Organización mundial de la propiedad intelectual




descargar 316.32 Kb.
títuloOrganización mundial de la propiedad intelectual
página3/15
fecha de publicación19.02.2016
tamaño316.32 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

CAPÍTULO 1:
EL SISTEMA DE PATENTES EN LOS PAÍSES EN DESARROLLO




1.1 JustificaCiÓn




1.1.1 Generalidades



Tradicionalmente se ha considerado que las patentes desempeñan un papel positivo en el cumplimiento de una serie de funciones vinculadas al desarrollo social y económico. Sin embargo, algunos estudios sobre el sistema de patentes de diferentes países en desarrollo revelaron que el sistema de patentes no lograba alcanzar adecuadamente los objetivos esperados ni cumplir las funciones que se le atribuían (UNCTAD, 1975 a). Esto puede deberse principalmente a dos razones. Una de ellas reside en el propio sistema nacional de patentes, y en particular el modo en que está adaptado. Se ha observado que, a diferencia de los países desarrollados, el sistema de patentes de muchos países en desarrollo no ha evolucionado en función del contexto nacional, sino que ha sido transplantado de otros países o adaptado para cumplir requisitos o normas internacionales. La mayoría de las legislaciones en materia de patentes de los países en desarrollo anteriores al Acuerdo sobre los ADPIC fueron implantadas por los colonizadores o adoptadas partiendo directamente de las leyes modelo de la OMPI, que debían ser utilizadas como pauta y modificadas de acuerdo con las necesidades y las condiciones específicas de cada país (Yankee, 1987). Por supuesto, algunos países en desarrollo se esforzaron, en las décadas de 1970 y 1980, por revisar las legislaciones en materia de patentes con miras a adaptar el sistema de patentes a sus realidades socioeconómicas1. No obstante, estos países se vieron obligados a cambiar sus leyes, ya fuera por las presiones de los países avanzados o para cumplir los requisitos del Acuerdo sobre los ADPIC2. El otro motivo tiene que ver con los factores externos al sistema de patentes. En este sentido cabe mencionar, entre otros, la falta de conocimiento sobre el papel del sistema de patentes como instrumento para el crecimiento económico y la creación de riqueza, la débil base y capacidad tecnológica de los indígenas, y la ausencia de políticas complementarias y de planes de apoyo. En algunos de los países en desarrollo y menos adelantados, los factores no relacionados con las patentes parecen tener más importancia que el propio sistema de patentes.

1.1.2 Las patentes y las actividades inventivas e innovadoras locales



El sistema de patentes fue concebido fundamentalmente como un importante instrumento para estimular el desarrollo tecnológico autóctono, fomentar la actividad inventiva interna y fomentar la explotación de las invenciones patentadas. Sin embargo, en muchos de los países en desarrollo estas expectativas no parecen haberse cumplido en absoluto. Esto puede deberse al el número de patentes que se conceden localmente o en el extranjero a ciudadanos de países en desarrollo, así como a la explotación de invenciones patentadas en estos países.

