El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad




descargar 187.81 Kb.
títuloEl pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad
página1/5
fecha de publicación26.02.2016
tamaño187.81 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5
El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad.
 
Por: María del Pilar Córdova Padilla.
 
Trabajo presentado para el curso de Introducción al estudio del Derecho.
 
Escuela Libre De Derecho.
 
Noviembre 2013.

Índice
 Introducción

  1. Sociedad Tradicional

  2. Modernidad

2.1 Caracteristicas

2.2 El fin de la Modernidad y el surgimiento de la Posmodernidad

  1. Postmodernidad 

3.1 Caracteristicas

  1. Transmodernidad

  2. Principales expositores posmodernos

5.1 Jürgen Habermas

5.2 Jean-François Lyotard

5.3 Giannina Braschi

5.4 Andreas Huyssen

5.5 Gianni Vattimo

5.6 Jesús Ballesteros

5.7 Rosa María Rodríguez Magda

  1. Jacques Derrida 

6.1 Actividad política

  1. Ideología

  2. Deconstrucción

8.1. Estructuras y ontología

8.2 Deconstruir para construir.

8.3 Deconstrucción y metafísica

  1. Principales obras

  2. Opinión En contra de su pensamiento

  3. Aportación de su pensamiento a la sociedad.


   Conclusiones.
Fuentes.

Introducción

Tradicionalmente, la Historia se divide en cuatro períodos que se suceden a lo largo de la trama temporal: Antigüedad, Medievo, Modernidad y Contemporaneidad.

Sin embargo, desde otra perspectiva, se puede distinguir entre un pensamiento pre-moderno, otro moderno y un tercero post-moderno.

Centrándonos en este último, surgen varios interrogantes.
A lo largo de este trabajo desarrollaré y compararé las diferentes etapas de pensamiento por las que ha pasado la sociedad hasta llegar al punto actual; veremos muy grosso modo la estructura de la sociedad en el siglo XIX, antes del modernismo.

Veremos de forma más profunda el modernismo y el posmodernismo, así como su contribución al pensamiento y los cambios que estos realizaron.

En cuanto al posmodernismo veremos los diferentes autores y las ideologías en torno al tema , muchas de ellas no fueron homogéneas, lo cuál generó mayor diversidad en este movimiento intelectual.

Pero principalmente analizar a Jacques Derrida, un personaje muy controvertido por sus ideas y pensamiento, que habló de diversos temas, sociológicos, filosóficos y hasta gramaticales, su trabajo más importante fue el referente la deconstrucción, que analizaremos a lo largo de éste trabajo.

1. Sociedad Tradicional

La sociedad ha cambiado a lo largo de los años, aquí se encuentran algunos antecedentes históricos antes de 1400, cuando inicia la modernidad y marca el inicio de una nueva era sociológica.

Los elementos de comparación entre el modelo de sociedad tradicional y el de sociedad moderna suelen referirse a diferentes ámbitos:

- El religioso para aludir el tránsito de una sociedad teocrática a una sociedad democrática.

- La movilidad social, que explica el tránsito de una sociedad naturalmente desigual a otra formalmente igualitaria y de una sociedad estática a otra más dinámica
La autonomía de los individuos se refiere al grado de dependencia o independencia no solamente en relación a las fuerzas naturales (amenazas y riesgos de la naturaleza), sino también respecto a los lazos hereditarios y “comunitaristas”, expresada en grados de individualidad y subjetividad.

Mientras en las sociedades tradicionales los individuos se ocultan y confunden con las comunidades en las que viven, en las sociedades modernas se produce un proceso de individualización progresivo. Una de las características de la sociedad moderna es la aparición del sujeto, del individuo que basa su identidad menos en los lazos hereditarios y en los apellidos de familia que en sus méritos personales.

Muchos autores, para hablar de la sociedad actual como sociedad moderna, recurren a su comparación con la sociedad tradicional.  Pope Godoy ha divulgado una presentación esquemática y sencilla de esta categorización dual.

SOCIEDAD TRADICIONAL

SOCIEDAD MODERNA

1.- Teocráticas

  1. Todo poder viene de Dios.

  2. El poder es sagrado, intocable, indiscutible.

  3. No existen derechos frente al poder.

  4. No existe control frente al poder.

1.- Democráticas

  • Todo poder viene del pueblo.

  • El poder es profano, civil, alternativo y criticable.

  • Cada persona tiene derechos frente al poder.

  • El poder está sometido al Derecho.

