia se ofrecen actividades que operen como sustituto o reparación de ratificaciones perdidas. Se propone llevar a la persona a tomar parte activa y no caer en una actitud pasiva y dependiente, como así también tener una disposición abierta y vital hacia la vejez propia y ajena. Aquí el sistema de objetos va a acercar al adulto un modelo de expresión corporal permitiendo la interacción cercana con un individuo del grupo a la vez que permite una interacción indirecta con todos los participantes de la sesión. El sistema de objetos debe generar un espacio para que este tipo de expresión se lleve a cabo y al mismo tiempo brindar una serie de elementos que generen en el usuario movimientos fisioterapéuticos adecuados para una rutina de ejercicios.

La Musicoterapia apela a la cualidad movilizadora de la música para provocar respuestas que generen cambios positivos en las personas. El musicoterapeuta intuye, propone, interviene, plantea modelos alternativos de participación y expresión, acompañando al paciente en todo momento.
1   2   3

similar:

Bibliografía marco teórico iconMarco teorico conceptual marco de referencia

Bibliografía marco teórico iconInvestigación documental o marco teórico

Bibliografía marco teórico iconInvestigación previa y marco teórico

Bibliografía marco teórico iconPlaneacion estrategica marco teórico

Bibliografía marco teórico iconResumen los avances en la neurociencia han permitido establecer un...

Bibliografía marco teórico iconProyecto piloto apoyado por la Comisión Europea en el marco del programa Sócrates
«Las Instituciones de Enseñanza Superior apoyan una dinámica de creación de un marco para regular la compatibilidad de las cualificaciones...

Bibliografía marco teórico iconPrograma teórico

Bibliografía marco teórico iconMar co Teórico

Bibliografía marco teórico iconTEÓrico de quirúrgica

Bibliografía marco teórico icon5º teórico de Problemas Epistemológicos




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com