Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho




descargar 307.92 Kb.
títuloLos objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho
página5/5
fecha de publicación19.02.2016
tamaño307.92 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5

r que el simple apoderamiento material del inmueble inscrito no hace perder la posesión que tiene el titular de la inscripción. 3º Porque lo mismo se desprende del art. 729 a contrario censu. 4º El art.2505 es terminante en el sentido de que no pude adquirir por prescripción contra título inscrito, salvo que se obtenga una nueva inscripción. Por consiguiente el simple apoderamiento material de un inmueble inscrito aunque se realice con la intención de hacerse dueño no hace perder su posesión al titular de la inscripción. USURPADOR QUE ENAJENA A SU NOMBRE. Art. 730, inc.1º:” Si el que tiene la cosa en lugar y a nombre de otro la usurpa dándose por dueño de ella no se pierde por una parte la posesión, ni se adquiere por otra...”. Esto reafirma el carácter indeleble de la mera tenencia. El inc. 1º agrega “... a menos que el usurpador enajene a su propio nombre la cosa. En este caso la persona a quien se enajena adquiere la posesión de la cosa y pone fin a la posesión anterior”, viene a confirmar la norma acerca de que la tradición hecha a quien no es dueño es válida (682 y 683). En este caso el adquirente puede adquirir incluso la posesión regular, porque su posesión comienza en él y de reunir además, todos los requisitos necesarios. Faltando cualquiera de los requisitos pasará a ser poseedor irregular. La regla anterior sólo se aplica respecto de los bienes muebles e inmuebles no inscritos; respecto de los bienes inmuebles inscritos se rigen por el inc. 2º. Ahora bien, el usurpador que enajena a su propio nombre el inmueble no inscrito debe haber tenido la posesión material pues si no la ha tenido, y aunque el adquirente inscriba, no confiere posesión al adquirente ni pone fin a la verdadera posesión anterior ( RDJ T. 56, Sección 1ª, p. 75 y RDJ T. 46, Sección 1ª, p. 499). De acuerdo a la doctrina que ve en la inscripción sólo un “símbolo” de la realidad posesoria, el art. 730 inc 2º del Código queda reducido en su aplicación a los siguientes casos: a) Cuando el título del adquirente fuese injusto por suplantación del poseedor inscrito; cuando el poseedor inscrito ratifica la enajenación del usurpador y COMPETENTE INSCRIPCIÓN. Se sostuvo en un comienzo que inscripción competente es la que realmente emana del título de la inscripción anterior, fundándose en el inc.1º del art. 728, que establece las tres formas de cancelar una inscripción vigente. La Corte Suprema por medio de algunos fallos se pronunció a favor. Posteriormente los profesores A.Alessandri y Alejandro Lira sostuvieron que competente inscripción es la que tiene cualquier vínculo con la inscripción anterior. Podría ser tal entonces, la efectuada en virtud de un título injusto, pero que se haga pasar por un justo título. Don Luis Claro Solar y principalmente Enrique Dávila y Oscar Rossel han sostenido que competente inscripción es la practicada conforme a las disposiciones del Reglamento del Conservador, aunque carezca de todo vínculo legítimo o ilegítimo con la inscripción anterior. El principal argumento de la teoría que sostiene don Arturo Alessandri es que si la nueva inscripción anterior es imposible mantener la historia de la propiedad raíz. Además el art. 692 del CC y el art. 80 del R. del CBR exigen que en la nueva inscripción se haga referencia a la anterior. El principal argumento de la doctrina de Dávila consiste en que el inc. 2º del art. 730 es una excepción al inc. 1º del art. 728, excepción que vendría a quedar sin efecto si se exige el vínculo entre ambas inscripciones.( Las 2 últimas son las que se han aplicado últimamente). Jurisprudencia: “La competente inscripción a que alude el inc 2º del art. 730 es la que se practica con los requisitos exigidos por el Reglamento del Conservador de Bienes Raíces. Una inscripción practicada por avisos y cartel (art. 693 y 696) es válida si bien no transfiere el dominio (RDJ T. 67, Secc 1ª, p. 271). Para otros, es nula por infringirse los arts 690, 692, 693 y 728 en relación con los arts 57 y 58 del Reglamento (RDJ T. 44, Sección 1ª, p. 261). INSCRIPCIÓN ES GARANTÍA DE LA POSESIÓN. De acuerdo a los arts. 728, 730 y 2505 la posesión inscrita se conserva mientras subsista la inscripción, o sea, mientras no sea reemplazada por una nueva inscripción competente. INSCRIPCIÓN DE PAPEL: es aquella que no corresponde ni ha correspondido nunca a una inscripción posesoria. En nuestra legislación es evidente que no se exige para que exista posesión del titular de la inscripción que ésta sea siempre acompañada de la tenencia material del inmueble, puede darse el caso que alguien se apodere materialmente de un inmueble cuyo título está inscrito circunstancia que no hace perder la posesión al titular de la inscripción, conforme al art. 728, inc.2º. Es evidente también que una simple inscripción cuyo titular no ha tenido nunca la tenencia material del inmueble no corresponde a una realidad posesoria que carece de todo valor. CASOS DE INSCRIPCIÓN DE PAPEL. 1º Cuando se trata de un inmueble no inscrito cuya posesión tiene determinada persona y un tercero obtiene inscripción a su nombre. La Corte Suprema ha declarado en éste caso que la inscripción no tiene valor alguna, ya que no existiría una posesión material ni ánimo de tenerla, conforme a los arts. 726 y 729(no corresponde a una realidad posesoria). 2º Cuando se trata de un inmueble inscrito se acepta que la posesión del titular de la inscripción no se pierde por el hecho de que un tercero inscriba el inmueble a su nombre, para ello es necesario conforme al inc.2º del art. 730 que previamente se usurpe el inmueble, es decir, que se apodere de él y que a su propio nombre lo enajene a un tercero, solamente en este caso el tercero adquirirá la posesión por la competente inscripción. La posesión del titular de una inscripción no se pierde, sino en virtud de las cancelaciones indicadas en el inc.1º del art. 728 e inc. 2º art. 730. 3º No es inscripción de papel la nueva inscripción correspondiente a una actividad posesoria que tiene menos de un año, pero puede ser objetada como si lo fuera, conforme a los arts. 924 y 925 del CC. PRUEBA DE LA POSESIÓN. No existe ningún problema tratándose de los bienes muebles e inmuebles no inscritos, porque la posesión constituye un hecho y por lo mismo puede ser probada por cualquier medio de prueba que establece la Ley. No constituye problema la prueba del corpus y respecto del ánimus habrá que probar la realización de actos respecto de la cosa que permitan inducir la intención o ánimo de señor o dueño por parte de quién lo realiza (art. 925). La Ley establece una serie de presunciones respecto de la posesión: 1º Si se ha empezado a poseer a nombre propio, se presume que ésta posesión ha continuado hasta el momento en que se alega, conforme al inc. 1º del art. 719, la parte contraria deberá demostrar que la posesión se transformó en mera tenencia o que el poseedor se transformó en mandatario suyo para poseer conforme al art. 720. 