i. Propiedad de las patentes



En los países en desarrollo, el porcentaje de concesión de patentes a extranjeros tiende a ser mucho mayor que el de las patentes concedidas a sus propios ciudadanos. Según el estudio de la UNCTAD (1975 b), los países en desarrollo representaban el 6% del total mundial de patentes concedidas y sus ciudadanos sólo eran titulares del 1%. Además, un estudio realizado en torno al modelo de propiedad de patentes en Nigeria llegó a la conclusión de que los titulares de la mayoría de las patentes no son los ciudadanos de estos países, sino los extranjeros. Durante el período entre 1978 y 1984, de los 51 países que presentaron solicitudes de patente en Nigeria, cinco países occidentales industrializados (los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania y Suiza) representaban el 76,4% del total de patentes registradas, mientras que los nigerianos representaban el 2,53% (Yankee, 1987). En algunos de los países menos adelantados, como Etiopía, se conceden patentes a los extranjeros y éstos son titulares de pleno derecho de éstas.
Es posible que las razones de la pequeña cantidad de patentes que se conceden localmente no reflejen necesariamente un bajo nivel de actividad inventiva. Posiblemente se deba a la falta de un sistema capaz de proteger las invenciones que no cumplan los requisitos de patentabilidad. La mayoría de los países desarrollados no tienen ninguna protección de los modelos de utilidad3. En consecuencia, un gran número de tecnologías útiles quedan excluidas de la protección debido, sobre todo, a los estrictos requisitos de patentabilidad: novedad, actividad inventiva y aplicación industrial (Juma y Ojwang, 1989). Los países que tienen este tipo de sistema han conseguido estimular las actividades inventivas e innovadoras locales. A este respecto, puede citarse como ejemplo la experiencia del reciente sistema de patentes de Etiopía. La legislación en materia de patentes fue introducida por primera vez en 1995 y comenzó a aplicarse una vez promulgada la normativa en 1997. Desde entonces, se han presentado 172 solicitudes de modelos de utilidad, 81 de las cuales han obtenido certificados de modelos de utilidad. Todas las solicitudes fueron presentadas por etíopes.
En el plano internacional, el número de patentes concedidas a nacionales y a residentes de países en desarrollo también es insignificante, aunque la proporción de determinados países varía en función de su nivel de desarrollo. En 2001, por ejemplo, menos del 1% de las patentes estadounidenses fueron concedidas a solicitantes de países en desarrollo, el 60% de los cuales procedían de siete de los países en desarrollo tecnológicamente adelantados (CIPR, 2002). Según el estudio del CIPR, el porcentaje de países en desarrollo en el total de solicitudes en virtud del PCT durante el período de 1999 a 2001 fue menor del 2%, y más del 95% de éstas procedían de sólo cinco países: China, la India, Sudáfrica, el Brasil y México. Además de la cuestión de la titularidad de las patentes, la distribución de las patentes parece concentrarse en unas pocas esferas. La mayor concentración de patentes en los países en desarrollo se produce en los sectores químico y farmacéutico, que son sensibles a la protección por patente. Un estudio realizado en Ghana muestra que el número de invenciones registradas en sectores mecánicos, que son cruciales para el desarrollo del sector de los bienes de capital, fue insignificante (Yankee, 1987).
En este sentido, es importante tomar nota de que la escasa protección puede deberse a otros factores, como la capacidad, la sensibilización, y el costo de tramitación de las solicitudes de patente y del mantenimiento de los títulos.
En la mayoría de los países en desarrollo, las cuestiones vitales de la innovación y la concesión de patentes no son de fácil acceso. Por ejemplo, en estos países hay pocos investigadores e inventores potenciales, las instalaciones de investigación son deficientes y los fondos también son escasos. Además, no hay políticas de patentes articuladas de manera clara y completa que fomenten las actividades inventivas e innovadoras. La sinergia entre el sistema de patentes y el plan nacional de desarrollo socioeconómico no se mantiene.