2.- Piramidales

  • Rey, Nobleza-Alto Clero,estamento militar, artesanos, agricultores, esclavos... ¿mujeres?

  • La misma posición social durante toda la vida.

  • No hay movilidad social.

2.- Igualitarias

  • Mantiene rígida la estructura económica piramidal.

  • Igualdad política: Cada persona, un voto.

  • Servicios públicos generalizados: educación, sanidad, jubilación...

  • Menos difícil la movilidad social

3.- Rurales

  • La mayoría de la población vive en el campo.

  • Aislamiento, poca movilidad y sin medios de comunicación.

  • Psicología de adaptación a los ritmos naturales.

La experiencia es la fuente y base del conocimiento.

3.- Urbanas

  • La mayoría de la población vive en ciudades.

  • Influencias varias,  movilidad y medios de comunicación. Psicología “orgullosa” ante la naturaleza y sus ritmos.

  • Continuos avances técnicos que cuestionan la tradición

4.- Estáticas

  • El mundo se considera inmutable, perfecto e intocable.

  • Los cambios son lentos y pequeños.

  • Toda innovación crea desconfianza.

  • El valor supremo es “lo que siempre se ha hecho”

4.- Dinámicas

  • El mundo es el escenario para la creatividad humana.

  • Los cambios son rápidos y profundos.

  • La innovación se asume como valor positivo.

  • El mayor descrédito de algo: “eso es muy antiguo”.

5.- Uniformes

  • La forma de pensar y la escala de valores son comunes.

  • Cada persona se siente segura y arropada por el grupo.

  • Poco espacio para el desarrollo de la individualidad.

  • Imagen global de un mundo “armónico”.

5.- Plurales

  • Formas de pensar y escalas de valores muy diversas.

  • Cada persona: Sensación de desconcierto y desamparo.

  • Muchas oportunidades para el desarrollo individual.

  • Imagen global de un mundo “complejo”.

6.- Crédulas

  • Mentalidad mágica: mezcla imaginación y realidad.

  • El mundo está poblado de seres buenos o malos.

  • La maravilla (milagro) rompe desde fuera la monotonía.

  • El mal es un castigo divino merecido.

6.- Críticas

  • Mentalidad adulta que ha superado la etapa “mágica”.

  • Estamos solos en el mundo para organizarnos a nuestro modo.

  • El milagro es la tarea de cada día que está en nuestras manos.

  • El mal no es castigo, sino  un reto

7.- Confesionales
Política y religión unidas y confundidas:

  • Jefe político = jefe religioso.

  • Unión de Iglesia-Estado

  • La moral religiosa tiene valor de ley civil.

Utilización de la religión desde la política y/o al revés.

7.- Laicas
Religión y política, realidades diferentes:

  • Poder civil y poder religioso.

  • Separación de Iglesia y Estado.

  • Autonomía de las leyes civiles frente a religión.

Independencia mutua y colaboración desde los dos ámbitos.

2. Modernidad

La Modernidad surge en el siglo XV después que se provocaran cambios emblemáticos a nivel mundial como: el descubrimiento de América, el desarrollo de la imprenta, las reformas protestantes y el Renacimiento.

En términos sociales e históricos, no se llega a la Modernidad con el final de la Edad Media en el siglo XV, sino tras la transformación de la sociedad preindustrial, rural, tradicional, en la sociedad industrial y urbana moderna que se produce con la Revolución industrial y el triunfo del capitalismo.

La superación de la sociedad industrial por la sociedad postindustrial se ha dado en llamar posmodernidad. La crisis de la modernidad comenzó hacia el final de la Primera Guerra Mundial cambiando la mentalidad y las conciencias así como otros profundos cambios sociales que derivaron en cambios políticos.

En términos generales la modernidad ha sido el resultado de un vasto transcurso histórico, que presentó tanto elementos de continuidad como de ruptura; esto quiere decir que su formación y consolidación se realizaron a través de un complejo proceso que duró siglos e implicó tanto acumulación de conocimientos, técnicas, riquezas, medios de acción, como la irrupción de elementos nuevos: surgimiento de clases, de ideologías e instituciones que se gestaron, desarrollaron y fueron fortaleciéndose en medio de luchas y confrontaciones en el seno de la sociedad feudal.

Se trata de un proceso de carácter global -de una realidad distinta a las precedentes etapas históricas- en la que lo económico, lo social, lo político y lo cultural se interrelacionan, se interpretan, avanzan a ritmos desiguales hasta terminar por configurar la moderna sociedad burguesa, el capitalismo y una nueva forma de organización política, el Estado-nación.