2º Si se ha empezado a poseer a nombre ajeno se presume igualmente la continuación del mismo orden de cosas, al mandatario o representante legal le corresponderá probar que la posesión a nombre ajeno se transformó en posesión a nombre propio, inc.2º art. 719. 3º Si alguien prueba haber poseído anteriormente y posee actualmente se presume la posesión en el tiempo intermedio, inc. 3º art. 719 concordado con el art. 731. LA PRESCRIPCIÓN. Art. 2492. Es un modo de adquirir las cosas ajenas, o de extinguir las acciones y derechos ajenos por haberse poseído las cosas o no haberse ejercido dichas acciones y derechos durante cierto lapso de tiempo y concurriendo los demás requisitos legales, conforme al inc.1º del art. 2492. El código define conjuntamente la prescripción adquisitiva o usucapion y extintiva o deliberatoria. La base de la prescripción adquisitiva es la posesión no interrumpida de la cosa durante cierto tiempo. La base de la prescripción extintiva es la inacción del acreedor durante cierto tiempo. En derecho, como ya vimos, existen dos clases de prescripción, la adquisitiva y la extintiva que nuestro Código define conjuntamente en el artículo ya estudiado. Los comentaristas han discutido bastante acerca de la conveniencia de un tratamiento conjunto o separado de ambas; los elementos comunes de lapso de tiempo e inactividad del titular del derecho, así como algunas reglas comunes, por una parte, y las distintas funciones de cada una, por otra, intervienen en la discusión; se ha aconsejado, por ejemplo que la adquisitiva se reglamente entre los modos de adquirir el dominio y la extintiva entre los modos de extinguir las obligaciones, doctrina que seguiremos en este curso. En cuanto a la ubicación del tema al final del Código, los autores nacionales tienen dada como explicación el modelo francés y el carácter consolidador de derechos que exhibe la prescripción como para concluir la obra codificadora. FUNDAMENTO DE LA PRESCRIPCIÓN. Se ha señalado que la prescripción en el fondo es una institución inmoral, por cuanto tiende al desconocimiento de los derechos del propietario o del acreedor; no obstante ha sido indispensable establecerla como medio de consolidar ciertas situaciones de hecho mantenidas durante largos años. En el fondo la prescripción es una forma de dar estabilidad a los derechos y de sancionar al acreedor negligente que no ejercita sus derechos; se ha señalado además que es una institución que hace posible el progreso. REGLAS GENERALES A TODA PRESCRIPCIÓN: 1º NECESIDAD DE ALEGARLA: se encuentra establecido en el art. 2493. La prescripción puede alegarse como acción en un juicio ordinario, o bien como excepción conforme a las reglas del art. 310 del CPC. El juez no pude decretarla de oficio, porque la prescripción es una facultad de la persona de ejercerla o no ejercerla. ¿Es necesaria una declaración judicial, o bien la prescripción opera de oficio?. Evidentemente que desde el momento que la Ley dice que hay que alegarla es necesaria una sentencia judicial, pero sólo viene a constatar los requisitos de la prescripción, pero ella ya ha producido efectos. Por excepción hay casos que el juez puede declararla de oficio, estos son: A. En materia de prescripción adquisitiva sólo existe el caso contemplado por la Ley salitrera de 1907, según interpretación de la Corte Suprema. B. En materia de prescripción extintiva existen dos casos: - La prescripción del carácter ejecutivo de un título conforme al art. 442 CPC. - La prescripción de la acción penal y de la pena. Se ha discutido, sin embargo el carácter de prescripción o caducidad, en especial en el primer caso. 2º QUE NO HAYA SIDO RENUNCIADA: art. 2494. Puede la prescripción ser renunciada expresa o tácitamente, pero sólo después de cumplida. La renuncia será expresa cuando se hace en términos claros o explícitos, por ej. Diciéndolo así en el escrito presentado al Juzgado. Será tácita cuando el que puede alegarla manifiesta por un hecho suyo que reconoce el derecho del dueño o acreedor, inc.2º art. 2494. RENUNCIA DE LA PRESCRIPCIÓN POR EL REPRESENTANTE. ¿Puede el representante legal renunciar a la prescripción adquisitiva o extintiva que ha corrido en favor del representado?. Según el profesor Somarriva se debe distinguir entre bienes muebles o inmuebles, respecto de los cuales el representante no podrá renunciar a la prescripción sino con autorización judicial porque sólo puede renunciar a la prescripción el que tiene la voluntad de enajenar, pero los muebles podrá enajenarlos libremente, ya que esa es la regla general. El art. 2495 dice que no puede renunciar a la prescripción sino el que puede enajenar. 3º PERSONAS QUE PUEDEN PRESCRIBIR Y CONTRA LAS CUALES SE PUEDE PRESCRIBIR: ART. 2497 CC. PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA. DEFINICIÓN: De acuerdo al art. 2492 la prescripción adquisitiva es un modo de adquirir las cosas ajenas por haberse poseído las cosas durante un cierto lapso y concurriendo los demás requisitos legales. CARACTERÍSTICAS DE LA PRESCRIPCIÓN COMO MODO DE ADQUIRIR. 1º MODO DE ADQUIRIR EL DOMINIO. La prescripción sirve para adquirir el dominio y los demás derechos reales que recaen sobre ella, a excepción de las servidumbres discontinuas de toda especie y las continuas inaparentes. En consecuencia, no sirve para adquirir los derechos personales. Es originario, entre vivos, gratuito y generalmente a título singular. 2º DE LAS COSAS AJENAS. Esta es la diferencia fundamental con la ocupación, el fundamento de ambas instituciones es la posesión, pero la ocupación recae sobre cosas que no pertenecen nadie; en cambio, la prescripción recae sobre cosas ajenas. 3º POR HABERSE POSEÍDO LAS COSAS. Fundamento es la posesión. Si la posesión es regular tiene lugar la prescripción ordinaria y si es irregular tiene lugar la prescripción extraordinaria. 4º DURANTE CIERTO LAPSO DE TIEMPO. El tiempo varía, depende de la clase de prescripción, si es ordinaria o extraordinaria o según la naturaleza de las cosas que se puedan adquirir por prescripción. 5º CONCURRENCIA DE LOS DEMÁS REQUISITOS LEGALES. La prescripción necesita ser ininterrumpida, no haberse suspendido, además de los requisitos legales de que sea alegada y que no haya sido renunciada. REQUISITOS DE LA PRESCRIPCIÓN. 1ºQue la cosa sea susceptible de adquirirse por prescripción. 2ºQue la cosa haya sido poseída. 3ºQue la posesión sea ininterrumpida. 