La cantidad de fondos asignados a las actividades de investigación y desarrollo (I+D) varía entre los países en desarrollo. Se calcula que en 1994 China, la India y América Latina representaban juntas casi el 9% del gasto mundial en investigación, pero el África subsahariana representaba sólo el 0,5%, y los países en desarrollo, sin contar a la India y China, sólo representaban aproximadamente el 4% (CIPR, 2002). Generar ingresos a partir de los resultados de las actividades de I+D todavía no se considera como una estrategia importante para aliviar los problemas de financiación de estos países. La investigación se lleva a cabo principalmente en las instituciones públicas de investigación y en las universidades. Esta actividad puede dar lugar a invenciones que podrían ser patentadas y generar ingresos, que podrían utilizarse para otras actividades inventivas e innovadoras. Sin embargo, debido a una actitud errónea en muchos círculos académicos que consideraban que el patentamiento de los resultados de la investigación estaba fuera de su ámbito, se ha desperdiciado la mayoría de los valiosos conocimientos de muchos países y se ha perdido la oportunidad de generar fondos para otras investigaciones (Idris, 2002). La falta de acceso a la oficina de patentes, el alto costo que implica patentar y mantener el título y la defensa del derecho en caso de infracción también influyen en el patentamiento de los invenciones. En este sentido, un informe del CIPR (2002) señala que las empresas de los países en desarrollo casi nunca pueden cubrir los costos de adquisición y de mantenimiento de los derechos y, sobre todo, los costos de un litigio si surgen disputas.
Conscientes de estos problemas, y reconociendo la necesidad de complementar el sistema de patentes, algunos países en desarrollo han adoptado medidas positivas y se han obtenido resultados alentadores. En este aspecto, merece la pena mencionar el hecho de que algunos países asiáticos, como Filipinas, Viet Nam, Tailandia, Indonesia y Singapur ya han establecido un sistema de gestión de la propiedad intelectual y un sistema de incentivos y de ayuda a los titulares de patentes.
Filipinas creó el Fondo de Ayuda para el Desarrollo de Invenciones (IDAF), que proporciona fondos a los inventores para el desarrollo de prototipos y los experimentos de la primera fase de investigación, mientras que Viet Nam y Tailandia tienen programas de premios económicos para los proyectos de investigación y desarrollo (OMPI (a)).
Algunos países en desarrollo, como Indonesia, han tomado medidas para promover el uso de las patentes por parte de las instituciones públicas de investigación y las universidades. Indonesia ha creado “oficinas de gestión de la propiedad intelectual en las universidades y los centros de investigación de todo el país. Se han creado veinte centros de gestión de la propiedad intelectual para proporcionar conocimientos sobre la concesión de licencias sobre la propiedad intelectual, gestión de los derechos de propiedad intelectual, orientación, búsqueda de patentes y otras funciones para fomentar el desarrollo económico nacional basado en los conocimientos mediante la promoción de la cultura inventiva, la protección y la venta de obras de propiedad intelectual” (Idris, 2002).
Para abordar el problema del costo de tramitación de las solicitudes de patente, en Viet Nam y Singapur se han desarrollado planes de ayuda económica. Singapur ha creado un fondo para solicitudes de patente, destinado a proporcionar ayuda económica para pagar los costos de las solicitudes de patente de los ciudadanos de Singapur, los residentes permanentes y las empresas, fomentando así una cultura de las patentes en el país (OMPI (a)). El estudio de la OMPI también ha señalado que Viet Nam tiene un plan de suministro de ayuda económica para presentar solicitudes de patente.
En África apenas se conocen medidas similares a las mencionadas. En Etiopía hay un plan local de concesión de becas de investigación que pretende alentar a los jóvenes investigadores. Aunque el objetivo principal de este plan es desarrollar una cultura y una capacidad de investigación, algunos de los resultados han sido protegidos mediante certificados de modelos de utilidad y son explotados.

