Organización mundial de la propiedad intelectual




descargar 316.32 Kb.
títuloOrganización mundial de la propiedad intelectual
página13/15
fecha de publicación19.02.2016
tamaño316.32 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

CONCLUSIÓN Y RECOMENDACIONES



La función de las patentes en el progreso tecnológico y el desarrollo económico está ampliamente reconocida. Casi todos los países en desarrollo cuentan con sistemas nacionales de patentes, y la mayoría de ellos también son parte en los principales acuerdos multilaterales concluidos en el plano internacional. La razón de la existencia de sistemas nacionales de patentes en los países en desarrollo, así como de su pertenencia al sistema internacional de patentes, estriba en la creencia de que este sistema contribuye al desarrollo socioeconómico nacional. La experiencia de algunos países en desarrollo muestra la utilidad del sistema de patentes en la creación de riqueza. En otros, donde la repercusión no es tan grande, la razón podría atribuirse a la escasa importancia concedida a las patentes, así como a otros factores, como una precaria base tecnológica autóctona o una financiación e infraestructura inadecuadas de las actividades de I+D. A este respecto, cabe señalar que el sistema de patentes en sí mismo no garantiza el éxito en el desarrollo tecnológico. Para beneficiarse del sistema de patentes, la capacidad tecnológica nacional es de suma importancia.
Los especialistas comparten la confianza en que las patentes pueden desempeñar una función en la creación de riqueza. El debate en curso sobre las patentes no es el mismo que mantenían en el siglo diecinueve los defensores y los detractores de las patentes. El debate actual se centra en la cuestión de si las patentes fuertes o débiles contribuyen a estimular la actividad inventiva e innovadora, así como a fomentar la transferencia de tecnología y la IED.
El debate sobre la función de las patentes, junto con una serie de factores que pueden influir en la transferencia de tecnología y la IED, harán difícil llegar a una conclusión acerca de si el sistema internacional de patentes afecta de forma positiva o negativa la transferencia de tecnología o las inversiones. No existe información ni estudios de casos exhaustivos que demuestren la mejora o la no mejora de las corrientes de tecnología e inversiones hacia un país determinado mediante la comparación de la situación del país antes y después de que éste sea miembro de un régimen internacional de patentes. Se ha observado que muy pocos estudios abordan directamente cuestiones como la posibilidad de que una fuerte protección por patente afecte a las inversiones, a las actividades de I+D, al acceso a la tecnología extranjera y al proceso interno de innovación, y aún menos llegan a una conclusión definitiva sobre la repercusión de los derechos de propiedad intelectual (CIPR, 2002).
Sin embargo, parece haber consenso entre los especialistas sobre la existencia de una serie de factores, además de las patentes, que afectan a las actividades inventivas e innovadoras, así como a la transferencia de tecnología y las inversiones. A este respecto, se ha señalado que “el sistema necesita ir acompañado de unas políticas generales que fomenten la competencia dinámica y el cambio técnico. Entre estas iniciativas destacan los programas para fortalecer el capital humano y las capacidades técnicas, garantizar los mercados de factores flexibles y liberalizar las restricciones sobre el comercio internacional y las inversiones” (Maskus, 2000:232) (traducción oficiosa de la Oficina Internacional).
La historia de las patentes demuestra ser dinámica por naturaleza, y evoluciona y progresa para satisfacer las nuevas necesidades y abordar los nuevos retos. Se puede decir que el sistema de patentes es uno de los instrumentos de política del desarrollo tecnológico y económico. En la actualidad, el sistema internacional de patentes está evolucionando para abordar diversos problemas que surgieron como consecuencia del aumento del volumen y los tipos de invenciones, así como de la importancia cada vez mayor de garantizar una protección por patente válida en muchos países a bajo costo y tan rápida y fácilmente como sea posible. Esto requeriría la racionalización de las legislaciones nacionales o regionales y de las funciones de las autoridades nacionales, regionales e internacionales en materia de patentes. Para lograr esto, se llevan a cabo negociaciones a fin de armonizar los requisitos de forma y de fondo de las legislaciones en materia de patentes bajo los auspicios de la OMPI. Además, se ha iniciado el Plan de Acción de la OMPI sobre Patentes para complementar el proceso de armonización actual con otros nuevos.
