Organización mundial de la propiedad intelectual




descargar 316.32 Kb.
títuloOrganización mundial de la propiedad intelectual
página10/15
fecha de publicación19.02.2016
tamaño316.32 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

4.2 LAS OPCIONES DE LOS PAÍSES EN DESARROLLO




4.2.1 Opciones



Como se ha visto, el sistema internacional de patentes está en proceso de evolución. Se está negociando la armonización de los requisitos de forma y de fondo y algunas cuestiones fundamentales. El Plan de Acción de la OMPI sobre Patentes también pretende redoblar los esfuerzos actuales y complementarlos con medidas adicionales. Por tanto, será el momento de estudiar estos acontecimientos y los que se produzcan en el futuro y pensar en las posibles opciones para los países en desarrollo.
Hay quien cree que las medidas de armonización actuales y futuras darán lugar a una mayor protección por patente que podría afectar a los intereses de los países en desarrollo. Según Correa y Musungu (2002), el SPLT, la reforma del PCT y el Plan de Acción de la OMPI en materia de Patentes están separados pero relacionados entre sí, lo cual tendería a establecer un marco jurídico internacional para una patente mundial que erosionará aún más el limitado margen para las políticas que queda en virtud del Acuerdo sobre los ADPIC. En el futuro se verá si esto ocurre o no. Teniendo en cuenta que hay varios factores que influyen en la inversión, la transferencia de tecnología y las actividades inventivas e innovadoras, y tomando nota de que habrá países en desarrollo que se beneficien de un sistema de patentes fuerte, puede que sea difícil llegar a una conclusión sobre el actual debate a favor y en contra de la repercusión de un sistema de patentes fuerte.
Suponiendo, sin embargo, que exista ese peligro, ¿qué opciones tienen los países en desarrollo? Hay alguna opción teniendo en cuenta la mundialización cada vez mayor y la relación cada vez más importante entre el comercio internacional y la propiedad intelectual? Se plantean diversas preguntas. Aparte de estos interrogantes, cabe pensar, en cualquier caso, que hay dos opciones: los países en desarrollo pueden participar en el proceso o quedarse al margen.
Primera opción: permanecer fuera del sistema internacional de patentes
Permanecer fuera del cambiante sistema internacional de patentes es una opción fácil. De hecho, algunos estudios, como los realizados por el CIPR y el South Center, aconsejan a los países en desarrollo que lo hagan cuando el resultado de la armonización actual y futura conduce a un sistema internacional de patentes que no es de su interés. Podría decirse que esta medida ayudará a hacer uso libremente de la tecnología generada por otros. Esto apenas es posible debido a la precaria capacidad tecnológica autóctona de la mayoría de los países en desarrollo, así como la necesidad de que haya una relación con los suministradores de tecnología y el apoyo a éstos para crear, adaptar y asimilar tecnología extranjera. Kitch (2002) asegura que no es fácil copiar la tecnología y que la transferencia eficaz y rápida de tecnología requiere el traslado de personal y ayuda práctica para transferir las técnicas y los métodos de vanguardia.
Quedarse fuera del sistema internacional de patentes será una opción costosa. Los países en desarrollo dependen en gran medida de los países desarrollados para sus exportaciones e importaciones, y no tener acceso alguno a su mercado será difícil. A este respecto, se señaló que “un país no podía construir su economía a partir de tecnología adquirida de otros países y esperar ser admitido en pie de igualdad en el sistema de comercio internacional. Los países cuya tecnología es adquirida por otros se verán obligados a proteger su valor en sus mercados bloqueando las exportaciones del país que la adquiere” (Kitch, 2002:8) (traducción oficiosa de la Oficina Internacional).
La experiencia revela también que los países industrializados pueden imponer presiones usando los acuerdos comerciales regionales y bilaterales que obliguen a los países a poner en práctica un sistema de protección mayor de la que proporciona un tratado multilateral u obligarlos a adherirse a ese tratado. México, por ejemplo, aprobó leyes basadas en las normas globales más elevadas ya en 1991, y las ha fortalecido aún más en el contexto del NAFTA. La adopción de estrictas legislaciones de protección por patente en la década de 1990 por la Argentina, el Brasil, Chile, Corea del Sur, Malasia, Tailandia y Venezuela se debió en parte a presiones externas (Maskus, 2000).
La preocupación por que una mayor armonización del sistema internacional de patentes conduzca a un sistema único para todos es fundada. Es necesario que haya flexibilidad para adaptarse a las necesidades de países que tienen un nivel distinto de desarrollo socioeconómico. Sin embargo, no puede atenderse a esta preocupación permaneciendo fuera del sistema internacional de patentes, sino formando parte de él e influyendo en su desarrollo.