La modernidad surge en los ahora llamados "países centrales" (Europa occidental y, más tarde, Estados Unidos); luego, con el tiempo, se expande hasta volverse mundial y establecer con los países llamados "periféricos" una relación de dominación, de explotación y (le intercambio desigual, donde el centro desempeña el papel activo, impone el modo de producción capitalista (MPC) y destruye o íntegra (pero vaciándolas de su contenido y despojándolas de su significado) las estructuras precapitalistas autóctonas y tradicionales. Este proceso, que atraviesa por diversas etapas, desemboca en la actual generalización del mundo de la mercancía y en la consolidación de los Estados modernos.

2.1 Características

El primero es la autorreflexidad. Giddens y Habermas quieren decir con esto que la modernidad es ese primer momento en la historia donde el conocimiento teórico, el conocimiento experto se retroalimenta sobre la sociedad para transformar, tanto a la sociedad como al conocimiento. Eso con la era de la información ha llegado a un nivel supersofisticado. Las sociedades modernas, distinguiéndolas de las tradicionales, son aquellas sociedades que están constituidas y construidas, esencialmente, a partir de conocimiento teórico o conocimiento experto. Para dar un ejemplo, la diferencia estereotipada entre sociedad tradicional y sociedad moderna. En la sociedad tradicional, —un grupo étnico en el Amazonas hace 30 o 40 años—, las normas que rigen la vida diaria son generadas endógenamente a través de relaciones cara a cara, en el día a día, históricamente. En las sociedades modernas las normas que rigen la vida cotidiana, que determinan cómo significamos, cómo interpretamos, cómo vivimos nuestra vida, no están producidas a ese nivel de la relación cara a cara, sino que están producidas por mecanismos expertos, impersonales, que parten del conocimiento experto en relación con el Estado.

La segunda característica de la modernidad que Giddens enfatiza es la descontextualización, que es el despegar, arrancar la vida local de su contexto, y que la vida local cada vez es más producida por lo translocal. Por eso muchos movimientos sociales hablan de resituar la vida local en el lugar. Culturalmente, la modernidad es caracterizada en términos de la creciente apropiación de las hasta entonces dadas por sentadas competencias culturales, por formas de conocimiento experto asociadas al capital y a los aparatos administrativos del Estado –lo que Habermas (1987) describe como una creciente racionalización del mundo-vida. Filosóficamente, la modernidad implica la emergencia de la noción de "Hombre" como fundamento de todo conocimiento del mundo, separado de lo natural y lo divino (Foucault 1973, Heidegger 1977).
La modernidad es también vista en términos del triunfo de la metafísica, entendida como una tendencia –extendida desde Platón y algunos presocráticos hasta Descartes y los pensadores modernos, y criticada por Nietzsche y Heidegger entre otros–, que encuentra en la verdad lógica el fundamento para una teoría racional del mundo compuesto por cosas y seres cognoscibles y controlables. Vattimo (2000) enfatiza la lógica del desarrollo –la creencia en el perpetuo mejoramiento y superación– como crucial para la fundación filosófica del orden moderno.