4ºQue la posesión haya sido continuada es decir, que haya durado el tiempo señalado por la Ley. 1º QUE LA COSA SEA SUSCEPTIBLE DE ADQUIRIRSE POR PRESCRIPCIÓN. Se trata más bien de un supuesto para que la prescripción opere. A este respecto debe observarse que el antecedente básico lo impone la posesión: Si la cosa no es susceptible de posesión, no podrá adquirirse por prescripción. Luego la regla general es que todas las cosas que puedan poseerse, pueden ser adquiridas por prescripción. La duda surge si se pretende tener esta como regla absoluta; ¿es concebible la posesión, con la imposibilidad de ganar por prescripción?. Pareciera que sí, en casos de una disposición particular que sólo impida precisamente la prescripción (permanecerán en ese caso otras ventajas de la posesión; el caso pudiera ser el de las servidumbres discontinuas y las continuas inaparentes, art. 917 CC). PRESCRIPCIÓN ENTRE COMUNEROS: tanto en la doctrina universal como entre nosotros, es antigua la discusión de si es posible o no la prescripción entre comuneros; queda dicho que nuestros textos no solucionan el problema expresamente. Para mayor claridad conviene aislar la situación del que adquiere la cosa común de manos de un comunero, que la vende dándose por dueño exclusivo; el adquirente (comprador) no adquiere más derechos que los que tenía su causante, por lo que se hace dueño sólo de la cuota de éste, pasando a ser comunero con los demás, pero la venta de cosa ajena es válida y él ignorando la existencia de la comunidad, posee toda la cosa exclusivamente; parece no haber inconveniente en ello y puede llegar a adquirir el dominio exclusivo por prescripción, incluso ordinaria. La doctrina generalmente lo acepta. El problema es más agudo tratándose de comuneros que lo son inicialmente. Se ha negado la prescripción entre comuneros, fundándose en la imprescriptibilidad de la acción de partición (art. 1317); en la falta de exclusividad de la posesión ya que cada uno posee toda la cosa; en antecedentes históricos, ya que Bello en algunos proyectos permitía expresamente la posibilidad, que en definitiva no quedó, etc. Y en contrario se ha sostenido que es posible, ya que el art. 1317 permite pedir la partición, siempre que exista comunidad, lo que no impediría esta solución; sobre todo porque no hay porqué rechazar el evento de que un comunero cambiando las circunstancias y con un cambio de actitud empiece a poseer exclusivamente (regla 3ª, art. 2510); esto mismo mueve a proteger al comunero que efectivamente labora por largo tiempo la cosa común mientras los otros se han desentendido de ella. La jurisprudencia nacional se ha inclinado ostensiblemente por negar lugar a la prescripción entre comuneros y de aceptarse, generalmente se requerirá de prescripción extraordinaria. 2º QUE LA COSA HAYA SIDO POSEÍDA. Rigen al respecto las reglar relativas a la posesión y que se vieron en su oportunidad. El código señala además ciertas reglas posesorias al tratar de la prescripción, que también fueron vistas. Sólo resta mencionar la que señala respecto de los llamados actos de mera facultad y de mera tolerancia. Art.2499. Puede resultar dudosa en ciertos casos la calificación de un acto como de mera facultad o tolerancia, en lugar de acto posesorio propiamente; es cuestión de hecho que habrá de analizarse en el contexto de la situación práctica, considerando la conducta del dueño y de su contrincante, la magnitud objetiva de tales actos, su frecuencia, exclusividad, publicidad, etc. 3ºQUE LA POSESIÓN SEA ININTERRUMPIDA. Interrupción de la prescripción: es la pérdida del tiempo corrido para ganar por prescripción, en virtud de un acto al que la Ley le atribuye ese mérito, acaecido antes de que el lapso para prescribir se cumpla. El Código distingue la interrupción natural y la civil art. 2502 y siguientes. A. INTERRUPCIÓN NATURAL: (2502); es de esta clase si el hecho interruptivo, por su naturaleza material, impide seguir poseyendo; están señaladas las situaciones y sus efectos. LA PRIMERA:”Cuando sin haber pasado la posesión a otras manos, se ha hecho imposible el ejercicio de actos posesorios, como cuando una heredad ha sido inundada”. Debe relacionarse con lo prescrito en la accesión (653);se ha discutido el problema de si tiene aplicación tratándose de los inmuebles inscritos; una vez más aquí la solución la decide la posición que se adopte respecto del valor de la inscripción como símbolo de posesión. LA SEGUNDA:”Cuando se ha perdido la posesión por haber entrado en ella otra persona”. Debe relacionarse la regla con la recuperación de la posesión(art.731 y título de las acciones posesorias);y, desde luego, para resolver si en un caso determinado se está ante esta situación de interrupción, tratándose de inmuebles el tema se relaciona con las controversias sobre adquisición y pérdida de la posesión y los preceptos pertinentes. Inscrito el título de dominio por un demandante, desde esa fecha se interrumpió la posesión meramente natural de demandado, por haber entrado en ella otra persona, con los derechos que atribuyen los arts 686, 724 y 728 del CC siempre y cuando la inscripción practicada por el demandante significó pérdida de posesión material para el poseedor no inscrito (RDJ T. 22, Sección 1ª, p. 978 y RDJ T. 58 Sección 1ª, p. 371). Es decir, el Tribunal debe hacer un exámen calificatorio de ambas posesiones. B. INTERRUPCIÓN CIVIL:(art. 2503); la define como todo recurso judicial intentado por el que se pretende verdadero dueño de la cosa, contra el poseedor. Esto significa la cesación de la pasividad del sujeto en contra de quien se prescribe. Precisando sus características, los tribunales han puntualizado que se trata del ejercicio de una acción, de un juicio y no produce el efecto de interrumpir, una pura gestión no contenciosa o extrajudicial. Ningún efecto produce una demanda intentada después que el plazo de prescripción ya se ha cumplido. Interrumpe la prescripción la demanda intentada ante tribunal incompetente. La idea más persistente en estas decisiones parece ser la de que se ha de atender a la intención de la persona contra la que se prescribe, manifestada con evidencia, de protestare contra del prescribiente para el mantenimiento de su derecho. EFECTOS: según ha quedado dicho en el concepto, por la interrupción se pierde todo el tiempo que se llevaba poseyendo, con la notable excepción del art. 2502, Nº1 (ART. 2502); se recuerda una vez más que en el caso del art. 2502 Nº2, puede tener aplicación el art. 731. Respecto de la interrupción civil debe tenerse presente que en ciertos casos, aún cuando se actúo judicialmente, no queda interrumpida la prescripción (art. 2503); no debe olvidarse tampoco la especial regla del art. 2504. En cuanto al campo de aplicación de la interrupción, no hay duda que tiene vigencia no sólo para la prescripción ordinaria, sino también extraordinaria(la ubicación de estas reglas, antes de la distinción entre ambas, enunciada en el art. 2506, y la misma regla del art. 2510 llevan a esa conclusión; no hay razón, por lo demás para restringirla a la prescripción ordinaria). Por último, luego de examinar las reglas citadas, puede apreciarse que más propiamente que interrupción de la prescripción, lo que queda interrumpida por el acto respectivo, es la posesión. 4º QUE LA POSESIÓN HAYA SIDO CONTINUADA. Para llegar a ganar por prescripción debe poseerse durante un determinado lapso, el cual debe ser continuado, es decir, sin que opere ninguna causal de interrupción, que depende de la naturaleza de la cosa y de la clase de prescripción de que se trate; pronto se indicará ese tiempo; debe tenerse presente también aquí lo dicho con relación a la agregación de posesiones; asi mismo las normas sobre cómputo de plazos (art. 48 y siguientes). Con base en las características de la posesión, se distingue entre PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA ORDINARIA Y EXTRAORDINARIA. Con posesión regular se llega al dominio por la prescripción ordinaria, que impone al prescribiente un plazo de posesión inferior al necesario para prescribir si se tiene posesión irregular (art. 2506). PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA ORDINARIA: Exige posesión regular, durante dos años para los muebles y cinco años para los bienes raíces (art. 2508 y 2509). SUSPENSIÓN: es la detención del curso de la prescripción. En beneficio de ciertas personas, la Ley dispone que, dadas algunas circunstancias, no corre la prescripción, pero de modo que cesando la causa, continúa corriendo, sin perderse el tiempo corrido antes del aparecimiento de esa circunstancia, si se había iniciado alguno. La especial preocupación de la Ley por esas personas implica que no lo es suficiente la posible diligencia de los representantes legales, que podrían actuar en contra del prescribiente. Sin definir la suspensión, el Código señala las personas a cuyo favor opera y los efectos que produce (art.2509). CARACTERÍSTICAS: 1.