Segunda opción: formar parte del sistema internacional de patentes e influir en su desarrollo
Ésta sería una buena opción si los países en desarrollo estuvieran en condiciones de influir en los acontecimientos. Los precedentes muestran una participación limitada e inactiva de los países en desarrollo en el proceso de elaboración del derecho internacional. Varios estudios sobre las convenciones y tratados internacionales en el ámbito de la propiedad intelectual, incluido el Acuerdo sobre los ADPIC, revelan que debido a su participación limitada, su escasa preparación y rendimiento, su escasa capacidad de negociación y su falta de unidad, entre otras cosas, los países en desarrollo tienen unas malas condiciones para negociar. Por ejemplo, la mayoría de estos países no estuvieron representados durante las negociaciones de la Ronda Uruguay. Sólo el Brasil, la India, Sudáfrica y Egipto participaron en la negociación. Además, estos países estuvieron poco representados tanto en el número como en la calificación de los expertos durante la negociación (Tansey, 1999).
La situación aún no ha mejorado. La participación y la implicación de los países en desarrollo en las actuales negociaciones del Comité Permanente sobre el Derecho de Patentes ha sido limitada. Se observó que los países en desarrollo realizaron pocas intervenciones en el sexto período de sesiones del Comité Permanente (Ginebra, 5 a 9 de noviembre de 2001), la mayoría de ellas de China y Corea del Sur, mientras que la Argentina, el Brasil, la República Dominicana, Egipto, Kenya, Marruecos y el Sudán hicieron observaciones menos a menudo (Correa y Musungu, 2002).
El foro internacional creado por la OMPI, donde se realizan negociaciones para el desarrollo del sistema internacional de patentes, puede utilizarse para luchar por atender a las necesidades y los intereses de los países en desarrollo, así como para impulsar su propio programa. Entre éstos pueden estar los de intentar que se incorpore la obligación de que el solicitante de una patente indique el origen de un recurso genético utilizado en invenciones biotecnológicas para facilitar el reparto de beneficios e impedir la apropiación indebida. El hecho de que los países en desarrollo sean mayoría en la OMPI puede ayudarles a proteger y promover sus intereses en las negociaciones internacionales. Esta ventaja no ha sido aprovechada debido a la falta de una implicación activa y de una coordinación adecuada de las condiciones de negociación. Esto puede explicarse por dos motivos: el grado de importancia que se da a las cuestiones relativas a las patentes y la capacidad de los países en desarrollo.
Hay una gran dificultad para apreciar la función y la importancia de las patentes en el desarrollo nacional y la importancia de participar en el proceso de establecimiento de normas internacionales. El sistema de patentes en ocasiones es la última en la lista de prioridades de la mayoría de los gobiernos de países en desarrollo, y en otras queda totalmente olvidado. En la mayoría de los casos, en las políticas nacionales o en los planes gubernamentales no aparece nada en relación con las patentes o el uso de éstas como instrumento para el desarrollo. Hay tendencia a tomar el Plan de Acción de la OMPI sobre Patentes por el de los países en desarrollo. La poca importancia que se concede a la cuestión refleja el escaso grado de participación de los países en desarrollo en las negociaciones en que se establecen las normas internacionales. La mayoría de los países del África subsahariana no participan en las negociaciones bajo los auspicios de la OMPI a menos que ésta patrocine a delegados.
El otro gran problema es el de la capacidad. La mayoría de los países en desarrollo carecen de los recursos económicos y de la capacidad técnica para tomar parte significativamente en las negociaciones internacionales. Sin embargo, los países en desarrollo que no pueden enviar delegaciones desde su país por limitaciones en sus recursos financieros tienen la opción de participar en las negociaciones a través de sus representantes en Ginebra. En realidad, un gran número de países en desarrollo no tienen representación permanente ni misiones en Ginebra. Como señaló el CIPR (2002), hay 36 países en desarrollo miembros de la OMC, y como mínimo 20 países menos adelantados miembros de la OMC y de la OMPI que no tienen misiones permanentes en Ginebra. Incluso los que tienen misiones a menudo carecen del personal suficiente o de expertos calificados sobre el terreno.
También escasean en los países los expertos en la propiedad intelectual. Incluso cuando hay algunos, es probable que no puedan asistir a las negociaciones por falta de recursos económicos o no puedan asistir a negociaciones de manera continuada. La falta de continuidad de las negociaciones es habitual en las negociaciones de la OMC y de la OMPI.