2.2 El fin de la Modernidad y el surgimiento de la Posmodernidad.

Para entender mejor la Posmodernidad, quizá sea más fácil remontarnos primero hasta el surgimiento de la Modernidad. Este se desarrolla progresivamente en varios ámbitos. A nivel intelectual, es indisociable de los filósofos de la Luces y de la Ilustración. Son ellos quienes, a la luz de la nueva consideración que adquirió el estudio de la Antigüedad clásica (ya desde el siglo XIV con Petrarca), establecen una división de los tiempos históricos en tres grandes etapas: una edad pasada, acabada, dotada de un cierto prestigio político, social y cultural, que llaman “Antigüedad”;un largo período oscuro de mil años, de decadencia respecto al período anterior, que denominan “Edad Media”; y sus propios tiempos, el momento del redescubrimiento de los valores de la Antigüedad, la Época “Moderna”. A nivel conceptual, los filósofos de la Ilustración acuñan la idea de Progreso, que es la clave de la Modernidad. Si los antiguos concebían el Tiempo como un círculo sin principio ni final (Cronos devorando a sus hijos), y si los pensadores medievales percibían a través de cada acontecimiento la voluntad de Dios (el principio lineal de la Providencia divina, desde la Génesis hasta el Apocalipsis), los modernos entienden que el Progreso es el motor de la Historia (el tiempo discurriendo según un movimiento ascendente).El Progreso se materializa en todos los ámbitos. A nivel intelectual se traduce por la Razón, que representa el avance del pensamiento, y por la Ilustración. En el marco político, el avatar del Progreso corresponde al establecimiento de la Democracia mediante el avance que representa la Revolución, proceso de emancipación de las clases sociales no tradicionales que pone fin al Antiguo Régimen (y que, por supuesto, no se limita a la Revolución francesa de 1789). Así mismo, el avance tecnológico que posibilitó la ampliación del mundo conocido (brújula, carabela, timón de codaste) y que facilitó la dominación de los europeos sobre las poblaciones indígenas (como la pólvora), permitió la puesta en marcha de un nuevo modelo económico, el capitalismo, que pronto evolucionó en el imperialismo, con la apertura del comercio a escala mundial. En definitiva, el Progreso permite el desarrollo de las sociedades, fundamentalmente occidentales, a medida que transcurre el Tiempo. Por tanto, si queremos demostrar que la Modernidad es un modelo obsoleto y hablar de Post-Modernidad, basta con demostrar que la esencia de la misma, es decir, la idea de Progreso, ya no es vigente. Cuando los avances tecnológicos, intelectuales, económicos, políticos y sociales dejaron de llevar al Hombre hacia una situación cada vez mejor que la anterior, es decir, cuando la idea de Progreso dejó de ser eficiente, es cuándo la Modernidad se acabó, es cuando la Post-Modernidad se inició. Insistimos, sin embargo, en que el fin de la idea de Progreso no es el índice los avances: repetimos que el fin de la idea de Progreso tiene lugar cuando estos avances ya no benefician al Hombre.

La cuestión no es tanto saber si tal fenómeno sucedió, sucede o puede suceder, como fechar este paso de una era moderna a otra posmoderna, puesto que ya damos por supuesto la existencia de una Post-Modernidad. Varios autores han propuesto diversas fechas a raíz de argumentos, más o menos aceptables. Destacamos tres de estas propuestas.1945. El último beligerante de la contienda que sacude el mundo, Japón, se rinde el 2 de septiembre de 1945 tras los bombardeos atómicos de las ciudades niponas de Hiroshima y Nagasaki, los días 6 y 9 de agosto de 1945, respectivamente. Según Antonio Campillo, estos bombardeos significan el fin del “progreso benefactor” De repente, el Progreso, que hasta estas fechas seguía el modelo de una curva ascendente de acuerdo con la Modernidad, deja de hacerlo, y precipita la historia en un movimiento descendiente. El avance científico impresionante realizado por Albert Einstein no sirvió para mejorar lo cotidiano de los ciudadanos, sino que sus frutos acabaron en la realización de un arma nunca visto antes, capaz de acabar en unos segundos con la vida de decenas de miles de personas y de decidir del final de una guerra. A partir de 1945, pues, es cuando el progreso se alterna con fases de Decadencia, de duración más o menos larga. 1968. En el mes de mayo, Francia conoce un movimiento social sin precedente, protagonizado por estudiantes y obreros, que obliga al primer presidente de la V República, Charles De Gaulle, a disolver la Asamblea y marcharse del poder tras diez años de mandato. Si el “mayo del 68” francéses muy conocido, en realidad es un hecho que se inserta de lleno en una ola de protesta de amplitud mundial: China había iniciado su “Revolución Cultural” en 1966; en abril de 1968, en Checoslovaquía, tras la propuesta de un “socialismo de rostro humano” por parte de Alexander Dubček, el ejército del Pacto de Varsovia se enfrenta a la población de la capital durante la “Primavera de Praga”; al mismo tiempo, en España y en Méjico, estudiantes e intelectuales se manifiestan en contra de sus respectivos regímenes políticos, los cuales reprimen estos focos de agitación, a veces de manera violenta, como durante la lamentable “matanza de la plaza Tlatelolco”; en Estados Unidos, el desacuerdo de la opinión pública respecto a la Guerra de Vietnam se manifiesta a través de grandes concentraciones, como el festival de Woodstock de 1969; el mismo año, Italia se ve sacudida por el “Otoño Caliente”. Todos estos movimientos de protesta son de índole social, y sus protagonistas piden el reconocimiento de los derechos civiles. Sin embargo, según Gilles Lipovetsky, si bien es verdad que se trata de revoluciones, tampoco forman parte de la Revolución. Este autor señala que los manifestantes no quieren levantarse contra las autoridades para tomar el poder, no se trata de una acción ilegal y violenta para sustituir a los dirigentes. De esta forma, las revoluciones de 1968 marcan el fin de la Modernidad, pero también el principio de la etapa siguiente, caracterizada por la comunicación: en París, por ejemplo, se levantaron barricadas desde las cuales se insultaba a los policías, pero también se abrieron los anteatros de las universidades, tanto a los sindicalistas como a las amas de casa que querían expresarse, y se improvisaron clases en las calles sobre temas como la felicidad y la liberación sexual. Para acercarnos a temas más recientes y próximos a nosotros, podemos afirmar que los mal llamados procesos “revolucionarios” actuales, “Primavera(s) árabe(s)”,“Indignados”, forman plenamente parte de los nuevos movimientos revolucionarios iniciados a finales de los años 1960-1989. Detrás de esta fecha simbólica, la de la Caída del Muro de Berlín, hay que vislumbrar el hundimiento del bloque del Este y el final de la Guerra Fría. Jean Baudrillard propone un análisis muy interesante de este acontecimiento. La “Caída del Muro de la Vergüenza” correspondía a una estrategia soviética para dañar al bloque occidental: provocando su autodestrucción, el Este dejaría que se expanda el capitalismo en su territorio, para darle una dimensión planetaria, lo que conocemos como la globalización. Los efectos de esta estrategia, diseñada por el bloque soviético, según Jean Baudrillard, provocan en poco tiempo el derrumbamiento del capitalismo: una sociedad de consumo de masas cada más insaciable, una sociedad ultra-liberal tremendamente “desigualitaria”. El punto de ruptura en la presente hipótesis, pues, reside en la fecha simbólica de la Caída del Muro de Berlín.1945, 1968, 1989: entre esas tres fechas está claro que se da un paso adelante, más allá de la Modernidad, puesto que es cuando cesa de ser eficiente la idea de Progreso. Si la era moderna acaba en la segunda mitad del siglo XX, es a partir de los años 1975 cuando los autores empiezan a diagnosticar la Post-Modernidad. En concreto, el término “Posmodernidad” es acuñado por Jean-François Lyotard en su obra “La condición posmoderna” Este autor se pregunta cómo legi-timar el lazo social de la nueva era, esto es, los vínculos establecidos entre los individuos de una sociedad, partiendo de los ámbitos científico, filosófico y lingüístico. Con ese libro, Jean-FrançoisLyotard abre el camino al pensamiento posmoderno, definiendo las bases del mismo. En efecto, llega a la conclusión de que esa nueva era, que empezamos a atisbar, adquiere en el plan social un carácter postindustrial: durante la etapa moderna, la sociedad se veía regulada por el sistema político democrático, mientras que en ese nuevo momento, la misma sociedad ya está liberalizada.