ii. La explotación de las invenciones patentadas



Es interesante observar que el número de patentes concedidas en los países en desarrollo probablemente no baste para evaluar la importancia económica de las patentes, ya que únicamente con las cifras no puede saberse si las invenciones patentadas son explotadas o no. Por ello, se dice que las cifras relativas a las patentes concedidas en países en desarrollo exageran la importancia de las patentes, ya que la mayoría de ellas poseen una importancia económica o tecnológica mínima porque muchas no se explotan en esos países (Blakeney, 1989). Aparentemente, no todas las invenciones patentadas son explotadas y existe un problema de no explotación de las patentes, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Sin embargo, el grado de no explotación de las invenciones patentadas es mucho mayor en los países en desarrollo que en los países desarrollados (UNCTAD, 1975 b). Algunos estudios realizados en el Canadá, el Reino Unido y los Estados Unidos revelaron que en estos países solamente eran explotadas comercialmente entre el 15 y el 60% de las patentes registradas (UNCTAD 1975 b). Esta cifra es mucho menor en los países en desarrollo. Según la UNCTAD (1975 b) el índice de explotación de patentes gira en torno al 5% en Argentina y Chile, el 1,1% en el Perú y menos del 1% en Tanzania.
Los motivos subyacentes de la no explotación de las patentes en la producción son diferentes en los países desarrollados y en los países en desarrollo. En los primeros, la no explotación de las patentes se debe a la constatación de que las invenciones patentadas no tienen, o han dejado de tener, valor comercial, mientras que en los segundos, la no explotación de las patentes está relacionada con las estrategias comerciales de los titulares extranjeros de patentes. Hay quien sostiene que los titulares extranjeros de patentes solicitan la protección mediante patente en los países en desarrollo principalmente para proteger los mercados locales de la competencia interna y extranjera (UNCTAD, 1975 a). Un estudio realizado en Ghana y Nigeria reveló que la mayoría de las patentes no eran explotadas en el país, sino que las explotaban los titulares de las patentes mediante la importación del producto o los productos patentados derivados de los procesos patentados (Yankee, 1987). También se ha explicado que los titulares extranjeros de patentes utilizaban su derecho como elemento disuasor y como obstáculo jurídica, no sólo para impedir la competencia sino también para evitar cualquier posible “intrusión” autóctona en esa esfera (Yankee, 1987).
Por otra parte, se ha afirmado que las patentes han sido utilizadas para imponer restricciones directas e indirectas al desarrollo tecnológico local. La concesión de licencias de patente ha contribuido a imponer limitaciones directas, como las restricciones de la libertad de acceso a la tecnología competitiva y la obligación por parte del licenciatario de entregar al licenciante las invenciones y las mejoras que desarrolle. Además, se había utilizado el contrato de aprendiz para imponer restricciones que prohibieran a los nacionales usar o revelar conocimientos tecnológicos incluso después de haber expirado el contrato laboral (UNCTAD, 1975 a). Se ha observado que estas restricciones tienen un efecto directo sobre el desarrollo de la capacidad tecnológica indígena. Además de los impactos directos, las restricciones también tendrán una influencia indirecta sobre otros asuntos relacionados. Se ha explicado que:
“Varios estudios han demostrado que las patentes se han utilizado indirectamente no sólo como medio para regular o influir en los comportamientos de otras empresas sujetas a cláusulas restrictivas (...), sino también para causar efectos en las políticas económicas nacionales (...) relativas a las exportaciones, la sustitución y selección de importaciones, los controles de precios, el empleo, etc. El uso de monopolios legales ha tenido, en general, efectos negativos en algunos aspectos clave del desarrollo industrial, al limitar la exportación de productos patentados “atando” las adquisiciones y los suministros de las empresas licenciadas, estableciendo precios arbitrarios para los productos protegidos por patente o que son fabricados en virtud de acuerdos de concesión de licencias, imponiendo restricciones a la contratación de personal local, etcétera”. (UNCTAD, 1975a:22) (traducción oficiosa de la Oficina Internacional)
Además, la ausencia de sanciones o salvaguardias contra los abusos de patentes ha empeorado la situación. Un estudio reveló que en países como Ghana no existían disposiciones para tratar los abusos de derechos que concede la patente, incluida la no explotación de las patentes (Yankee, 1987). En otros países puede haber sanciones, pero son inadecuadas y están llenas de lagunas. A fin de garantizar la explotación de la invención patentada, en la mayoría de países de América Latina se consideró, por ejemplo, la explotación de la invención como una de las obligaciones del titular de la patente, aunque no se definió el concepto de manera precisa. En consecuencia, se aceptó la explotación de la patente fuera del país como prueba del cumplimiento de esta obligación legislativa (UNCTAD, 1975 a).
A pesar de que muchos países han concebido la licencia obligatoria como el principal instrumento de sanción contra la no explotación de las patentes, en la práctica ha demostrado tener poco valor (UNCTAD, 1975 b). Además, en su estudio, la Comisión sobre los Derechos de Propiedad Intelectual señala en su estudio (CIPR, 2002) que los países en desarrollo no han utilizado la licencia obligatoria, pese a que el Acuerdo sobre los ADPIC, como posteriormente se elabora en la Declaración Ministerial de Doha, lo permite. La Declaración Ministerial reconoce que “todo miembro tiene el derecho de conceder la licencia obligatoria y la libertad de establecer la razón por la que se conceden estas licencias” (WTO, 2002:25). Entre los motivos para la falta de uso de la licencia obligatoria se encuentran la ausencia de la infraestructura administrativa y jurídica necesaria y la no disponibilidad de licenciatarios potenciales que tengan la capacidad y los conocimientos necesarios para explotar la invención patentada sin la cooperación del titular de la patente (CDPI, 2002).
Es importante señalar la existencia de diversos factores que pueden repercutir en la explotación de una invención patentada en un país. Éstos pueden ser la capacidad autóctona y factores económicos como el tamaño del mercado y la situación económica. En la mayoría de los países menos adelantados y de ingresos bajos, como Etiopía, es prácticamente imposible invocar la licencia obligatoria y explotar un invención patentada, ya que a menudo no hay personas que reúnan la capacidad y los recursos necesarios para ello. Además, si el tamaño del mercado es reducido, ésto puede influir en la decisión de explotar una invención.