4.2.2 Estrategias para la participación eficaz en las negociaciones



A fin de que los países en desarrollo participen de manera significativa en el debate y en las negociaciones internacionales que pueden decidir el futuro del sistema de patentes, deben concebir estrategias. Éstas pueden consistir en tomar medidas en los planos nacional, regional e internacional. Además, las organizaciones internacionales como la OMPI pueden ayudar en esferas como la necesaria sensibilización y el fomento de la capacidad.
A. Medidas que pueden adoptar los países en desarrollo
i. En el plano nacional
En el plano nacional, las patentes deben ser consideradas como un tema de vital importancia en el programa de los gobiernos. Debe existir un mecanismo para seguir los progresos en el plano internacional, examinar y debatir cuestiones, formular las posturas nacionales y velar por la participación continuada de los delegados en las organizaciones internacionales. Esto puede lograrse usando las oficinas de patentes como punto focal a un costo bajo o nulo.
ii. En el plano regional
Las organizaciones regionales en materia de patentes pueden utilizarse para representar a los Estados miembros en las negociaciones o para desarrollar posturas comunes. En África hay dos oficinas regionales. La Organización Africana de la Propiedad Intelectual (OAPI) se compone principalmente de países africanos de habla francesa, y la Organización Regional Africana de la Propiedad Industrial (ARIPO) está formada principalmente por países africanos de habla inglesa. Cada una de estas organizaciones tiene 15 Estados miembros. Capacitar a las organizaciones regionales en materia de patentes para representar a los Estados miembros posiblemente requiera revisar los mandatos de las organizaciones y concederles el poder necesario. Puede que para ello se necesite reflexionar mucho sobre el tema y un importante ejercicio. Al margen de ello, no obstante, puede considerarse a estas organizaciones como un importante foro para debatir cuestiones y desarrollar posturas comunes.
Los arreglos comerciales subregionales y los órganos políticos regionales también pueden servir para racionalizar las posiciones. Hay organizaciones subregionales, como el Mercado Común para el África Oriental y Meridional (COMESA) , que tienen el mandato de armonizar la protección por patente en los países miembros63. El foro creado en estas organizaciones puede ser útil para coordinar y promover posiciones comunes. Algunas organizaciones políticas, como la Unión Africana, también pueden contribuir a la formulación de posiciones regionales64. La implicación de los diversos órganos regionales también puede ayudar a examinar las cuestiones desde una perspectiva distinta y desarrollar una postura razonada.
iii. En el plano internacional
En la OMPI, las posturas de los países en desarrollo son desarrolladas y promovidas por agrupaciones regionales como el Grupo Africano, el Grupo Asiático y el Grupo de Países de América Latina y el Caribe (GRULAC). Éstos podrían ayudar a fortalecer la postura de negociación de los países en desarrollo y obtener unas mejores condiciones. A tal efecto, deben fortalecerse y coordinarse las posturas de estos grupos. La concesión obtenida en la Conferencia Ministerial de la OMC en Doha respecto a las invenciones farmacéuticas es un buen ejemplo de los que puede conseguirse en las negociaciones internacionales en materia de patentes si los países en desarrollo actúan juntos y presentan una postura común bien razonada y articulada.
B. Medidas que pueden tomarse para movilizar ayuda y beneficiarse de las diferencias de posturas entre los países en desarrollo
El apoyo de organizaciones internacionales como la OMPI puede ser solicitado y utilizado para aumentar la sensibilización sobre las patentes en el plano nacional y fomentar la capacidad en términos de mano de obra calificada mediante programas de colaboración ofrecidos por la Organización. También puede obtenerse apoyo técnico y financiero de los países desarrollados. Puede pedirse a éstos últimos que cumplan con sus obligaciones en virtud del Acuerdo sobre los ADPIC. El párrafo 1 del Artículo 67 del Acuerdo exige a los países desarrollados que proporcionen, cuando así se les solicite y según unas condiciones acordadas mutuamente, cooperación técnica y financiera a favor de países miembros en desarrollo y menos adelantados. En la cooperación obligatoria se incluye la capacitación de personal.
Los países en desarrollo pueden aprovechar el apoyo y la solidaridad de los países desarrollados. Las diferencias de posiciones son habituales en los países desarrollados65. Los países en desarrollo pueden sacar partido de estas diferencias para promover sus intereses. La opinión pública y los grupos de presión del Norte también pueden utilizarse para respaldar las exigencias de los países en desarrollo. Los datos y estudios pertinentes realizados por ONG internacionales también pueden ser utilizados para comprender ciertas cuestiones y elaborar posturas.


1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

similar:

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconPropiedad Intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconLey de propiedad intelectual, codificacion

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconMesa redonda sobre la propiedad intelectual y los conocimientos tradicionales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com