En consecuencia, los nuevos dirigentes ya no son miembros de la clase política, sino expertos, los llamados “decididores”: personalidades famosas, artistas, sindicales, jefes de empresas, y algunos políticos. A partir de La condición posmoderna, varios autores han coincidido en armar que nos encontramos ahora en una fase de transición entre la Modernidad y un paradigma nuevo. Esto genera una sensación de incertidumbre hacia lo que se esboza en el horizonte histórico, tanto como para que algunos autores profeticen o constaten el fin de la Historia.
  1   2   3   4   5

similar:

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconLa estructura, el signo y el juego en el discurso de las ciencias humanas jacques Derrida
«Los lenguajes críticos y las ciencias del hombre», el 21 de octubre de 1966. Traducción de Patricio Peñalver en La escritura y la...

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconSobre el estudio realizado a 20 pacientes portadores de trastornos...

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconPostmodernidad desigual en ciudades latinoamericanas

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconDefinición de Filosofía de Jacques Maritrain

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconArchivo y borrador por Jacques Derrida1

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad icon11. extracts beware of greeks' presents by jacques cory 57

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconMuy difícil pensar noblemente cuando no se piensa más que para vivir Jean Jacques Rousseau

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconModificaciones del fluido y magnetismo
«(…) El pensamiento del encarnado actúa sobre los fluidos espirituales, como el de los no encarnados y se transmite de Espíritu a...

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconResumen ¿Tiene la mente algún poder sobre la materia? ¿Es posible...
«intencionalidad» o «intención»parecía pro­ducir una energía lo suficientemente poderosa como para cambiar la realidad física. Un...

El pensamiento de Jacques Derrida sobre la Postmodernidad iconLenguaje y pensamiento




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com