-La suspensión se aplica sólo a la prescripción ordinaria (arts.2509 y 2511) 2.-En cuanto a los menores, nada importa que estén emancipados. 3.-Respecto a los dementes y sordomudos, no se exige declaración de interdicción. 4.-Luego de indicar que se suspende a favor de ciertas personas, menciona a la herencia yacente (arts. 1240 y sgtes.), con lo que se ha pretendido sostener que la herencia yacente sería persona jurídica; no hay base suficiente para ello. LA SUSPENSIÓN ENTRE CÓNYUGES. ART. 2509, INC. FINAL. El mantenimiento de la armonía en el matrimonio, el carácter de administrador que generalmente tiene el marido respecto de su mujer, el “título” de “mera tenencia” que significa para el marido el “usufructo legal” que tiene sobre los bienes de la mujer (art. 1725 Nº 2), el evitar que se celebren donaciones irrevocables encubiertas entre los cónyuges, y, en general para velar por el adecuado funcionamiento de la sociedad conyugal, han llevado a impedir el establecimiento de la prescripción entre los cónyuges. Polémica clásica ha llegado a ser entre nosotros la de si esta suspensión tiene lugar sólo en la prescripción ordinaria o también en la extraordinaria. Se ha sostenido lo primero porque: a) El precepto está ubicado al tratar el código la prescripción ordinaria; b) El art. 2511 está insistiendo que la prescripción extraordinaria no se suspende a favor de las personas enumeradas en el art. 2509, y se entiende no sólo las “enumeradas” (con números) sino todas las “mencionadas” allí; c) La suspensión es un beneficio excepcional cuyos textos obligan a una interpretación restrictiva;y d) En fin, cuando se dispone que la prescripción se suspende “siempre” entre cónyuges, no se refiere la ley a que ello ocurre en la ordinaria y la extraordinaria, sino -regulando la ordinaria- se suspende entre cónyuges sin importar el régimen de bienes en que vivan, tema al que se estaba recién refiriendo en el inciso anterior. En sentido contrario se sostiene que las razones para dicha suspensión se presentan en ambas situaciones -prescripción ordinaria y extraordinaria- ; cuando el art. 2509 concluye que se suspende “siempre” entre cónyuges, se entiende la expresión precisamente referida a que se suspende sea ordinaria o extraordinaria la prescripción: y cuando el art. 2511, regulando la prescripción extraordinaria dispone que esta prescripción no se suspende a favor de las personas enumeradas en el art. 2509, se entiende la expresión “enumeradas” literalmente, comprensiva sólo de las mencionadas en los números 1º y 2º. Fuera de estas argumentaciones de texto y más bien literales, permanece como muy fuerte la razón de fondo de la suspensión, por las características de la institución del matrimonio, que valen para toda clase de prescripción. Por su carácter excepcional, el precepto que indica las personas a cuyo favor se suspende la prescripción es taxativo. PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA EXTRAORDINARIA. Basta para ella la posesión irregular, y se exige posesión por 10 años (arts.2510 y 2511) corre contra toda persona y no se suspende (art.2511, recordándose la duda acerca de la suspensión entre cónyuges). Dado que se refiere a la posesión irregular, tiene aplicación respecto de los inmuebles no inscritos (RDJ T. 30, Sección 1ª, p. 206) Como en esta materia se ha sostenido que aunque basta la posesión irregular, la posesión debe se útil, es decir, no viciosa, debe tenerse presente además la doctrina sobre utilidad de las posesiones viciosas. También debe recordarse que, como se ha dicho, posesión irregular es aquella que falta uno o más de los requisitos de la regular, pero dicha regla no puede extremarse, pues en ciertos casos, faltando algún requisito, menos que posesión irregular, puede ocurrir que simplemente no haya posesión. Por último está presente aquí la mencionada regla del art. 2510 Nº3, referida también en otra ocasión; la doctrina y los textos (art. 716) establecen que la mera tenencia es inmutable, el simple lapso no la muda en posesión, y no obstante que el precepto citado pareciere anunciar una excepción en el art. 2510 regla 3ª, puede observarse que no lo es propiamente tal, pues aquí se exige, para que llegue a estimarse poseedor, que concurran otras circunstancias además del puro lapso. Pero desde otro punto de vista, también resulta que, al menos en cierta medida, esta misma regla viene a debilitar el rigor del principio de que el mero tenedor no podría nunca transformarse en poseedor (art.730,inc.1º, primer parte). PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA DE OTROS DERECHOS REALES. Para otros derechos reales, que también es posible ganar por prescripción (art. 2498, inc.2º), como los de hipoteca, usufructo,se siguen las reglas del dominio, con algunas excepciones (2512), esto es, el derecho de herencia y de censo se adquieren por la prescripción extraordinaria de 10 años y el derecho de servidumbres adquiere según el art. 882 (prescripción de 5 años). Tratándose del derecho real de herencia, debe tenerse en cuenta que también puede ganarse por prescripción de 5 años. LA SENTENCIA. Se atribuye a la sentencia que declara la prescripción adquisitiva, la calidad de requisito de eficacia, sobre todo por lo dispuesto en el art. 2513; en contrario, se ha sostenido que basta con que se cumplan las exigencias para que la prescripción produzca sus efectos, y así, si después de ello se celebran actos de dueño, serían ellos eficaces; pero puede replicarse que esa validez y eficacia la tendrán siempre que al objetarse, un fallo que al operar retroactivamente justifica esa validez y la eficacia de aquellos actos, y si es adverso, quedarán sin efecto. La sentencia, como se ha dicho en otra ocasión, debe inscribirse (arts. 689 y 2513 CC y 52 Nº1 del Reglamento); como el modo es la prescripción, la inscripción no es tradición, sólo se establece para mantener la historia del inmueble y como medida de publicidad. EFECTO DE LA PRESCRIPCIÓN. Esto es, la adquisición del dominio o del derecho real que se trate. Una vez cumplido los requisitos del adquirente nacen derechos a él para ejercer acciones y excepciones dependiendo lo que planten los tratadistas. Vía de acción: demanda o reconvención. Vía de excepción: art.310 CPC, excepciones mixtas o anómalas, esto es, antes de situación para oír sentencia en primera instancia o de la vista de la causa. EFECTO RETROACTIVO DE LA PRESCRIPCIÓN. Si bien es necesario alegar la prescripción, la sentencia no produce la prescripción ni es requisito de ella, sólo es un medio necesario para invocar los efectos de este, por ello hemos señalado que la prescripción es una sentencia declarativa, está reconociendo los derechos. Como consecuencia de esto se discute acerca de la época a que se retrotraen los efectos de la prescripción. Al respecto existen dos teorías: 1º Fecha en que se comenzó a poseer. 