1.1.3 Las patentes y la transferencia de tecnología



La existencia del sistema de patentes y de un mecanismo adecuado de observancia de los derechos de patente son requisitos esenciales para la transferencia de tecnología y la inversión. Sin la protección mediante patente, ninguna empresa se siente segura al revelar o transferir sus tecnologías (Idris, 2002). Existe, por tanto, la necesidad de crear un entorno propicio para la transferencia de tecnología. La existencia de un sistema de patentes es un ejemplo de este tipo de entorno. Las patentes tienen una importancia fundamental para facilitar la transferencia de tecnología, ya sea de manera directa, al estimular la introducción de tecnología extranjera, o indirecta, al facilitar la disponibilidad de la información tecnológica mediante los documentos de patente. Se considera que la existencia del sistema de patentes no sólo permite a los titulares de la patente divulgar y registrar sus invenciones, sino también conceder a los titulares extranjeros de invenciones seguridad y garantías para explotar y autorizar la explotación de su tecnología (Blakeney, 1989). Según Blakeney (1989) el papel que las patentes podrían desempeñar en la transferencia de tecnología es la principal justificación de la existencia o de la introducción del sistema de patentes en los países en desarrollo.
Sin embargo, algunos estudios revelan que el papel que desempeñan las patentes en la transferencia de tecnología en los países en desarrollo es insignificante. Se calcula que las patentes representan menos del 2% de la tecnología transferida a los países en desarrollo (Blakeney, 1989). Este cálculo, sin embargo, no incluye la contribución que hace a la transferencia de tecnología la información procedente de los documentos de patente publicados. La principal manera en que las patentes pueden contribuir directamente a la transferencia de tecnología a los países en desarrollo es mediante la explotación de la tecnología patentada en el país que concede la patente por parte del propio titular extranjero de la patente o de terceros con su consentimiento. En el primer caso la transferencia de tecnología suele realizarse en forma de inversión extranjera directa o de empresa conjunta, mientras que en el segundo suele llevarse a cabo mediante un acuerdo de concesión de licencia.
La tecnología que se transfiere mediante la creación de una inversión extranjera directa o de una empresa conjunta parece ser insignificante, ya que la mayoría de las patentes de propiedad extranjera no se explotan en los países en desarrollo. Se ha observado que en la mayoría de los países en desarrollo las patentes no han conseguido fomentar la creación de empresas conjuntas y la inversión extranjera directa, ya que sus titulares no han explotado la mayoría de las invenciones patentadas. La explotación de unas pocas de las invenciones registradas ha sido posible, no gracias a la protección ofrecida por el sistema de patentes, sino porque forman parte de todo un proyecto de inversiones (Yankee, 1987).
La transferencia de tecnología patentada a los países en desarrollo mediante un acuerdo de licencia parece ser poco común y/o ineficaz, especialmente en los países en desarrollo de renta media y baja. Un estudio realizado en Ghana y Nigeria reveló que en ambos países “la concesión de licencias para el uso de patentes como vehículo para la transferencia de tecnología es muy poco común debido a la ausencia de licenciatarios competentes capaces de explotar de manera independiente las invenciones objeto de licencias o a la dificultad que tienen los titulares de patentes para encontrar licenciatarios competentes” (Yankee, 1987) (traducción oficiosa de la Oficina Internacional). Además, se descubrió que la transferencia eficaz de tecnología no era posible debido a varias condiciones poco ventajosas estipuladas en los acuerdos de licencia. Es habitual que se impongan a los países en desarrollo condiciones desfavorables, que son unilaterales y constituyen prácticas restrictivas o abusos monopolísticos, prohibidas por la legislación antimonopolio de los países desarrollados (UNCTAD, 1975 a). Las cláusulas restrictivas no razonables incluyen cláusulas de retrocesión, que imponen obligaciones al licenciatario para que transfiera al emisor de la licencia cualquier mejora realizada sobre la tecnología transferida, restricciones de las actividades de I+D que prohíben al licenciatario realizar más investigaciones sobre la tecnología objeto de la licencia, así como mejoras o adaptaciones de la misma, y restricciones de la utilización tras haber expirado la protección por patente, que disminuirían el beneficio de introducir invenciones patentadas en los países en desarrollo.4
A pesar de las limitaciones indicadas más arriba, se dice que si no existe una protección por patente segura no se divulgará la tecnología extranjera, y que un sistema de protección de patentes se considera la base de un entorno propicio a la inversión. Hay quien cree que la existencia de un sistema de patentes en un país no sólo permite a los titulares de patentes registrar sus invenciones en otros países, sino que también ofrece cierta seguridad y garantías a los titulares extranjeros de invenciones para conceder licencias sobre su tecnología.
También es importante señalar que los sistemas de patentes en sí mismos no bastan, aunque sin duda alguna son importantes, para la transferencia de tecnología; hay varios factores que influyen en ella. La transferencia eficaz de tecnología necesita de la existencia de una capacidad tecnológica autóctona, cuya importancia se explica del siguiente modo:
“Para los países en desarrollo, al igual que lo fue antes para los países desarrollados, el desarrollo de la capacidad tecnológica autóctona ha demostrado ser un factor determinante en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Esta capacidad determina en qué medida estos países pueden asimilar y aplicar la tecnología extranjera. Muchos estudios han llegado a la conclusión de que el factor más decisivo para determinar el éxito de la transferencia de tecnología es la aparición temprana de una capacidad tecnológica autóctona” (CIPR, 2002:11) (traducción oficiosa de la Oficina Internacional).
La capacidad tecnológica autóctona incluye la capacidad de seleccionar, adaptar y aplicar tecnología extranjera. Esta capacidad varía entre los países en desarrollo y afecta, por tanto, al grado de transferencia de tecnología. Hay países en desarrollo, como China y la India, que disponen de la capacidad tecnológica necesaria, a diferencia de los países del África subsahariana, exceptuando Sudáfrica (CIPR, 2002).
El tamaño del mercado también influye en la transferencia de tecnología. A este respecto, se observó que un país en desarrollo con una población relativamente reducida de consumidores potenciales o una base manufacturera pequeña posiblemente no sea un lugar atractivo para la obtención de licencias, porque las regalías que pueden obtenerse en un mercado de este tipo son demasiado escasas.