Hay una gran preocupación por el hecho de que el futuro sistema internacional de patentes sea diseñado conforme a las legislaciones nacionales de patentes de los países desarrollados, que además de acabar con la flexibilidad de que disponen los tratados internacionales de patentes existentes también impondría nuevas cargas a los países en desarrollo. Por otro lado, los países en desarrollo desean fervientemente que el sistema internacional de patentes que se desarrolle en el futuro aborde sus necesidades específicas y resuelva cuestiones relevantes para ellos, como la protección de los conocimientos tradicionales.
Puede atenderse a la preocupación y al deseo manifestados por los países en desarrollo mediante una participación activa en el proceso cambiante del sistema internacional de patentes. Sin embargo, en los países en desarrollo se concede poca importancia a las patentes en el plano nacional, como ocurre en la mayoría de los países africanos. Además, la participación de los países en desarrollo en el establecimiento de normas internacionales era hasta ahora muy limitada, y a consecuencia de ello los países en desarrollo estaban obligados a jugar a un juego cuyas reglas eran establecidas principalmente por los países desarrollados. Esto debería cambiarse; la participación de los países en desarrollo debería aumentar, tanto en cantidad como en calidad, lo que requiere a su vez que exista claridad en las cuestiones que se debaten y capacidad para participar de forma decisiva en las negociaciones internacionales. La OMPI y las organizaciones regionales de patentes pueden desempeñar una función primordial respecto a la claridad de las cuestiones, mediante el patrocinio de estudios de casos concretos y el fomento de debates en los países en desarrollo. En realidad, puede que la causa del bajo nivel de participación en la negociación y en el establecimiento de las normas internacionales también esté relacionada con una inadecuada capacidad técnica y financiera. La creación de una estrategia y la coordinación de las posturas de negociación a varios niveles pueden contribuir a resolver el problema.
La armonización actual, así como la futura armonización que puede realizarse de acuerdo con el Plan de Acción sobre Patentes recientemente iniciado, constituye el reflejo de la realidad tecnológica y económica del mundo actual. Parece que nadie puede cambiar el curso de la historia. Además, cada país puede tener distintos intereses en el proceso, y es imposible adaptarse a los intereses de todas las naciones. Las iniciativas internacionales se basan en un planteamiento que sea beneficioso para todos, en el que cada parte obtiene algo, aunque no sea necesariamente de manera equitativa. Por tanto, la mejor opción para los países en desarrollo en la transición hacia un sistema mundial de patentes armonizado no es la de ser un mero espectador ni la de mantenerse al margen. La mejor opción para estos países es seguir el desarrollo de manera crítica, unirse a la iniciativa y hacer todo lo posible para influir en los progresos para poder adaptarlos a sus intereses. Los países en desarrollo son mayoría en la OMPI y esta ventaja numérica debería ser aprovechada. A este respecto, es necesario fortalecer la capacidad y la posición de negociación para participar de manera significativa en el proceso y poder influir en él. También debería subrayarse la necesidad de reforzar su poder de negociación mediante la racionalización de las posiciones en el regional e internacional. La experiencia de la reunión ministerial de la OMC celebrada en Doha en 2001 demuestra que si los países en desarrollo actúan conjuntamente, pueden obtener concesiones.
Los países desarrollados también deberían reconocer la posición de los países en desarrollo y la necesidad de hacerles un hueco en el sistema internacional de patentes atendiendo, al mismo tiempo, a sus necesidades y circunstancias nacionales específicas. El futuro sistema internacional de patentes no debe privar a los países en desarrollo de la oportunidad de utilizar el sistema de patentes como un instrumento para el desarrollo.


1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

similar:

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconPropiedad Intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconLey de propiedad intelectual, codificacion

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconMesa redonda sobre la propiedad intelectual y los conocimientos tradicionales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com