2º Fecha en que se cumplieron todos los requisitos de la prescripción. Esta discusión tiene importancia en dos puntos de vista: 1.- En cuanto a la restitución de los frutos, debido a que el poseedor triunfante no estaría obligado a restituir los frutos percibidos mientras era poseedor, pero no habría cumplido todos los requisitos de la prescripción; en cambio, al aceptarse la segunda doctrina debería restituir. 2.-En cuanto a los gravámenes constituidos por el poseedor que aún no cumplía con los requisitos de la prescripción; de aceptarla primera teoría, no caducan esos gravámenes; de aceptar la segunda doctrina, caduca. A nuestro juicio, dentro del Código no está resuelta claramente la cuestión, pero del Nº1 del art. 1736, parecería que produce efectos desde la fecha en que se comenzó a poseer. PRESCRIPCIÓN CONTRA TITULO INSCRITO. La prescripción es garantía de la prescripción. Consecuencia del art. 728 concordado con el art. 2505, de éste art. deducen dos principios: 1º No cabe prescripción de un inmueble inscrito mediante menos apoderamientos materiales, es necesario un nuevo título inscrito. 2º La prescripción comienza a correr desde la inscripción del nuevo título, sólo de la fecha de inscripción hay posesión. Estos principios han dado origen a controversias: -Según el art. 2505 la prescripción sólo tiene lugar contra título inscrito a virtud de otro título ¿es necesario que el 2º título emane del 1º? Hay que remitirse a las teorías señaladas anteriormente. La inscripción es necesaria que vaya acompañada de la tenencia, si no se produce la inscripción de papel. -Si el art. 2505 se aplica sólo a la prescripción ordinaria o a ambas. Don Ruperto Bahamondes y otros autores acompañados también de algunas sentencias, han sostenido que sólo se aplica a la prescripción ordinaria por: 1.-Para la prescripción extraordinaria basta la posesión irregular y como esta es a la que falta alguno o todos los requisitos de la posesión regular, puede haber perfectamente posesión irregular sin tradición, entonces no será necesaria la inscripción en caso de la prescripción extraordinaria. 2.-Art. 2510. La prescripción extraordinaria no requiere título alguno y si no se requiere título menos puede requerir inscripción. La mayoría de los autores piensa que se aplica la prescripción respecto de la prescripción extraordinaria y ordinaria ( Claro Solar y Alessandri entre otros), dando las siguientes razones: 1º El art. 2505 no distingue, por lo tanto si la Ley no lo hace, no corresponde hacerlo a los intérpretes. 2º La ubicación del art. 2505 está antes del 2506 que clasifica la prescripción en ordinaria y extraordinaria. 3º Esta teoría está más acorde con la doctrina de la posesión inscrita no cesa nunca, sino en virtud de una nueva inscripción, por consiguiente nadie puede adquirir posesión de un inmueble inscrito sin una nueva inscripción. Esta teoría es la que ha obtenido mayor aplicación en la jurisprudencia. Respecto de las servidumbres no se aplica la teoría de la posesión inscrita, ya que la tradición de las servidumbres se hace mediante escritura pública. Las servidumbres pueden estar inscritas, pero en este caso no prueba ni señala que la persona que aparece inscrita sea el poseedor de él. PRESCRIPCIÓN COMO MODO DE ADQUIRIR LA POSESIÓN DE BIENES INMUEBLES NO INSCRITOS. Esto no ocurre NUNCA. Según algunos profesores si se invoca un título constitutivo de dominio como la prescripción no se requiere de inscripción, sólo en este caso. LAS ACCIONES. DEFINICIÓN: es el recurso o reclamación hecha a la autoridad judicial pidiéndole que haga reconocer un derecho que se pretende poseer o lo ampare en su ejercicio. En esencia la acción constituye un derecho de petición garantizado por la Constitución. De los derechos reales y personales nacen las acciones respectivas. Estas acciones podrán ser muebles o inmuebles, según el art. 580 del CC. Siempre que haya un derecho real, habrá una acción que lo proteja, lo mismo con los derechos personales. En nuestro Código hay ciertas acciones que se otorgan para recuperar la posesión de bienes raíces. La posesión es un hecho y es curioso que una acción proteja un hecho, estas son las llamadas acciones posesorias. Existe una acción que por esencia está determinada a proteger los derechos reales, es la llamada acción reivindicatoria. ACCIÓN REIVINDICATORIA. ART. 889 CC. DEFINICIÓN: el código la define de la siguiente forma “ la reivindicación o acción de dominio es la que tiene el dueño de una cosa singular, de que no está en posesión para que el poseedor de ella sea obligado a restituírsela”. Como se puede apreciar la definición sólo contempla el derecho real de dominio, pero ello no quiere decir que no puedan reivindicarse los otros derechos reales porque como ya sabemos sobre las cosas incorporales existe también una especie de dominio, conforme al art. 583. Por regla general pueden reivindicarse todos los derechos reales, que también establece el art. 891. La petición de herencia está comprendida en el art. 1264, pero es una acción especial. REQUISITOS DE LA ACCIÓN REIVINDICATORIA. 1º Que se trate de una cosa singular. 2º Que ejercite la acción el dueño de la cosa que se intenta reivindicar. 3º Que el dueño de la cosa no esté en posesión de ella. 1.- QUE SE TRATE DE UNA COSA SINGULAR, esto es cuerpo cierto individualmente determinado. En este sentido el derecho real de herencia no puede ser reivindicado,si no tiene la acción especial de herencia (art. 1264, en relación con el art. 891,Inc.2º). DIFERENCIAS ENTRE LA ACCIÓN REIVINDICATORIA Y LA ACCIÓN ESPECIAL DE HERENCIA. 1º La acción reivindicatoria se refiere a cosas singulares; la acción de petición de herencia se refiere a una universalidad jurídica. 2º En la acción reivindicatoria es necesaria la calidad de dueño; en la acción de petición de herencia, la calidad de heredero. 3º La acción de petición de herencia se ejerce contra el poseedor de una universalidad jurídica a título de heredero y no contra el poseedor de los bienes comprendidos en la herencia. 2.- QUE EJERCITE LA ACCIÓN EL DUEÑO, es decir, el titular del dominio sobre la cosa singular de que se trata.Art. 899. Si en el juicio no se prueba el dominio del demandante la acción debe ser rechazada, es por ello que al comprador que no se le ha efectuado la tradición de la cosa comprada, no puede intentar la acción reivindicatoria. En cambio, en un bien raíz una vez inscrito el título, podría demandarse la reivindicación, aún cuando no se haya hecho la entrega material. 3.