1.1.4 La patente como fuente de información tecnológica



El sistema de patentes que proporciona el derecho exclusivo sobre las invenciones durante un período de tiempo limitado contribuye a estimular el desarrollo tecnológico mediante los documentos de patente. La concesión de un derecho de monopolio sobre una invención puede considerase como una concesión mutua entre el estado y el inventor. A este último se le concede un derecho exclusivo limitado a cambio de la notificación temprana de nuevas invenciones, a fin de que las invenciones no se mantengan en secreto y la sociedad se beneficie de su divulgación (Yankee, 1987). Un requisito habitual de la mayoría de las legislaciones en materia de patentes es que la descripción de la patente divulgue la invención de manera suficientemente clara y completa para que pueda ser realizada por un una persona capacitada en la materia. La base fundamental de este requisito es facilitar el uso y la difusión de la información tecnológica. Esto se hace para hacer posible la explotación de la invención por parte de otras personas una vez expire la protección del derecho que concede la patente o, de acuerdo con unas condiciones estipuladas, durante el período de duración de la misma y sin el consentimiento del titular de la patente, o su utilización para fines legítimos, como las actividades de I+D. La información tecnológica contribuye a reorientar los esfuerzos locales y a evitar su duplicación, así como a realizar invenciones basándose en la invención patentada si se tiene la capacidad de hacerlo.
La información tecnológica contenida en los documentos de patentes contribuye a solucionar los problemas relacionados con la selección, la negociación, la adquisición y la transferencia de tecnología extranjera. Esta información ayuda, entre otras cosas, a paliar los problemas de identificación, selección, negociación, adquisición y transferencia de tecnología extranjera que tienen los países en desarrollo como Etiopía debido a la falta de información sobre fuentes de tecnología alternativas. Se ha señalado que un “documento de patente ofrece una solución concreta a los problemas tecnológicos de forma estándar, concisa y fácilmente accesible. La amplia información contenida en los documentos de patente permite a los receptores de la tecnología patentada saber qué es exactamente lo que recibirán, y tener también una evaluación de tecnología similar y soluciones alternativas” (Blakeney, 1989:85) (traducción oficiosa de la Oficina Internacional). A pesar de que las patentes contribuirían a dar acceso a una valiosa información que ayudaría a estimular los esfuerzos inventivos locales y a facilitar la transferencia de tecnología, se han hecho muy pocos esfuerzos por utilizarlas. Esto ocurre en particular en la mayoría de los países en desarrollo de África y del resto del mundo. En la mayoría de los países del África subsahariana las patentes son administradas por la Oficina del Registrador General o por las oficinas de patentes, que a menudo sólo tienen las funciones de registro y de depósito de registros. A este respecto, se ha señalado que:
“Las Oficinas de Patentes de Ghana y Nigeria han servido únicamente como centros de registro de patentes y no desempeñan ninguna otra función propia de las oficinas de patentes (...) no publican de manera adecuada los nuevas invenciones en ninguna revista o publicación sobre patentes y, por tanto, no contribuyen a la divulgación de nuevos conocimientos técnicos entre el público en general. Además, a consecuencia de sus precarios sistemas de archivo, de la indiferencia general y de la falta absoluta de recursos y de apoyo gubernamental, estas dos oficinas tampoco han sido útiles como bases de datos para la información tecnológica destinada al desarrollo tecnológico e industrial en sus países respectivos” (Yankee, 1987:286) (traducción oficiosa de la Oficina Internacional).
Las oficinas de patentes pueden desempeñar la función de un organismo de desarrollo proporcionando servicios de información tecnológica, como demuestra la experiencia de la joven Oficina Etíope de Patentes, creada en 1994. Una de sus principales funciones es la de proporcionar servicios de información tecnológica. Antes de la creación de esta Oficina, ningún documento de patente contenía información tecnológica. Se realizó un esfuerzo concertado para recopilar documentos de patente, que dio sus frutos gracias al apoyo generoso de la OMPI, de oficinas de patentes regionales como la Organización Regional Africana de la Propiedad Industrial (ARIPO) y la Oficina Europea de Patentes (OEP), así como de oficinas de patentes nacionales, como la Oficina Estadounidense de Patentes y Marcas (USPTO), la Oficina Japonesa de Patentes (JPO) y las oficinas de patentes de Suecia y del Reino Unido. En la actualidad existen más de 20 millones de documentos de patente que contienen información sobre cualquier esfera de la tecnología e incluyen invenciones patentadas desde 1790. Si bien el número de usuarios de la información es pequeño, en vista de la recopilación y las necesidades tecnológicas del país, se han obtenido resultados alentadores. Algunos empresarios han mejorado sus productos utilizando la información tecnológica contenida en los documentos de patentes, han creado empresas y han comenzado a fabricar productos que han reemplazado a los productos importados. A consecuencia de ello ha sido posible ahorrar en divisas, proporcionar oportunidades de empleo y ampliar la base de ingresos del gobierno. Estos beneficios pueden explicarse tomando como ejemplo un caso que ha tenido éxito. Un ingeniero químico elaboró una tinta para la impresión que resultó ser de una calidad comparable a la de la tinta importada. Este producto está ahora a la venta a un precio razonable. Se puede ver fácilmente lo que esto supondría para un país pobre y el efecto que se obtendría si se explotaran la mayoría de las tecnologías patentadas que son de dominio público.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconOrganización mundial de la propiedad intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconPropiedad Intelectual

Organización mundial de la propiedad intelectual iconLey de propiedad intelectual, codificacion

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (cdip)

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconComité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos

Organización mundial de la propiedad intelectual iconMesa redonda sobre la propiedad intelectual y los conocimientos tradicionales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com