- QUE EL DUEÑO DE LA COSA NO ESTE EN POSESIÓN DE ELLA, puesto que esta acción se entabla en contra del poseedor. El art. 889 que dice que la reivindicación es la acción del dueño no poseedor contra el poseedor no dueño. En consecuencia, el dueño de un inmueble inscrito del cual otro se apodera materialmente no puede entablar la acción reivindicatoria, puesto que no ha perdido su posesión (art.724,729,etc.), en este caso lo que debiera hacer es entablar una acción posesoria. Hay que distinguir la acción reivindicatoria de las acciones que persiguen la restitución de una cosa en virtud de un derecho personal y de las acciones posesorias. Las acciones que tienen por objeto la restitución de una cosa de manos del que contrajo la obligación de entregarla, son DERECHOS PERSONALES, porque emanan de derechos personales. Ej. el arrendador que exige la entrega al arrendatario o la restitución que pide el arrendatario. Respecto de las acciones posesorias en relación con la acción reivindicatoria, la posesión se persigue como consecuencia del dominio, por lo que hay que probarlo. En las acciones posesorias se persigue proteger la posesión por sí misma y sólo habrá que probar la posesión. El objeto preciso de la acción reivindicatoria es obtener la restitución de la cosa, cualquiera que sea la persona que la tiene, es una acción real. No obstante el carácter real de la acción reivindicatoria puede dar lugar a prestaciones de carácter personal a favor del reivindicador o del poseedor vencido conforme a la regla de prestaciones mutuas. COSAS QUE PUEDEN REIVINDICARSE. Cosas corporales, incorporales y cuota proindivisa d una cosa singular. 1º COSAS CORPORALES: pueden reivindicarse los bienes raíces y muebles, incluso pueden reivindicarse cosas fungibles, mientras puedan distinguirse. Es por ello que la Corte Suprema ha fallado que pueden reivindicarse los títulos al portador siempre que se justifique la identidad de ellos. 2º COSAS INCORPORALES: se clasifican en derechos reales y personales. Respecto de los derechos personales nada dice el Código, pero se hace muy difícil concebir una acción reivindicatoria referente a ellos, sin prejuicio de que pueda reivindicarse el documento en el cual consta el crédito. SINGULARIDAD: las cosas corporales, incorporales, muebles e inmuebles, fungibles y no fungibles pueden reivindicarse únicamente si son cosas singulares, también se considera que son tales las universalidades de hecho, como una biblioteca o un rebaño. 3º CUOTA DETERMINADA PROINDIVISO DE UNA COSA SINGULAR, art. 892. Para que proceda esta acción es necesario: 1. La existencia de una cosa singular indivisa. 2. Que se trate de reivindicar una cuota determinada sobre esta cosa singular. Todos están de acuerdo en que puede reivindicarse una cuota proindiviso de una cosa cuando ésta constituye el único bien de la comunidad, o sea, cuando la comunidad es de objeto simple; pero, mucho se ha discutido acerca de si es posible reivindicar una cuota proindiviso de una cosa singular cuando ella forma parte de una comunidad universal. Para algunos, entre ellos, don Victorio del Piano, el precepto aludido sólo se refiere a la comunidad sobre una especie que recae sobre una cosa singular y al caso que existiendo una comunidad universal pasa a radicarse en una comunidad singular. Esta opinión se funda en que en la comunidad universal la cuota de cada indivisario no se traspasa a los bienes que forman la universalidad, ello sólo se va a producir una vez efectuada la partición, atribuirle derechos a un comunero en un bien determinado es anticiparse a la partición, además la acción reivindicatoria corresponde al dueño y como tratándose de la comunidad universal no puede decirse que cada comunero sea dueño de una cuota de cada uno de los bienes no cabría aplicar el 892. Según otros, entre ellos, don Luis Claro Solar el 892 es amplio y permite reivindicar la cuota de un bien determinado, sea que éste forme parte de una comunidad singular o universal. ARGUMENTOS A FAVOR DE ESTA TEORÍA: A.- La letra de la Ley, argumentándose que lo que el legislador quiso decir que lo único no reivindicable es la cuota de una universalidad. B.- El profesor Somarriva agrega, que la otra doctrina deja en la indefensión al indiviso que no ha enajenado por cuanto su única solución sería provocar la partición respecto del bien que fue enajenado. Nuestros Tribunales se han pronunciado en su jurisprudencia a favor de la última teoría. EXCEPCIONES RESPECTO DE LAS CUALES NO PROCEDE LA ACCIÓN REIVINDICATORIA. 1º Inc. 2º y 3º art. 890, que dice “exceptuándose las cosas muebles cuyo poseedor las haya comprado en una feria, tienda o almacén u otro establecimiento industrial en que vendan cosas muebles de la misma clase. Justificada esta circunstancia no estará el poseedor obligado a restituir la cosa, si no se le reembolsa lo que haya dado por ella y lo que haya gastado en repararla y mejorarla”. En el fondo no se impide que se pueda reivindicar una cosa de tienda, almacén, etc., lo que pasa es que se autoriza al que compró no restituir mientras no se le pague, inc. 3º art. 890, es un premio a la buena fe del poseedor. 2º El art. 2303 que dice el que pagó lo que no debía no puede perseguir la especie poseída por un tercero de buena fe a título oneroso, pero tendrá derecho para que el tercero que la tiene por cualquier título lucrativo se la restituya si la especie es reivindicable y existe en su poder. En este art. se utiliza el vocablo “lucrativo” como sinónimo de gratuito. Existe una necesidad de proteger al adquirente de buena fe, pero sólo se protege al adquirente a título oneroso. 3º Cuando se resuelve el contrato por cumplimiento de la condición resolutoria; en este caso no hay acción reivindicatoria contra el tercero de buena fe. 4º Cuando una asignación por causa de muerte quede sin efecto por indignidad del asignatario; no hay acción contra terceros de buena fe. 5º El derecho real de herencia no puede reivindicarse, el CC.concede la acción de petición de herencia; sin embargo, el heredero puede intentar la acción reivindicatoria para reclamar cosas singulares que están dentro de la universalidad, conforme al art. 1268. CONTRA QUIEN SE PUEDE REIVINDICAR Desde luego, la acción de dominio se dirige contra el actual poseedor (art. 895); si se ignora quién es el actual poseedor pero se sabe quién es el mero tenedor, en tal caso el mero tenedor puede ser citado como medida prejudicial a la presencia judicial a fin de que declare el nombre y residencia de la persona a cuyo nombre la tiene (art. 896). En segundo lugar, la acción reivindicatoria se dirige en contra el que enajenó la cosa, para la restitución de lo que haya recibido por ella siempre que por haberla enajenado se haya hecho difícil o imposible su persecución. Y si la enajenó a sabiendas de ser ajena la cosa, para la indemnización de perjuicios. En tales casos, el reivindicador que recibe del enajenador lo que se ha dado a éste por la cosa, confirma por el mismo hecho la enajenación. (art. 898). Contra el que poseía de mala fe y por hecho o culpa suyas ha dejado de poseer, la acción de dominio se dirige como si actualmente poseyese. Lo mismo s aplica al poseedor de buena fe que durante el juicio se ha puesto en la imposibilidad de restituir la cosa por su culpa. (Art. 900). La acción reivindicatoria se dirige, por último, contra el mero tenedor que ha dejado de serlo y que retiene indebidamente la cosa (art. 915). MEDIDAS PRECAUTORIAS EN EL JUICIO REIVINDICATORIO. A)Si se trata de cosas muebles, se puede pedir el secuestro de la cosa B) Si se trata de inmuebles, se puede solicitar prohibición de celebrar actos y contratos o el nombramiento de un interventor, pero en caso alguno puede el demandado ser privado de la posesión como medida precautoria (art. 902). PRESTACIONES MUTUAS EN EL JUICIO REIVINDICATORIO.- Si se acoge la acción reivindicatoria, se producen ciertas obligaciones restitutorias reglamentadas en los articulos 904 y siguientes. Estas normas tienen aplicación general, para obligaciones restitutorias, en tanto no las modifiquen otras reglas especiales. Así por ejemplo, si se trata de obligación restitutoria, a consecuencia de una resolución, se aplican los articulos 1486 y siguientes y si se trata de una acción reivindicatoria ejercida contra terceros a consecuencia de una resolución, se aplican los articulos 1490 y 1491. I.- Obligaciones del poseedor vencido a favor del reivindicador. 1.- Obligación de restituir la cosa reivindicada.- En el plazo que el juez señalare. En cuanto a los honorarios y gastos al secuestre, los soporta el actor, pero en poseedor vencido de mala fe también debe reembolsarlos (art. 904). El Código establece qué comprende la restitución de un inmueble (art. 905). 2.- Obligación de reembolsar los frutos. Los frutos percibidos estando de buena fe no de deben reembolsar; los percibidos de mala fe en cambio sí se deben reembolsar. Y no sólo los percibidos sino también los que el dueño hubiera podido percibir con mediana inteligencia y actividad teniendo la cosa en su poder; y considerándose como no existentes los que se hubieren deteriorado en su poder. Si no existen los frutos se deberá el valor que tenían o hubieran tenido al tiempo de la percepción, debiendo considerarse como no existentes los que se hubieren deteriorado en poder del poseedor. (Art. 907). En todo caso, lo que se restituye en definitiva es el valor líquido de los frutos, esto es, descontados los gastos necesarios para producirlos, pues la obligación de restituir frutos se compensa parcialmente con la obligación de abonar los gastos necesarios para haberlos producido (art. 907 inc final). 3.-Obligación de indemnizar por deterioros (art. 906). El poseedor de mala fe es responsable de todos los deterioros imputables, aunque no hubiere reportado provecho de ellos. En cambio el poseedor de buena fe, mientras permanece en ella, no es responsable de los deterioros sino en cuanto de hubiere aprovechado de ellos, es decir, en cuanto no ordenarle responder por ellos implicaría legitimar un enriquecimiento sin causa. Es la misma solución que el legislador aplica en otros casos similares (art. 1267). 4.-Obligación de reembolsar las expensas y mejoras. Para este efecto hay que formular ciertas distinciones: a)Expensas Necesarias a i) Que dejan un resultado material permanente: Se abonan en cuanto hubieren sido realmente necesarias y reducidas ACCIONES POSESORIAS. El fundamento de la protección posesoria constituye una de las discusiones básicas sobre esta materia en la doctrina. Entre las razones que justifican la protección se señalan generalmente la conservación de la paz y las apariencias de propiedad que revisten. La regulación jurídica en esta materia está dada en los títulos XIII y XIV del Libro II (arts. 916 a 950) y en su aspecto procesal en los artículos 549 y siguientes del CPC. DEFINICIÓN: Conforme al art. 916 “las acciones posesorias tienen por objeto conservar o recuperar la posesión de bienes raíces o de derechos reales constituidos en ellos”. De esta definición se desprende que en nuestro derecho hay dos clases de acciones posesorias: 1º las que tiene por objeto recuperar la posesión, y 2º las que tienen por objeto conservar la posesión. Además el CC establece otras que no son propiamente acciones como la querella o interdicto de restablecimiento y los interdictos especiales. CARACTERÍSTICAS. 1º Son acciones inmuebles, art. 916 y 580. 2º Son acciones reales. Esta es una materia discutida como consecuencia de la calificación de la posesión como un hecho o como derecho. Si se piensa que la posesión es in hecho no puede tener la calificación ni de real ni de personal. Generalmente se les califica de acciones reales por tratarse de acciones que se ejercen contra cualquier persona que turbe o arrebate la posesión sin que importe la existencia de un vínculo preestablecido con ella (927). 3º En el ámbito procesal se destaca la circunstancia que su ejercicio generalmente deja a salvo el derecho a discutir posteriormente el dominio entre las mismas partes (563 y 576 CPC). En el caso de la querella de restablecimiento quedan a salvo incluso las acciones posesorias comunes (928 CC y 564 CPC). REQUISITOS PARA SU EJERCICIO. 1º SER POSEEDOR. Esto deriva de la naturaleza y fines de estas acciones. La protección alcanza a la posesión regular e irregular, pero sin embargo debe reunir las condiciones del art. 918: A. Tiene que ser tranquila. B. No interrumpida. C. Superior a un año a lo menos, contado en la forma que indica el art. 920. Al exigirse posesión tranquila se niega protección a la posesión violenta, pero no se hace referencia a que deba ser pública, pero la jurisprudencia lo ha impuesto. Se ha dictaminado también que la disposición del art. 918 no se aplica a las acciones posesorias especiales. El lapso de un año pretende proteger y garantizar la estabilidad posesoria. En el caso de las acciones posesorias en la coposesión si dos o más personas poseen en común pueden entablarla en contra de un tercero. El problema se presenta si sólo uno o alguno podría entablar la acción para proteger la cosa coposeída. Se ha resuelto en la jurisprudencia y doctrina que esto es posible. El problema de que un comunero entabla acción en contra de otro es bastante discutido. La discordia de fondo consiste en determinar si un comunero puede en definitiva convertirse en poseedor absoluto. Si se admitiera la posibilidad se llegaría a aceptar la prescripción entre comuneros y la interposición de acciones posesorias.La jurisprudencia se ha inclinado mayoritariamente por negar estos derechos. El art. 919 establece un precepto especial para los herederos del poseedor, estableciendo que tiene y está sujeto a las mismas acciones posesorias que tendría y a que estaría sujeto su autor, si viviese. 2º OBJETO SUSCEPTIBLE DE ACCIÓN POSESORIA: son los bienes raíces y los derechos reales constituidos en ellos (916). Se justifica la exclusión de los muebles aludiendo a la facilidad de la prueba del dominio respecto a ellos, pero no es una materia totalmente aceptada. Respecto a los inmuebles, comprende los por naturaleza, adherencia, sin lugar a dudas, siendo ampliado a la jurisprudencia también a los inmuebles por destinación. La protección se establece también para los derechos reales constituidos en inmuebles (916), en lo que debe tenerse en cuanto la regla del art. 922 y la exclusión de las servidumbres continuas inaparentes y las discontinuas (882 y 917). Se ha dicho recién que no corresponde acción posesoria a las cosas que no pueden ganarse por prescripción (917), pero sin embargo el hecho de que un precepto impida ganar por prescripción un objeto no impide automáticamente que no pueda poseerse. Por lo tanto, puede poseerse un objeto, pero por texto expreso no puede ganarse por prescripción y por esto último carece de protección posesoria. En lo referente a los bienes nacionales de uso público que no pueden ganarse por prescripción tampoco pueden poseerse de lo que se concluye que no procede acción posesoria. Existen en contrario posiciones referentes a que si un particular adquiere un derecho de uso y goce sobre ellos de parte de la autoridad, puede proteger esa autoridad con la correspondiente acción posesoria. La doctrina estima que al no tener el derecho real de herencia el carácter de inmueble no procede a su respecto las acciones posesorias; esto no impide que se pueda entablar por el heredero en contra de un tercero que efectúa atentados en contra de un inmueble determinado de la herencia y que estaba poseyendo como heredero. 3º DEBE INTERPONERSE EN TIEMPO OPORTUNO: tras exigirse un año de posesión para tener acción posesoria, se concede el mismo plazo para ejercitarla. Así, en el caso de privación de la posesión, el primer poseedor tiene un año para interponer acción y el nuevo no tiene protección porque no ha cumplido por su parte ese plazo;al cumplirse el año, pierde la protección el primitivo poseedor y la adquiere el nuevo. El plazo se cuenta en la forma prescrita en el art. 920; por ser plazo especial de prescripción extintiva, no se suspende (2524). En caso de actos de turbación reiterados, si cada uno configura una molestia de naturaleza distinta, el plazo se contará individualmente para cada caso. Si se trata de actos reiterados de una misma turbación, se ha discutido si se ha de contar desde el último o desde el primero de tales actos. En su aspecto procesal, estos juicios, “querellas” o “interdictos” posesorios, tienen señalada una tramitación rápida, a fin de no frustrar su objetivo. A este respecto, merece a lo menos una mención el conflicto acerca de si en nuestro derecho se contempla o no la “acción ordinaria de posesión”, consagrada en la antigua legislación española, por la cual se discutiría el “derecho a la posesión”, en un juicio de tales conocimientos; tal acción, de admitirse, sería útil sobre todo, para quien ha visto prescrita la acción posesoria correspondiente. La doctrina y la jurisprudencia en general, parecen no reconocerla. PRUEBA. Para entablar una acción posesoria fundamentalmente se debe probar la posesión. Se prescinde del dominio (art. 923). El art. 924 alude a la posesión de los derechos inscritos y el art. 925 a la prueba de la posesión del suelo. Según parte de la doctrina, el art. 924 se aplica a la prueba de la posesión de todos os derechos reales inmuebles excepto el dominio y el art. 925 para la prueba de la posesión de un derecho de dominio inmueble. Otros estiman que el art. 924 se debe usar para probar la posesión de los inmuebles y derechos reales inmuebles inscritos y el art. 925 para la posesión del dominio o demás derechos reales inmuebles no inscritos. Finalmente, una tercera postura estima que el art. 924 apunta a la posesión de derechos reales inmuebles; el art. 925 a la posesión de inmuebles no inscritos y ambas normas en conjunto hay que aplicar si se desea probar la posesión de los inmuebles inscritos. La Querella de Amparo.- Tiende a conservar la posesión de bienes raíces o de derechos reales inmuebles (art. 916 y art. 549 del CPC); procede cuando se ha turbado o tratado de turbar la posesión (art. 551 Nº 2 del CPC). El actor demandará que no se le turbe o embarace su posesión o se le despoje de ella, se le indemnice del daño que ha sufrido y se le de seguridad contra el que fundadamente teme (art. 921). La acción se dirige en contra del que turba o trata de turbar la posesión. Se aplica esta acción cuando un tercero efectúa actos materiales de turbación en la posesión de inmuebles no inscritos. También si sin despojar materialmente de la posesión no inscrita, un tercero pretende inscribir a su nombre; o realiza la inscripción. También si tratándose de un inmueble inscrito, un tercero pretende inscribir a su nombre o bien despoja materialmente de la posesión material. Se ha fallado en sentidos diversos acerca de si un comunero podría ejercer acción de amparo cuando otro comunero pretende inscribir a nombre exclusivo el inmueble común (RDJ T. 27, Sección 1ª, p. 596 y R. de Dº U de Concepción Nº 85, p. 463. Recurso de Protección 17.03.81, RDJ T. 78, Sección 5ª, p. 31). En caso que un comunero utilice en su beneficio los bienes comunes excediéndose en su utilización, procedería la acción de amparo. En estos casos suelen interponerse recursos de protección (RDJ T. 79, Sección 5ª, p. 139). La Querella de Restitución. Busca recuperar la posesión de inmuebles o de derechos reales inmuebles de los que se ha sido injustamente despojado (art. 916 y 926; y del CPC, art. 549). Acciona el que injustamente ha sido privado de la posesión para pedir que se le restituya con indemnización de perjuicios (art. 926) y se dirige contra todo aquel cuya posesión se derive de la del usurpador, por cualquier título (art. 927); y habiendo varios, son solidariamente responsables. Procede cuando se ha despojado injustamente de la posesión material de un inmueble no inscrito La Querella de Restablecimiento. Es una acción por la cual el despojado violentamente de la posesión o mera tenencia de un inmueble persigue se le restituya en esa posesión o mera tenencia en que se encontraba antes el despojo violento (art. 928; y del CPC, arts 549 Nº 3). En realidad no es propiamente una acción posesoria sino una acción de paz social, destinada a evitar la autotutela. Debe interponerse dentro de 6 meses desde la fecha del despojo. No procedería demandar la indemnización de perjuicios, pero sí podría asegurarse en esta sede la indemnización que se demandará en juicio ordinario (art. 928 inc final). La querella de restablecimiento ha perdido vigencia ante el recurso de protección acogido contra quien clandestinamente ocupa materialmente un inmueble aun cuando quien lo hace sea dueño y el despojado era un precarista(RDJ T. 84, Sección 5ª, p. 244) o altera de hecho los deslindes de un predio o ante la amenaza de imponer un trazado de líneas de alta tensión en cierto lugar no afecto a esta servidumbre (RDJ T. 81 sección 5ª, p. 199).
1   2   3   4   5

similar:

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconE. Derecho Penal Mínimo, Derecho Penal de II y III velocidad, la...

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconObjetivos: Reflexionar sobre el derecho a la salud como un derecho...

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconDerecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema...

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconParejas homosexuales y transexuales: su derecho a la seguridad juridica....

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconFacultad de derecho departamento de derecho civil y de familia

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconEn el lado derecho, una especie de construcción inacabada que no...

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho icon1. Síntesis y Opinión sobre la Historia del Derecho Penal

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconEventual.”, excluyendo a renglón seguido la misma normativa el acto...

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconEl derecho de sucesiones y los principios del codigo civil y comercial

Los objetos del derecho el objeto de un derecho subjetivo es la entidad material o inmaterial sobre la que recae el poder en que consiste siempre un derecho iconLos derechos involucrados en el diagnóstico prenatal y algunas soluciones del derecho comparado




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com